Estilo de Vida

Gastronomía francesa, variedad y sabor de gran nivel

Considerada patrimonio de la humanidad, la cocina del país galo es una de las más prestigiosas del mundo debido a su calidad, variedad y distinción. Conócela.

08-03-2010, 5:00:00 PM

Francia, y en especial París, son conocidas en el mundo por ser la capital de la moda. Llena de clase y elegancia, su glamorosa arquitectura, con la Torre Eiffel como máxima representante, es sólo uno de los atractivos que ofrece año con año a los miles de turistas que llegan al país europeo.


Su cocina está a la altura de estas exigencias y representa de manera perfecta toda la tradición y distinción propia del país galo. Considerada patrimonio de la humanidad, su gastronomía es otro de los motivos por los que visitar Francia será una experiencia que quedará marcada para siempre en tus recuerdos.


Cuna de los más prestigiosos chefs y restaurantes del planeta, destaca además por su amplia variedad, ya que cada región se encarga de entregar sofisticados y exquisitos platillos para deleite de los amantes de la buena mesa. De esta manera en un recorrido por el país, podrás disfrutar de las bondades de preparaciones caseras o vanguardistas, ligeras o tradicionales, que no defraudarán tu paladar.


Exquisiteces como el Foie, los quiches, las crêpes o el camembert son productos franceses, que por su calidad y clase se han extendido por el mundo y han hecho del país un destino imperdible para los más exigentes comensales.


Las regiones se distinguen sin lugar a dudas son Alsacia y Lorena, localidades que poseen platos característicos como el Choucroute, preparado en base a col, patatas y tocino; y la Quiche Lorraine, deliciosa tarta de queso, jamón y tocino. También existe una amplia variedad de platos dulces entre los que destaca la tarta de manzanas, de ciruelas y arándanos.


Aquitania es otro excelente lugar para disfrutar de abundantes y delicados festines, compuestos principalmete de foie gras, magret de pato, garbure (sopa espesa de col), jamón de Bayona y caviar, entre otros sofisticados platillos. Asimismo, puedes disfrutar del placer de una ricas nueces, fresas y tabaco.


A la hora de una cocina más casera, te recomendamos visitar la región de Auverni, donde probarás quesos como el Saint Nectaire, Fourme d’Ambert, Bleu d’Auvergne. En la zona, y con ayuda de expertos cocineros, de esos que abundan en el país, los platillos son cada día más refinados, en una clara demostración de que tradición y creatividad son perfectamente compatibles.


En materia de mariscos, Francia no se queda atrás. En Bretaña podrás acceder a las mejores ostras del planeta, así como a la cotriade, compleja y exótica sopa de pescado. Tampoco te puedes perder las famosas crêpes y un particular pastel llamado far, preparado en base a ciruelas o manzanas.


Los vinos del país son otro imperdible. Si bien mostos de calidad se encuentran en toda la nación, sin duda el mejor sitio para disfrutar de estos lo constituye el área de Borgoña, zona que reparte excelentes vinos al mundo, que son acompañados por platillos como caracoles, la ternera borgoñona y el asado de ternera. 


En el Norte, en tanto, se puede apreciar la riqueza y variedad típica de la cocina francesa con platillos flamencos como la sopa de pescado del “Touquet”, el clásico conejo con ciruelas y otros platos tradicionales compuestos de patos, conejos y anguilas.
 
Finalmente, en la zona de Normandía, puedes gozar de quesos como “le Pont l’Evêque” o “le Livarot”; el caramelo de Isigny; licores como el “Calvados” y la sidra, o las manzanas con las cuales se hace el famoso “Trou normand” (licor, manzanas, menta, sal y agua helada) que se bebe durante la comida para facilitar la digestión.


Distinción, variedad y una clase magistral es lo que Francia exhibe al mundo.