Estilo de Vida

Guido Gallia, un trotamundos gastronómico

Conoce los secretos de este talento de la cocina peruana, cuyos sabores deleitan a lo largo del mundo.

17-01-2010, 5:00:00 PM

La cocina peruana es reconocida internacionalmente por sus variados sabores, calidad y excelencia, con un alto nivel que los expertos sitúan a la altura de la gastronomía de la India, Francia y China.


Pero no sólo la amplia gama de ingrendientes es lo que le ha permitido llegar a esos altos estándares. También ha tenido la suerte de contar con grandes maestros de la cocina como Guido Gallia, un trotamundos gastronómico, cuyo talento especial en las artes de la cocina lo elevan a lo mejor, no sólo de Sudamérica sino en el mundo.


Su talento y capacidad le ha permitido compartir espacio con genios mundiales como Andoni Luis Aduriz, chef español reconocido dentro de los 10 mejores del planeta y cuyo talento se puede apreciar en el restaurante hispano Mugaritz.


Su éxito ya es reconocido internacionalmente. En el año 2007 fue incorporado oficialmente a la prestigiosa Academia Culinaria de Francia, que representa a la elite de la profesión, reconocimiento por su trabajo en la India, país en donde se presentó con una exuberante y exiquisita muestra de las bondades de la gastronomía del Perú.


Pero eso no es todo. Además Gallia se encargó de mostrar a Holanda los finos menús peruanos, con gran recepción por los amantes de la buena mesa del país europeo. Similar labor a la emprendida en Latinomérica, donde países como Ecuador y Argentina gozan con las delicias que el chef prepara.


Actualmente, su labor se concentra en el Instituto de Alta Cocina D’ Gallia, con el cual intenta salvaguardar y perpetuar los sabores de su país, en especial el maravilloso ceviche, los porotos negros y el ají gallina, además del pisco sour, que es preparado de variadas formas.


Su último desafío es la esterificación, una técnica que se está usando en Europa y que pretende que todo sea natural, pero con sabores increíbles. Su primer trabajo en esta materia fue una arroz con leche con mazamorra morada, acompañadas de pastas de maíz moradas. Asume que aún le queda camino para perfeccionarse en esa técnica pero promete que lo hará y que seguirá deleitando a los amantes de la buena mesa. 


Sin duda un maestro, cuyo arte triunfa merecidamente en el competitivo mundo de la gastronomía internacional.  

       

También podría interesarte:

Comentarios