Estilo de Vida

Comida gourmet y paseo en catamarán

Estilohoy.com te invita a recorrer los mares de La Paz a bordo de un lujoso barco y en compañía de un prestigioso chef.

14-04-2010, 5:00:00 PM

Por Florencia Podestá


A pocos minutos de La Paz, en Baja California Sur, espera por ti el Magic Star para zarpar hacia el Mar de Cortés. Ahí nada parece imposible: un catamarán de lujo, cuatro camarotes con baño privado, planta desalinizadora de agua, aire acondicionado, kayaks, equipo de snorkel y pesca deportiva, compresor para bucear, y evidentemente el factor humano: un capitán sabio y experimentado, un experto en pesca submarina y Pedro Vásquez, el mejor chef de los siete mares.


Día 1.
Antes de abordar, Carlos Valdés, prepara en la amarra una comida digna de reyes. Dueño del restaurante Búfalo BBQ en el centro de la Paz, es un chef autodidacta que desborda amor por lo que hace. Su restaurante fue pionero de la gastronomía gourmet y la cultura del vino en la península y cuenta con una de las cavas mejor surtidas de país. “Mi fuerte son las carnes sonorenses, que preparo a la parrilla con un sistema mixto: la parrilla es argentina, la técnica para asar es sonorense, y el ahumado es texano”. Algunos de sus cortes de carne, como el Tomahawk, no existen en otro restaurante en el país.


Con combinaciones atrevidas, Carlos nos regala platillos en los que aprovecha la abundancia del Mar de Cortés: almeja reina en cebiche con un toque de gengibre y tequila, carpaccio de atún a la mediterránea, callo mano de león a la oriental, portobello relleno de jaiba gratinada y por último, una cabrería (corte sonorense de solomillo con nopales, frijoles maneados y queso regional). Zarpamos entrada la tarde. Subo al puente de mando, donde se domina 360 grados de cielo y mar.


Día 2.
Alguien propone ir a snorkelear, así que pasamos la mañana bajo el agua en Pailebote, un conjunto de piedras donde abundan los peces, siempre en la Isla del Espíritu Santo. Después de la aventura en uno de los mejores mares del mundo para hacer snorkel y buceo, voy a mi camarote y cobro conciencia del verdadero lujo: una ducha caliente frente a una venta apenas sobre el nivel del mar, de manera que mientras el barco se desliza, tan sólo un cristal me separa de los peces.


Día 3.
Levamos anclas y navegamos hacia Ensenada de los Muertos y luego hacia Punta Pescadero, en Cabo del Este, al sur de la Paz. Allí vamos a visitar el hotel Punta Pescadero, un sitio histórico que desde hace ya 40 años recibe en este rincón remoto a los huéspedes más exclusivos.


Cuando llegamos nos recibe el chef y el gerente del hotel, Carlos O´Brian. Formado en la escuela de gastronomía Le Cordon Bleu en París, Carlos nos cuenta que en su restaurante ha creado una fusión entre las técnicas francesa e italiana y las tradiciones de las 32 cocinas mexicanas. “Mis favoritas son las cocinas yucateca, oaxaqueña y claro, la bajacaliforniana -comenta mientras nos acerca unos platillos preciosamente presentados-. Las diferentes inmigraciones europeas del siglo pasado, mezclaron sus tradiciones con la cocina local, por eso la misma machaca, las mismas almejas tatemadas, saben diferente en cada región de baja”, explica el chef.


Cuando empieza a caer el sol sentimos el llamado del mar. Hoy es la última noche en el barco y no voy a perder ni un minuto de vida marinera. Subo al puente de mando con el capitán y en silencio navegamos a toda máquina hacia la bahía en que nos refugiamos anoche. La entrada a la bahía resulta inolvidable y la noche es cerrada. La cena que nos ofrece Pedro es el mejor pescado a la veracruzana que he probado. Mañana nos espera un día de playa en Bahía Balandra, una laguna marina de mil verdes y azules, con islas de coral sumergidas.