Estilo de Vida

Helmut Newton, genio de la lente

Sus retratos de mujeres, provocadoras y elegantes, han influido decididamente en la fotografía de moda.

23-02-2009, 5:00:00 PM

Judío y bajo el alero de una familia adinerada, Helmut Newton nace en Berlín, en 1920. Pero tras la llegada de Hitler al poder, debe emigrar de dicho país. Este hecho quizás marcaría su destino, puesto que tras la partida de su ciudad natal,  se inició en el mundo de la fotografía. Su primera estadía, en la exótica Singapur, le permite trabajar como reportero en el diario local, Singapore Straits Times.


Antes de partir, Newton se movió con soltura en el mundo del lujo, y también en los sórdidos barrios de prostitutas de Berlín, ambiente que influenció su obra hasta volverse polémica, ya que desde las filas feministas se le calificó de “pornógrafo, sexista y fascista”.
 
Como todo hombre ligado al mundo del arte, Newton es de aquellos que simplemente llevan el don en la sangre, con su genialidad a límites superlativos. Al menos fue un hombre aventajado para la época en la que le tocó vivir, donde tuvo la capacidad de aterrizar el mundo de las ideas y plasmarlo a su medida.
 
Luego del periodo álgido de postguerra se va a Londres, para aprender del campo de la moda, pero años después se traslada a París, donde trabajó para revistas especializadas como Vogue o Elle. Aquí, en la ciudad de las luces fue donde vive su mejor época, y empieza a ser reconocido por todo el mundo, principalmente como fotógrafo de moda.
 
Sus retratos de mujeres, provocadoras y elegantes, han influido decididamente en la fotografía de moda. Sus series eróticas y sus retratos muestran la fortaleza y debilidades del ser humano. Claro, directo, cerebral y analítico, quizás esas fueron sus mejores armas para hacer lo que mejor sabía: Retratar al ser humano y especialmente a la mujer de forma asombrosa.
 
En las entrevistas que concedió, siempre se manifestó como un eterno observador de la realidad, como un profesional que además de utilizar la imaginación, la mayor parte de sus análisis venían de su realidad más inmediata. “Tengo mis antenas constantemente alertas a lo que me puedan sugerir las cosas que veo”, señaló en una oportunidad. “Mi inspiración viene de lo que veo en el mundo, de la gente, los lugares, las noticias de los periódicos”, afirmaba.


 Aunque su fotografía fue denominada, por él mismo, como de extrema realidad, sus modelos siempre mujeres hermosas, representaban más un ideal que féminas tangibles. Newton afirmó que “es muy difícil de precisar cuál es el ideal, porque mi gusto por las mujeres varía con el tiempo. Nunca sé qué tipo de mujer me gusta hasta que la encuentro”. Las mujeres ideales de mis fotos cambian constantemente. Sus temas son retratos, desnudos, moda y paisajes.


 Newton falleció en 2004 a los 83 años, en un accidente automovilístico ocurrido en Estados Unidos. El artista dejó todo un legado artístico ligado, sobre todo, a los verdaderos retratos de la mujer, su alma y belleza.