Estilo de Vida

Audi RS5, elegancia clásica que no cesa

Conoce el nuevo modelo de la firma alemana, un deportivo lleno de carácter, potencia y comodidad.

15-04-2010, 5:00:00 PM

Se hizo esperar, hasta que finalmente en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra Audi reveló el RS5, considerado la variante más radical del coupé A5, que luce una estampa y un poderío digno de la tecnología alemana.


Considerado todo una bestia deportiva, después de muchas especulaciones que apuntaban a la posibilidad de incorporarle un motor sobrealimentado, finalmente Audi se inclinó por el motor atmosférico 4.2 FSI V8, convenientemente optimizado con diversos ajustes en electrónica y en sistema de escape para permitirle desarrollar fácilmente entre 4.000 y 6000 rpm.


Con esta fuerte carta de presentación, el Audi RS5 se convertirá de seguro en uno de los más temibles rivales para el BMW M3 Coupé. Para hacerlo aún más sofisticado, está equipado con tracción integral permanente quattro, asociado a un diferencial central y a un diferencial activo que actúa sobre las ruedas traseras, con la intención de asegurar la dosis adecuada para una conducción como la que tú prefieres: excitante, deportiva y segura.


Con esa intención incorpora un sistema de frenos de grandes discos autoventilados cuyos anillos de fricción de acero están perforados y unidos a los armazones de aluminio a través de pernos. Las pinzas se han pintado en color negro brillante y las delanteras frenan con ocho pistones cada una, para hacer aún más eficiente el mecanismo. Si el cliente lo desea Audi monta en el eje delantero discos cerámicos reforzados con fibra de carbono. El sistema de estabilización ESP integra un modo deportivo y puede desconectarse completamente.


Exteriormente, presenta una figura atlética, con líneas típicas de un dos puertas, clásicas y elegantes, que fascinan al conductor con nuevos y acabados detalles. De esta forma la parrilla Singleframe incorpora una rejilla en color gris brillante y en diseño de rombos. Los faros xenón plus con luces diurnas LED pertenecen al equipamiento de serie.

Los paneles laterales traseros en tanto, han sido ensanchados y con sus afilados bordes superiores en horizontal, recuerdan a todo un clásico de Audi: el pionero de la tracción integral Audi quattro del año 1980.

En la parte posterior destacan los dos tubos de escape ovalados, integrados en el parachoques y el gran difusor que se extiende notablemente hacia la parte superior. El spoiler ubicado en el portón del maletero se despliega por sí solo al alcanzar los 120 km/h.

Por último, su interior también es de elegante aspecto, con asientos deportivos con reposacabezas, instrumentos que incorporan esferas en color negro e inscripción en color blanco con escala independiente, sistema de información al conductor con pantalla a color, que agrega un laptimer para cronometrar los tiempos de las vueltas, así como un indicador de temperatura del aceite.

¿Impresionado? No es todo, porque Audi ofrece la opción de elegir entre muchos elementos exclusivos para el interior. Un modelo elegante y deportivo y, especialmente, que puede adaptarse a la personalidad de cada conductor.