Estilo de Vida

Beirut, sonidos que transporta y reconforta

El proyecto del joven Zach Condon se inspira en un sinfin de melodías y estilos, resultando canciones cálidas, de exquisitez instrumental y lírica.

18-06-2009, 5:00:00 PM

Definir el estilo musical de Beirut, el proyecto musical de Zach Condon, resulta algo complejo.
 
Podríamos decir que se trata de un folclore globalizado, dada la combinación de elementos tanto de Europa Oriental, y de la música folk, mexicana y pop occidental. Lo mejor es que el chico lo hace bien.


Oriundo de Nuevo México, Zach Condon, de 23 años, inició sus primeras presentaciones en 2006, cuando promocionaba su álbum debut Gulag Orkestar, un disco que llamó la atención por su originalidad conceptual y su sencillez compositiva.


La placa fue de absoluto bajo perfil. Poco a poco fue ganando adeptos que se encantaron por los ritmos suaves y llenos de sentimientos que Gulag Orkestar transmitía.


Para la realización del disco, Condon se inspiró en un viaje que realizó a Europa, donde quedó fascinado por la riqueza instrumental y melódica del continente.


Pero este trabajo no era lo primero de Condon. Anteriormente ya había editado otras obras bajo el nombre de The real people, cuando tenía tan sólo 15 años, aunque esos trabajos tuvieron influencias más electrónicas.


En 2007, Beirut editó su segundo disco The flying club cup. Se trató de un disco con composiciones, que respecto al trabajo anterior, cambió más lirica que musicalmente. La capacidad de cada canción para dejar una huella única, permaneció, no obstate, intacta.
 
La voz de Condon, el pop ultinstrumental de maneras indies con raíces en el folclore europeo, los temas con nombres de ciudad (como  Nantes y Cherbourg) siguen siendo las señas de identidad de un proyecto que consolidó la personalidad musical del artista.
 
Música cálida y sutil es el mejor regalo que Beirut puede ofrecer. Melodías que transportan a la Europa balcánica, pequeños himnos que en verdad provocan sonrisas…
 
 
 
                                                                                                                  By Antífona.

También podría interesarte:

Comentarios