Estilo de Vida

Comer insectos, tendencia chic que gana fans

Suena exótico, pero han estado presentes en la mesa desde las culturas prehispánicas. Hoy se han convertido en una moda que se expande. ¡No te quedes fuera!

26-04-2010, 5:00:00 PM

Puede sonar difícil de creer y para algunos inimaginable. Lo cierto es que comer insectos era una práctica habitual, incluso antes de la llegada de los españoles a América. Así, chapulines, chinches, gusanos de maguey, escarabajos y hormigas han sido desde siempre consideradas delicias culinarias.

En México y algunos países de América Latina y Asia, esta innovadora alternativa se mantiene vigente. Es más, los expertos gastronómicos de esas zonas destacan el valor nutritivo de los insectos, e incluso algunos los consideran la comida del futuro.

Conocida técnicamente como entomofagia, hoy es una costumbre que se expande por el mundo y los países desarrollados. Es así como México, gracias al esfuerzo de pequeños y medianos empresarios, se ha transformado en un exportador relevante y con fuerte presencia en mercados como el estadounidense y el europeo.

Algunas delicias
Uno de los grandes platos que hoy triunfa en la cosmopolita Nueva York son los gusanos fritos, preparados por el afamado chef Bill Yosses quien en el restaurante Citarela da vida a esta exótica propuesta. Según Yoosem degustar su platillo no es muy diferente a optar por las papas fritas.

En Asia y Colombia también destacan las especialidades surgidas a través de los insectos. No sólo se les reconoce su alto valor nutricional y que permite incluso mitigar el efecto de algunas enfermedades, sino que se los califica como un exquisito manjar, especial para comensales innovadores.

En China, por ejemplo, sin tener que buscar demasiado se puede probar el escorpión o la estrella de mar. En Taiwán las cucarachas fritas son un infaltable en la mesa, mientras que en Camboya las arañas son consideras una delicia culinaria a la que nadie debiera resistirse. ¿Su preparación? se rebozan en harina y sal, se fríen y listas para comer.

La excéntrica mesa tailandesa incluye a los huevos de hormiga en su menú, mientras que en Colombia las hormigas culonas son una comida típica que comenzó como un sustituto de la carne, para luego trasformase en un plato tradicional en fiestas, además de ser considerado un alimento afrodisíaco. Para su preparación se sumergen en agua salada y se tuestan en sartenes de cerámica.

Los elegantes españoles también han sido tentados con la propuesta. En Madrid es habitual toparse con restaurantes que incluyen a los insectos en su oferta. Uno de los más conocidos es El Jerezano que se especializa en platos como el escorpión a la parrilla con guacamole, hormigas colombianas con nachos y queso, grillos salteados con brotes de bambú, algas de la ría salteadas con almendras y erizos de mar, ensalada de huevas rebozadas y berros perrechicos de navarra con ajos tiernos y arroz con langosta, entre otras exquisiteces.

Una atrevida y saludable propuesta destinada para comensales osados y que escapan a lo común. ¿Comerías uno de estos platillos si estuvieras en esos países?