Estilo de Vida

El estrés no es una moda

Estilohoy.com te invita a echar un vistazo a algunos de los últimos descubrimientos sobre los riesgos a la salud que trae este mal de la vida moderna.

28-06-2010, 5:00:00 PM

Por Gabriela Gurza Lavalle, miembro del Instituto de Psicología y Educación Integral A.C.   (www.peiac.org, contacto@peiac.org;  46327889)


La idea de que el estrés afecta nuestra calidad de vida se ha difundido mucho en los últimos años, tal vez debido al ritmo tan acelerado que caracteriza la vida moderna en cualquier ciudad del planeta. Asimismo, se ha extendido la tendencia a procurar elevar la calidad de vida, mediante diversas estrategias como la dieta balanceada, la actividad física y la recreación. Es importante tomar en cuenta estas estrategias para sobrellevar los retos que acarrea nuestra vida diaria, aplicándolas con plena conciencia de que contrarrestan los efectos negativos del estrés, y no sólo por seguir “la moda”.


Si bien el estrés constituye en muchas circunstancias un mecanismo que nos permite sobrevivir al prepararnos para responder frente a algún peligro, en otras situaciones puede dar lugar a un deterioro de nuestro organismo y a la aparición de enfermedades.


Por citar tan solo un descubrimiento, ahora se sabe que la reacción ante una señal de alarma puede persistir por más tiempo que el requerido para luchar o huir al estímulo peligroso en cuestión, y que en tales casos se produce una hormona llamada cortisol u hormona del estrés. Esta hormona se encarga de aumentar el suministro de energía hacia el corazón y el cerebro mediante la glucosa sanguínea, convirtiendo la grasa en energía; además, suprime el sistema inmunológico para evitar que el organismo reaccione en exceso a cualquier lesión. De esta manera, la vivencia crónica de estrés predispone al organismo a la enfermedad; por ejemplo, puede provocar hipertensión, la cual a su vez incrementa el riesgo a accidentes vasculares cerebrales, a la arteriosclerosis y ataques al corazón.


Así pues, en la medida de lo posible se debe evitar el estrés, cosa que no resulta fácil en las condiciones en que vivimos, sin embargo es posible minimizar sus efectos procurando la salud tanto física como mental. Resulta recomendable practicar ejercicio moderado con regularidad, reducir el consumo dietético de grasa, eliminar el tabaco y moderar el consumo de alcohol, pues todos estos factores repercuten en la producción de hormonas del estrés.


Recomendamos dormir el número suficiente de horas con regularidad. Con respecto a la salud mental, es muy importante la satisfacción laboral y realizar otras actividades que provoquen nuestro interés y constituyan formas de relajación. Si pese al seguimiento de estas medidas, no se logra contrarrestar el estrés, es posible recurrir al apoyo profesional a fin de manejar los conflictos o situaciones laborales desfavorables que enfrentemos. Siempre es posible sentirnos mejor y controlar el estrés.

También podría interesarte:

Comentarios