Estilo de Vida

Frijoles, un alimento milagroso

Entérate de los múltiples beneficios que este alimento trae a tu salud; un imperdible de la gastronomía mexicana.

28-03-2010, 4:00:00 PM

Originarios de América, los frijoles, presentes en la dieta de antiguas civilizaciones como la azteca, hoy no pueden faltar en la mesa de un mexicano, razón por la cual es considerado uno de los imperdibles de la gastronomía del país. Son varias las razones de peso para que no falten a la hora de establecer una dieta sana, rica y equilibrada.


En primer lugar, se distinguen por ser un alimento con un alto contenido de proteínas, minerales y carbohidratos, además de ser una excelente fuente de vitamina del complejo B, como son la niacina, la riboflavina, el ácido fólico y la tiamina fundamentales para la producción de energía.


Además, su consumo está asociado a la reducción de enfermedades crónicas y cardiovasculares, así como también al cáncer, en especial el de colón (en México, la incidencia de cáncer de colon es baja) y la diabetes, ya que aporta carbohidratos a los pacientes.


También contribuyen a reducir el colesterol y su gran contenido de hierro y zinc lo convierte en un insustituible a la hora de enfrentar la anemia. Asimismo, su alta concentración de fibra estimula la digestión y por lo mismo facilita el mantenimiento de un buen estado en el sistema digestivo.


Pero eso no es todo. Los frijoles son una execelente alternativa para sustituir la carne, en especial si se combina con algún cereal que puede ser el maíz, arroz, trigo o pan.


Eso sí, hay un inconveniente para quienes padecen de problemas al intestino, razón por la cual no se recomienda que este tipo de personas los consuman, ya que son pesados y difíciles de digerir, aunque esa misma característica los convierte en un alimento perfecto para sostenerte durante largas jornadas de trabajo en las que no puedes probar bocado alguno.


Una solución ante esta situación es remojarlos en agua durante una hora y descatar el líquido ya que los componentes que generan dichos problemas son un tipo de carbohidratos que se encuentran en la cáscara de los frijoles y se disuelven en el agua.


Enteros, molidos, en la sopa o en la ensalada, no importa cómo, lo fundamental es que aproveches las ventajas de su consumo, incluyéndolos en tu dieta.