Estilo de Vida

Hasta que la tecnología nos separe…

La tecnología mejora nuestra calidad de vida; sin embargo, hay veces en que arruina nuestra relación de pareja. Entérate por qué sucede esto.

03-03-2011, 5:00:00 PM

Hace algunos años las cartas de amor eran lo más preciado que una pareja podía atesorar. Significaban un detalles y compromiso para con el otro y lo más importante, eran enviadas en momentos en que ambos no podían verse lo mucho que hubieran querido.

Así por ejemplo, cuando él debía unirse al ejército o cando ella vacacionaba con su familia, eran las cartas de amor el lazo que los mantenía juntos. Pero de eso ya han pasado muchos años y probablemente a las generaciones de hoy más que parecerle romántico, pueda parecerles patético.

Y es que claro, hoy la vida es mucho más simple: basta con un mensaje de texto o un correo electrónico para hacerle saber al otro que lo queremos o que estamos pensando en él. Todo suena bien, como si la tecnología fuera nuestro mejor aliado…pero NO. Hay ciertas actitudes “tecnológicas” que pueden arruinar por completo nuestra relación o, al menos, hacerlas tambalear. Léelas e identifícate.


 


EL PROBLEMA DEL TELEVISOR
Sí, antes el televisor unía a la familia en torno a un aparato moderno y entretenido; sin embargo, hoy puede ser causante de peleas históricas entre una pareja.

Es él quien suele quedarse embobado frente a la pantalla sin prestarle atención a ella, o ella la que se siente disminuida porque él siempre maneja el control remoto y elige qué ver.


FACEBOOK, EL MURO DE LOS LAMENTOS
Prácticamente todos tenemos un Facebook, por ende, es probable que nuestra pareja también sea dueña de un espacio en la red social.

Los problemas comienzan cuando la relación aún no es oficial y uno de los dos quiere cambiar su estado a “en una relación” mientras que al otro le place seguir siendo “soltero”.

Tras eso vienen las discusiones porque uno no escribe en su muro o porque escribe en el de otras personas. Es probable que la otra persona visite más nuestro Facebook que el propio para saber qué tan bien nos comportamos.

No queda exento de problemas el hecho de que nos etiqueten en fotos en las que nunca debiéramos haber estado o que uno de los dos tenga una cuenta falsa.
Todo empeora si él o ella quiere tener nuestra clave o, aún más terrible, si averigua nuestra clave y tiene acceso a nuestros mensajes privados. ¡Créanlo!


 


EL SÚPER CELULAR
Parece ser que entretenerse con el iPhone o la BlackBerry consume más tiempo que las conversaciones que podamos tener con nuestra pareja, lo que hace pensar que mientras más multitasking sea nuestro equipo móvil, mayores complicaciones traerá con él o ella.
 
¿No te ha pasado que de pronto estás teniendo una conversación seria y suena el celular? No hay nada que irrite más al otro que dejar de hacer lo que estamos juntos por ir a ver el teléfono.
 


EL MAIL Y OTRAS HIERBAS
Que nuestra pareja adopte una actitud invasiva y lea nuestro mail o mensajes de texto, es otro de los factores que desencadenan grandes discusiones.
 
Además, no podemos dejar afuera al siempre presente MSN. Siempre él o ella suele enojarse porque tardamos mucho en responder, ser capciosos con nuestro nickname o alegar porque nos conectamos invisible o usamos la webcam con otras personas.

También podría interesarte:

Comentarios