Estilo de Vida

¿Es México un país inventado?

Pedro Ángel Palou invita a reflexionar sobre la actualidad del país y a preguntarse en qué momento se hundió el proyecto de México como nación.

01-04-2010, 2:37:29 PM

A diario el escritor mexicano Pedro Ángel Palou revisa los distintos medios de comunicación del país para observar contiendas entre partidos políticos, pensamientos que se contraponen y una comunidad que no está conforme con las decisiones que toma su gobierno.

Para el autor de obras como “El diván del diablo”, “Cuauhtémoc: la defensa del quinto sol” y “Malheridos”, el país está fuera de rumbo, pues no tiene el mínimo proyecto de nación ni el liderazgo político e intelectual para que esto ocurra.

“No nos podemos poner de acuerdo en qué país queremos y para quién lo queremos”. Por ejemplo, “el elector de México realmente no puede elegir, tomar una decisión, no hay candidaturas ciudadanas, si no perteneces a un partido político no puedes participar en la política”, afirma. La nación carece de objetivos claros a puertas de cumplir 200 años desde la independencia.

Dichas contradicciones impulsaron a Palou para escribir el libro “La culpa de México: la invención de un país entre dos guerras”, que revisa los textos fundacionales que dieron cuerpo al país.

A través de sus 190 páginas, el autor busca saber ¿en qué momento se hundió el proyecto de México como nación?, ¿qué país es México?

Asimismo, intenta dilucidar “si lo que pasa en estos días; un síntoma de la enfermedad crónica que tiene este país, se debe al mal manejo actual o a que desde el principio nos inventamos un país fuera de la realidad”.

Para cumplir con su cometido, esgrime varias tesis entre las que destacan: la falta de una identidad propia, al haber importado un modelo unificador que ignora una diversidad étnica, cultural y social del país.

En segundo lugar, plantea que la comunidad mexicana niega su pasado indígena con la misma intensidad con que se rechaza a la colonia española.

Por último, acusa una idea de unidad nacional expresada en la constitución, pero que termina por transformarse en una utopía lejana del México Real.

A su parecer, el país empezó la absurda construcción de un nacionalismo, excluyendo a los otros, al Sur, al indígena, “ha sido una historia de negaciones permanentes y todo en el centro del país”.

De acuerdo con el autor, “algo sucedió entre las dos guerras que celebramos con tanto boato: la de la Independencia, hace dos siglos y la de la Revolución, hace uno”.

La obra, apoyada por Editorial Norma, ha dado mucho que hablar en lo que va de 2010, especialmente en los sectores intelectuales del país y por las celebraciones que se vienen.

www.altonivel.com.mx

 

También podría interesarte:

Comentarios