Estilo de Vida

Bugatti, rapidez y tradición

Después de más de un siglo de historia, la marca francesa ha sabido mantener su estirpe, y tiene a su haber los modelos más veloces de la industria

16-06-2011, 10:17:00 AM

Hablar de Bugatti es hablar de lujo y .velocidad. Desde que la familia .Bugatti: Ettore, su hermano Rembrandt y su hijo Jean dio vida a la marca en septiembre de 1901, siempre los ha seguido un estándar de calidad y excelencia que pocos han podido igualar.

Ello quedó inmediatamente demostrado con su primer lema que decía: “Nada puede ser demasiado hermoso, nada puede ser demasiado costoso”, con el que se guiaron durante las tres décadas en las lograron construir una serie de lujosos automóviles que destacaron tanto por su rendimiento, como por su diseño.

La primera fábrica estuvo en Alsacia, entonces territorio alemán, desde donde se lanzaron modelos Tipo 2, 3 y 4 como la marca  Dietrich-Bugatti, debido a que su socio inicial fue precisamente el afamado Barón Dietrich.

En 1906 Bugatti se independizó del Barón y comenzó a fabricar automóviles con su propio nombre. En poco tiempo, y con la gran publicidad que significaban las competencias, la marca se ganó un prestigio que dejaría hasta nuestros días.

Más allá de la crisis automotriz que posteriormente provocaría la Primera Guerra Mundial y que obligó a trasladarse a Italia, la empresa continuó con su construcción de autos ligeros de competición, siempre con motores de cuatro cilindros, entre ellos el primer de cuatro válvulas por cilindro, para el Tipo 13, de 1914, hasta que en 1920 empieza la fabricación de motores de ocho cilindros.

Para entonces, los .Bugatti se habían hecho algo más que un nombre en las competiciones de la época. El Tipo 35, considerado por muchos como el más puro de los Bugatti, estreno otra innovación técnica, las llantas de aleación de aluminio. Los franceses no se limitaron a fabricar automóviles y construyeron también motores de aviación de 16 cilindros.

 

La entrada del lujo

 

Ya en 1918, la casa volvió a Alsacia, convertida esta vez en territorio francés, luego del Tratado de Versalles. Pero la moda del lujo, implantada al terminar la I Guerra Mundial generó el primer gran cambio de la compañía: la producción de automóviles gran class, en el que las marcas Hispano-Suiza y Rolls Royce ocupaban los primeros lugares de las preferencias.

En 1929, Bugatti quiso crear un coche digno de reyes y, para tal fin, diseñó el “Royale”, del que la marca construía, como era habitual en la época, el motor y el chasis. El Royale era un descomunal automóvil con motor de ocho cilindros y nada menos que 12.7 litros de cilindrada, con un único árbol de levas y tres válvulas por cilindro, cuyo rectificado exigía demostrar el motor y sacarlo del bastidor.

Su .velocidad, pese a las 3.5 toneladas de peso, era de 180 km/h, conseguida gracias a los 230 caballos de potencia que proporcionaba el motor a solo tres mil revoluciones por minuto (rpm).

Aunque pretendía fabricar 25 Royale y venderlos a reyes y potentados, la serie terminó con apenas seis modelos a causa de la quiebra de la Bolsa de Nueva York. Todos los autos eran diferentes entre sí, y se guardan hasta el día de hoy como únicos en el mundo.

A pesar de aquello, la siguiente década fue perfecta para .Bugatti. Sus modelos, aparte de ser verdaderas “obras de arte”, fueron máquinas eficientes y durables. Prueba de ello es la increíble cantidad de autos conservados por los coleccionistas en nuestros días a pesar de la poca cantidad de unidades construidas en comparación a los de otros fabricantes.

Destacaron durante esta época los Tipo 32, 35, 41, 57 en todas sus versiones. Además el Tipo 41 Royale y el Type 57 SC Atlantic Coupe, son hoy considerados como los autos más bellos jamás construidos.

 

LA CRISIS

 

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, los alemanes confiscaron la fábrica luego de ocupar territorio francés, obligando a Ettore Bugatti a refugiarse nuevamente en Italia, y generando una nueva profunda crisis.

Pese al renombre de la firma y el éxito de modelos el Type 57, la marca nunca logró recuperarse y más tarde, con la muerte de Jean Bugatti, y el consiguiente fallecimiento de Ettore, en 1947, todo termina.

Tuvieron que pasar algunos años para que, en 1963, Hispano-Suiza, una de las principales marcas del mercado y contrincantes director de Bugatti, tomara el control de la empresa. Aunque para los posibles deseos de su creador, ya muerto, la firma estaba dedicada a la aeronáutica, perdiendo casi 35 años de posibles creaciones artísticas del .automovilismo mundial.

 

La nueva era de Bugatti, cambios

 

En 1990, un empresario italiano, Romano Artoli, decidió devolverle la vida a la marca. De este modo, construyó una moderna fábrica en Campogalliano, Italia, y se propuso fabricar sofisticados automóviles deportivos al estilo Ferrari.

Así fue como lanzó el EB110, el auto más rápido de su época, aunque el bajo presupuesto que había en ese entones le impidió a la nueva fábrica ampliar sus horizontes y tuvo que cerrar nuevamente sus puertas cuatro años después.

En 1998, el grupo .Volkswagen le compró la marca a Artioli, siguiendo y ampliando la tendencia de crear superdeportivos, pero sin pasar todavía de la etapa de prototipo. Esta ya había comprado Lamborghini y Rolls-Royce y, entre 1998 y 1999, presento tres superdeportivos, con motores de 18 cilindros, que, a finales del año 2000, todavía no habían superado el estado de prototipos.

De aquí surgió el increíble .Veyron y todas las ediciones que durante la primera década del siglo XXI han estremecido al mundo con sus velocidades. Sin ir más lejos, actualmente Bugatti cuenta con el .automóvil más rápido del mundo; el Veyron Super Sport, que sobrepasa por poco los 431 kilómetros por hora (Récord Guinness).

Hoy la firma se ha introducido al segmentó de los sedanes de súper lujo, en donde tiene como fin atacar a .Rolls-Royce, marca perteneciente a BMW. Y a pesar de tener pocos modelos construidos, respecto de otras marcas que tienen su propia edad (más de 100 años), está considerado como un símbolo de la historia del automóvil mundial.

También podría interesarte:

Comentarios