Estilo de Vida

El nuevo Museo Superestrella mexicano

Conoce este proyecto de arquitectura nacional diseñado por luminarias del mundo de la construcción y el arte

29-04-2010, 5:00:00 PM

Las luminarias de la arquitectura mundial están construyendo una extensión del Museo Tamayo en Atizapán, que será como un faro de cultura y un hito para las artes en México.


En la cima de un cerro al norte de la zona metropolitana de la Cuidad de México, como un faro cultural utópico, se levantará la extensión en Atizapán del Museo Tamayo, la cual promete experiencias estéticas desde que el visitante pise el recinto y deambule por cada uno de sus rincones, hasta su encuentro con ciertas actividades que suele no ver en un museo convencional.


Y es que no sólo habrá arte ocupando el espacio: el espacio mismo será arte, pues ha sido diseñado por uno de los arquitectos más hype de la escena internacional contemporánea: Bjarke Ingels, en asociación con un despacho mexicano que también está causando revuelo mundial: Rojkind Aquitectos.


De Bjarke Ingels se dice que es el rockstar de la arquitectura -tiene fama, juventud y talento-, pero ss celebridad es más que merecida. A sus 34 años, los proyectos que ha emprendido, desde su despacho BIG (Bjarke Ingels Goup)  como el edificio de la Gente en Shangai China, y Zira Island en Baku, Azerbaiján, son prueba de lo que este artista es capaz de hacer.


El líder del proyecto es Michel Rojkind, de 39 años. Su fima en México, Rojkind Arquitectos fue elegida en 2005 por la revista Architectural Record como uno de los diez despachos en el mundo que mejor ejemplifican la vanguardia arquitectónica. Por eso los nombres de Rojkind e Ingel han creado una gran expectativa sobre las características de este nuevo Museo Tamayo.


¿Libertad? Sí. ¿Originalidad? También. “El mejor lugar para exponer, según todos los artistas, es un sitio grande, parecido a una nave industrial, porque ofrece mayor libertad de formato y exposición”, explica Ingels. Son muy pocos los sitios que cuentan con un área que no imponga restricciones a esa libertad, ya sea en dimensiones, iluminación, formato o distribución, y pueda ofrecer a la vez, un cocncepto arquitectónico intersante. “Esa combinación es justo lo que tiene nuestra propuesta”, afirma Rojkind.


Del área total de construcción que será de 2,120 metros cuadrados, sólo 350 estarán destinados a la exhibición. Con un costo aproximado de 30 millones de pesos, la extensión del Museo Tamayo en Atizapán se inaugurará en agosto de este año, como parte de los festejos del Bicentenario.

También podría interesarte:

Comentarios