Estilo de Vida

Fontina, invitado de lujo en mesas exquisitas

Directo desde Italia. Su sabor y aroma encanta y envuelve…Mamma mía!

11-05-2009, 5:00:00 PM

El queso jamás será un elemento innecesario en mesas delicadas, sabrosas y trendys. Muy por el contrario, su ausencia será extraña.


El fontina se recomienda especialmente para preparar platos exquisitos, tanto entremeses como primeros y segundos. Si lo sirves en tu reunión como queso de mesa procura que sea con un vino tinto de sabor y buen cuerpo, si optas por una botella italiana Gamay Vallée d’Aoste, es una opción más que adecuada.


Y si no falla en distinción tampoco lo hace en propiedades nutritivas. Contiene, sobre todo, una altísima cantidad de fermentos lácticos vivos y de vitamina A y gran cantidad de proteínas, calcio y fósforo. Su nivel de colesterol es bajo.


Suave y graso, de sabor delicado, ligeramente dulce y con un dejo sutil de nueces cuando es más joven. El sabor y el aroma del fontina añejo es más acentuado, ligeramente más picante, salado y ácido y con una textura un poco más cremosa, digerible. Demasiado ad hoc para tablas de quesos y para fundir en preparaciones con arroz, pasta, papa, pan, vegetales y carnes.


Si lo pruebas en su originaria Italia, sabrás que se elabora con leche de vaca de la raza Valdostana, entera y cruda procedente de un solo ordeño. Su maduración es natural y tarda unos 3 meses en locales adecuados.


Añade además, que en el país europeo suelen fundirlo encima de ñoquis o polenta, así como para la fonduta, nombre con el que se conoce a la fondue en Italia. Igualmente, puede usarse para la elaboración de salsas o rallarlo.


¿Ya está en tu mesa?


 

También podría interesarte:

Comentarios