Estilo de Vida

El pecado de Ingmar Bergman: su talento innato

Bergman, como muchos clásicos, es alguien a quien todos citan pero cuya obra muchos desconocen…Considerado uno de los más prestigiosos e inteligentes al momento de dirigir.

07-05-2009, 5:00:00 PM

El cineasta, guionista y escritor sueco, tanto de obras de teatro como cine, es considerado por muchos como uno de los directores más influyentes y claves en la segunda mitad del siglo XX.


Con cada una de sus películas y obras deja abierta su infancia. Tanto influyó el mundo metafísico en su adolescencia, que su educación estuvo basada en los conceptos luteranos de “pecado, confesión, castigo, perdón y redención”. Por lo mismo, en cada una de sus creaciones se aprecian vagas o claras ideas al respecto.


A modo de ejemplo, el ritual del castigo y otras anécdotas de su infancia aparecen escenificadas en una de sus mejores películas, Fanny y Alexander, donde Alexander es un niño de 10 años que tiene muchas cosas en común con el pequeño Bergman.


Signos agobiantes
Respecto a sus influencias, dos dramaturgos fueron claves en la carrera del sueco: Henrik Ibsen y, sobre todo, August Strindberg. Ellos le introdujeron en un mundo donde se manifestaban los grandes temas que tanto lo atraían, cargados de una atmósfera dramática, lo que deja una profunda huella en el espíritu del joven Bergman y una marcada influencia en su obra artística.


Su narrativa acostumbra a ser deliberadamente lenta, con un montaje y una secuencia de planos mesurados, esto con el fin de lograr un suficiente tiempo de reflexión entre los espectadores. Esa lentitud no se acerca jamás a la monotonía del mensaje, o a marcaciones actorales. La limpieza de las imágenes lo caracteriza.


El manejo de los personajes también tiene un patrón común. Todos transitan hacia ellos mismos, hacia sus almas y conciencias. Tienen un pesado obstáculo en sus mentes y corazones


Si no lo conocías y ya te intrigó, ten en cuenta las siguientes películas:


· Prisión (Fängelse, 1949). Se cuenta como el film que lo consagró artísticamente.


· El séptimo sello, (Det sjunde inseglet, 1957). La acción se desarrolla en la Edad Media, considerada por la crítica como un hito en la historia cinematográfica, tanto nacional como internacional.


· Persona (Manniskoätarna) . Una de sus obras más elogiadas de los años sesenta.


· Fanny y Alexander (1982). El testamento artístico de Bergman.