Estilo de Vida

Disfruta las aguas termales de México

Por su fórmula perfecta que ayuda a cuidar de tu salud y bienestar, estos lugares de nuestro país las atraen por igual al visitante nacional que al extranjero.

14-09-2010, 5:00:00 PM

La afición del ser humano por las aguas termales es inmemorial. Un mito griego sobre la segunda creación de la humanidad relata que cuando Cronos tomó un rayo y lo arrojó sobre la Tierra, hizo brotar del cráter de un volcán un agua sulfúrea y tibia que todo lo inundó y aquietó. De aquellas aguas cálidas y maternales, se dice, los hombres volvieron a nacer más sabios. 


Lo cierto es que los poderes curativos de las aguas termales se conocen desde épocas remotas en Asia, Europa y América, pues en su viaje desde las profundidades del subsuelo el agua arrastra e incorpora gran cantidad de minerales que son benéficos para la salud.


La temperatura elevada se debe en algunos casos a la fricción de su propio movimiento subterráneo y en otros a la actividad volcánica de la región, como ocurre en México.


Considerado un país privilegiado en cuanto a la riqueza y diversidad de sus balnearios termales, en México éstos se concentran sobre todo en Michoacán, Hidalgo, Morelos, Jalisco, Guanajuato y Puebla, pero como llevaría meses conocerlos todos, limitamos nuestra búsqueda a tres estados.


Michoacán
Cerca de Zitácuaro descubrimos Agua Blanca, un sitio enclavado en un entorno verde y exótico: la selva subtropical que se extiende en el profundo cañón que labró el río Tuxpan, entre tierra caliente y tierra fría.


Descendemos sin prisas al corazón de este valle por un antiguo camino real hacia lo que en otro tiempo fue una finca y hoy es un resort termal y ecoturístico acondicionado como una casa de campo confortable, llena de detalles inspirados en las tradiciones artesanales michoacana y suiza, que dan cuenta de los orígenes de sus dueños.


Las deliciosas albercas se encuentran en un balcón que sobrevuela el cañón, justo en medio de un jardín tan exuberante que parece salvaje y tan proporcionado que se adivina la mano de un jardinero experto.


Jalisco
En la ribera del lago de Chapala, muy cerca de Jocotepec, también encontramos aguas termales. Su contenido de minerales es equilibrado: magnesio, calcio, cobre, silicio, aluminio, potasio, litio, sodio y azufre.


Estas aguas salen a la superficie a temperaturas muy altas (90 grados centígrados, porque en el subsuelo las caliente el magma volcánico), y llegan a los balnearios entre 34 y 40 grados centígrados, lo que provoca el aumento de la temperatura corporal y la consecuente eliminación de gérmenes y toxinas.


El sitio ideal para disfrutar de estas aguas es el hotel-boutique Chante Spa Hotel, rodeado de jardines sobre el lago y cuyo concepto integral de salud se basa en la desintoxicación física y mental.


El spa cuenta con profesionales en las prácticas de masajes y salud ayurveda, tailandesa y tradicional mexicana, pero lo mejor de todo es que podemos aprovechar la potencia sanadora de los manantiales subterráneos en sus cabinas privadas con tinas termales, ambientadas según la estética del Lejano Oriente. También podemos practicar yoga, meditación y disfrutar el purificante temazcal.


Guanajuato
A ocho kilómetros de San Miguel de Allende, sobre la carretera a Dolores Hidalgo, se localiza Atotonilco, lugar donde existen varios balnearios termales. Atotonilco es una palabra náhuatl que significa precisamente “lugar de agua caliente”, indicio de que sus abundantes manantiales eran conocidos y apreciados en el mundo prehispánico.


Aquí, el hotel Atotonilco el Viejo, de estilo colonial, encierra una porción de este bello paisaje con vista a la puesta de sol. En sus jardines ocupa un espacio destacado una gran alberca de agua termal que humea invitante, y pronto descubrimos que sólo hay una cosa más placentera que sumergirse en estas aguas calientes medicinales durante el día: nadar de noche en las aguas termales, cobijados por la luna.

También podría interesarte:

Comentarios