Estilo de Vida

Argelia, sabor africano que encanta

El arte culinario del país africano mezcla sabores, aromas y sensaciones únicas. Un sello propio, no lo dejes pasar.

03-05-2009, 5:00:00 PM

La comida del mundo árabe goza de  prestigio y glamour.  El plato nacional de todo estos países es el cuscús, a base de polenta, carne y vegetales (la carne utilizada puede ser cordero o pollo). Suele acompañarse de suero o leven. Argelia no es la excepción y el cuscús cuenta con el primer lugar en cuanto a distinción y carácter propio.


Sin embargo, Argelia contribuye con sus propias creaciones culinarias que nada tienen que envidiarle a los menús más exclusivos y cosmopolitas que puedas conocer.


Entre las especialidades argelinas están el BUREK, un hojaldre relleno de carne, cebolla y huevos fritos. Si prefieres la carne, la especialidad es el cordero. Éste constituye uno de los platos típicos en la cocina argelina, se puede servir acompañado de ciruelas secas y aromatizadas con canela y azahar (LHAM LIAHLOU) o asado entero, ensartado en un pincho (mechoui).


Las verduras también entran dentro de la gastronomía argelina: el KEMIA es un plato a base de tomates, zanahorias, judías pintas y sardinas, todo ello sazonado con picante; el DOLMA plato con tomates y pimientos que varía su preparación según las regiones.


Existe un plato que suele tomarse por la noche durante el mes del Ramadán, pero puedes disfrutarlo si estás de viaje aún en meses “normales”. Se trata de una sopa preparada con verduras como tomates, cebollas, zanahorias y calabacines, todo ello muy picado, y carne de cordero, pollo o ternera. Esta sopa, chorba, se sazona con sal, pimienta, canela y perejil. Puede llevar, además, garbanzos y pimientos rojos.


Si vas por el lado de lo dulce, Argelia entonces será una delicia. Su cocina cuenta con distintos tipos de pastelitos que suelen servirse acompañados por un té a la menta fresca, la bebida más consumida, que se prepara de distintas formas. Estos pastelitos se preparan con sémola, almendras, dátiles o miel; entre ellos se pueden citar los makrout, samsa, hrisa, etc. Ideales para el atardecer.


Y en cuanto a las bebidas, además del té, dispondrás de aguas minerales, cerveza, zumos y, como no, de buen vino.  El vino nativo tiene bastante graduación. Entre los más apreciados se encuentra el Mascara y el Cosecha del Presidente.  


Ojo, que pueden ofrecerte el licor con piel de cebolla…y no, no es para llorar, absolutamente todo lo contrario…es una experiencia exquisita que quien la prueba, trata de llevar.