Estilo de Vida

De dónde nace la vergüenza

Te invitamos a echar un vistazo a los detalles sobre el descubrimiento científico que determinó el verdadero origen de la vergüenza.

26-04-2011, 5:00:00 PM

Te invitamos a echar un vistazo a los detalles sobre el descubrimiento científico que determinó el verdadero origen de la vergüenza.

Alguna vez te has preguntado por qué tu pulso se acelera, tu corazón late más rápido y empiezas a sudar cuando sientes vergüenza. Hasta hace poco esa respuesta era un misterio; sin embargo, ahora está resuelto.
 
Los investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) lograron identificar la zona específica del cerebro que determina el sentimiento de vergüenza. El descubrimiento se hizo público en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología que se celebra en Hawai.
 

EN QUÉ CONSISTIÓ EL EXPERIMENTO
Los expertos realizaron un estudio que podría ayudar al diagnóstico precoz de ciertas enfermedades neurodegenerativas.
 
En el experimento participaron 79 personas, la mayoría de ellas sufría de alguna enfermedad neurodegenerativa. A cada una se le pidió cantar la canción “My girl” del grupo “Temptations”. Mientras lo hacían los científicos monitoreaban sus signos vitales y sus expresiones eran grabadas por una cámara.
 
Luego, los investigadores les mostraron las grabaciones a los participantes, pero sin música. Al término de este proceso determinaron qué tanta vergüenza  sentían los participantes, basándose en las expresiones faciales y marcadores fisiológicos como el sudor y el ritmo cardíaco.
 
Después, todas estas personas fueron sometidas a resonancias magnéticas. Con las imágenes que se obtuvieron se construyó un mapa exacto del cerebro de cada uno, el cual se utilizó para medir el volumen de las diferentes regiones del cerebro. Y una vez que los investigadores lo analizaron, establecieron que los tamaños de estas regiones podían predecir la vergüenza que sentían los participantes.
 

CONCLUSIONES
El estudio demostró que las personas que tenían una neurodegeneración significativa en la corteza cingulada anterior, eran menos propensos a sentir vergüenza.

Por lo que se concluyó que, a mayor deterioro del tejido en esa parte del cerebro, menor era la vergüenza que las personas sentían a verse cantar.
 
Además, a las mismas personas se les sometió a una prueba simple de reactividad emocional, en la cual debían permanecer sentados hasta que se escuchara el sonido de un disparo.
 
Según lo explica Virginia Sturm, una de las responsables del experimento, “todos saltaban y obedecían las instrucciones, pero estaban asustados, así que no es que no tuvieran reacciones emocionales, es sólo que los pacientes con pérdidas en esta región cerebral parecen perder estas emociones sociales más complicadas. Las emociones como la vergüenza son particularmente vulnerables en las enfermedades neurodegenerativas que se dirigen a los lóbulos frontales”, aclaró.
 
Los cambios en el pensamiento y en la memoria son fáciles de identificar por los miembros de la familia y los médicos, en caso de presentar síntomas de una enfermedad neurodegenerativa. Mientras que los cambios en la conducta emocional y social pueden ser más sutiles e incluso pasar inadvertidos.
 
Pero, gracias a estos resultados, los investigadores pueden tener un mejor conocimiento de la base neural de las emociones sociales como la vergüenza y podrían ayudar a familiares y cuidadores a comprender mejor los cambios de conducta graves en sus seres queridos.

También podría interesarte:

Comentarios