Estilo de Vida

Guía para el cuidado de los pies

Descubre estos sencillos consejos que te permitirán lucir unos pies suaves y atractivos; recuerda que son una parte del cuerpo que dice mucho de ti.

21-03-2010, 5:00:00 PM

Los pies suelen ser una de las partes más olvidadas del cuerpo, pero a la hora del calor y las altas temperaturas muchos desearían haber destinado algo más de tiempo a su cuidado. Quizás porque gran parte del año están protegidos o a veces porque se desconoce el lado sensual que pueden transmitir unos pies bien cuidados. Lo cierto es que esa zona del cuerpo en general no recibe la atención que merece.


Entonces ¿por qué no dedicar algo de tiempo y conseguir unos pies suaves y atractivos? A continuación te detallamos algunos secretos para que consigas este objetivo.


Para que tu pie esté perfectamente oxigenado prefiere el calzado de piel, que no sea muy alto, pero tampoco muy bajo ya que ambos te ocasionarán problemas de la columna.


A la hora de adquirir nuevos zapatos, hazlo por la tarde, ya que a esa hora del día, los pies estás hinchados, de esta manera estarás asegurando que tus zapatos nuevos no queden ajustados.


En verano, o con altas temperaturas, lo más recomendable son las sandalias de cuero, ya que son más frescas y entregan libertad a los dedos. Además, es lo más chic del verano.


Andar descalzo es una gran idea, sobre todo en la hierba o en la arena de la playa ya que siempre será positivo darles libertad ante las texturas de la naturaleza.


Conciéntelos y trátalos con cariño. Para esto, puedes jugar tranquilamente con una pelotita que no sea muy dura ni pesada. Esta técnica es desestresante y tus pies te lo agradecerán.


Para el cuidado de los talones puedes optar por un baño con agua tibia, que incluya aceites aromáticos de limón y dos gotitas hierbabuena. Así los limpiarás y exterminarás posibles malos olores, al tiempo que mejorarás la circulación.


El podólogo es, sin duda, inevitable si quieres lucir unos atractivos pies, aunque en casa también puedes realizar algunos trucos para el cuidado de esa zona del cuerpo. Así, puedes preparar baños en agua caliente con jabón durante diez minutos.


La piedra pomez no puede faltar, ya que es la aliada natural contra los callos y las durezas. Al terminar de usarla recurre a un exfoliante que elimine las impurezas de tus pies. Recomendable cada dos o tres días.


Las uñas son otro aspecto que se debe cuidar. Deben estar cortadas de manera cuadrada, cuidando también de empujar las cutículas hacia atrás con la ayuda de algún hidratante.  Por ningún motivo cortes tus cutículas, ya que con el tiempo crecen más gruesas y afean tus pies, además de exponerte a bacterias e infecciones e incluso riesgo de hepatitis.


La crema hidratante es un imprescindible, especialmente en la zona del talón. Si tienes los pies secos úntalos con crema súper humectante o vaselina y usa calcetines de algodón para absorber la misma.    


Si te sudan los pies, deberás recurrir a algún tipo de desodorante todos los días después del baño. Sécalos bien y evita los hongos.  Los masajes tampoco deben estar ausentes, en especial aquellos aplicados con aceites esenciales como el de almendras o lavanda, que refrescan la zona. A la hora de éstos procura estar relajado, presionar distintas partes con el pulgar y masajear todo el pie en ambas direcciones suavemente y estirando con cuidado todos los dedos.


Sigue estos sencillos consejos e impresiona con unos pies atractivos y masculinos.