revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Estilo de Vida

Casona de los Sapos: Arte e historia en el centro de Puebla

Si pronto vas a hospedarte en el centro histórico de Puebla, échale un vistazo a la Casona de los Sapos, un hotel que te transportará al siglo XVIII

05-04-2019, 7:27:04 AM

En el Centro Histórico de Puebla hay un hotel-boutique que conjunta arte, historia, lujo y confort. Se llama Casona de los Sapos y se localiza, precisamente, en el Barrio de los Sapos, uno de los más populares de la ciudad. Se le nombró así porque, durante la época virreinal, ahí abundaban sapos y ranas, que saltaban por el lugar cuando el río San Francisco se desbordaba y se creaban grandes estanques de agua.

Hoy, el Barrio de los Sapos es una visita obligada para quien visita Puebla, porque ahí se instala un bazar con objetos antiguos y muchas cosas más, ideales para coleccionistas o gente que aprecia lo vintage. También hay restaurantes, cafeterías, bares y tiendas de artesanías.

Los que saben dicen que La Pasita es un must para quien visita el centro de Puebla. Esta pintoresca cantina se hizo famosa por su bebida estrella: la pasita, un licor de uva pasa servido en un caballito con un pedacito de queso fresco y una pasa, montados en un palillo de madera que contrarresta lo dulce del licor. El ambiente es totalmente familiar.

Pero volviendo a la Casona de los Sapos, se trata de un lugar donde todo es exclusividad. Sus 16 habitaciones y tres suites están elegantemente decoradas con muebles clásicos, que remiten a sus huéspedes al siglo XVIII, cuando la influencia francesa llegó a nuestro país. De hecho, la arquitectura del hotel conserva el estilo de la Puebla colonial, pero combinado con elementos franceses, elegantes y refinados.

En el espacio que hoy ocupa el hotel antes había tres grandes casonas, las cuales fueron remodeladas para crear esta experiencia. En el patio principal se conservan vestigios de lo que fuera la primera talabartería de Puebla: unos pozos antiguos en los que se ablandaban las pieles para curtirlas. En la suite presidencial y en algunos salones también se conservan muros originales que han sido cuidadosamente conservados. En la recepción, una vitrina muestra a los visitantes algunos de los tesoros encontrados durante la restauración. Pertenecen a los siglos XVII, XVIII y al Porfiriato.

Además de su arquitectura y diseño afrancesados, la Casona de los Sapos enaltece las tradiciones de Puebla, pues en su decoración hay piezas de cerámica de Talavera, con exclusivos diseños hechos a mano, y coloridos cojines de hilados poblanos. Y es que este hotel fue pensado y creado para quien aprecia los detalles, la excelente calidad y el servicio. Por eso, cada habitación tiene un diseño único y la atención es ultrapersonalizada. El personal es amabilísimo y todo el tiempo está al pendiente de las necesidades de los huéspedes.

Casona de Los Sapos

Deleite al paladar

La joya de la corona es, sin duda, la panadería Au Pain Chaud (‘pan caliente’, en francés). Su pan francés, recién elaborado, deleita los paladares de huéspedes, comensales y de todo aquel que quiera dejarse seducir por una oreja gigante o un chocolatín.

Este delicioso pan también acompaña los desayunos y comidas que se sirven en Le Crapaud y la Hostería del Rospo (crapaud, ‘sapo’ en francés; rospo, ‘sapo’ en italiano), los dos restaurantes que operan en el hotel.  El primero es francés y remite a los comensales al mejor restaurante parisino. Posee una vista extraordinaria al tradicional Barrio de los Sapos. En este establecimiento se pueden degustar platillos muy exclusivos, como la mantarraya a la mantequilla y alcaparras, o la chuleta de ternero flameada con licor de Calvados (provincia de Francia) y manzana. Para desayunar, los huevos Benedictinos, el croque Madame o los huevos con salmón resultan una buena opción.

Para comer o cenar, la Hostería del Rospo, en la terraza del hotel, cuenta con una exquisita variedad de platillos italianos que pueden acompañarse de vinos mexicanos, italianos, chilenos y argentinos. La cocina es la tradicional de la región Toscana, pero se utilizan técnicas de vanguardia. Nuestra recomendación es el salmón al grill con costra de alcaparrón, acompañado de espárragos y salsa de mostaza antigua; la tradicional lasaña boloñesa; la berenjena a la parmigiana, sobre una salsa de queso parmesano; el carpaccio di Manzo (finas láminas de filete de res Angus, acompañadas con arúgula, aceite de trufa blanca y reggiano con mayonesa de trufa blanca y perejil) y la ensalada caprese. Aunque, claro, toda la carta luce espectacular.

Durante el primer trimestre de este año se abrirá un restaurante de cocina mexicana de autor, que también promete grandes delicias. Así, Casona de los Sapos se convertirá en un importante centro gastronómico, ideal para reuniones ejecutivas –el hotel cuenta con acceso a internet de banda ancha y estacionamiento con seguridad todo el día–, y para las parejas que desean celebrar una fecha especial o simplemente pasar unos días en la ciudad.

Las familias también encontrarán en este hotel un sitio ideal para hospedarse, pues está cerca de muchos atractivos turísticos, como el centro comercial Angelópolis y los fuertes, antiguas edificaciones militares que fueron el escenario principal durante la segunda intervención francesa.

Casona de Los Sapos

 

Arte y relajación

Uno de los grandes atractivos del hotel es su galería de arte, en la que se exhibe el trabajo de artistas poblanos e internacionales: obras contemporáneas, esculturas y arte popular de los maestros de todos los tiempos, como Picasso, Miró y Rivera, y de los mejores artistas de la actualidad, como Coronel, Nierman y Toledo. Además, todas las piezas de arte y las que decoran el hotel están a la venta. Si te gusta la vajilla o tan solo una copa, puedes llevártelas a casa.

El hotel también cuenta con alberca techada y climatizada, fitness center y servicios de spa para que puedas mantenerte relajado y en forma.

Si tienes planeado hospedarte próximamente a Puebla, ya sea por negocios o por placer, Casona de los Sapos es altamente recomendable. El proyecto fue desarrollado hace tres años por inversionistas mexicanos y en él se invirtieron aproximadamente 7.5 millones de dólares. En septiembre de 2018 cumplió un año de operaciones.

Casona de Los Sapos