Estilo de Vida

Algas marinas, el súper alimento

Entérate de todos los beneficios para la salud que conlleva el consumo de estas plantas tan arraigadas en la cultura oriental.

28-06-2010, 5:00:00 PM

Aunque las algas marinas han estado presentes en la alimentación humana, hasta hace poco tiempo se han descubierto todos los beneficios nutricionales que su consumo aporta.  Incluso, ahora se les considera el nuevo súper alimento, pues brindan grandes cantidades de proteína, calcio, hierro, fibra, vitamina B12 o minerales como yodo y potasio.


Se conocen aproximadamente 25.000 especies de algas marinas, pero sólo 50 son comestibles. Las culturas orientales tienen bastante arraigado su consumo, sobre todo en Japón, donde estas legumbres o verduras del mar constituyen hasta un 25% de la dieta habitual. En el mundo occidental, países como Canadá y varios de Europa ya gozan de las ventajas de un alimento tan completo.  


Las algas marinas son ideales para prevenir la ostoeporosis, ya que aportan mucho más calcio que la leche o el queso, además de que sus niveles de fibra son buenos para combatir el estreñimiento con cantidades de fibra superiores a las que tiene la ciruela pasa.


En cuestiones de energía, algunas variedades pueden aportar hasta un 48% de proteína pura (el doble que las carnes animales) con una mínima cantidad de grasas. Especies como la roja y la verde son la única fuente vegetal de vitamina B12, necesaria para producir glóbulos rojos (lo cual hace de ellas un alimento esencial para vegetarianos estrictos, y que sólo con su consumo pueden obtener esta vitamina fundamental).


Para darnos una idea de su aporte de minerales,  hay especies que pueden ser 30 veces más ricas en potasio que un plátano, y todas contienen 200 veces más hierro que la remolacha,  el doble de hierro que las lentejas, e igualan a las zanahorias en vitamina A. Se estima que una cucharada diaria de algas brinda al organismo todos los minerales y elementos indispensables para el correcto metabolismo celular.
 
Según algunas investigaciones recientes, las algas también contienen una gran cantidad de sustancias bioactivas que pueden reducir el colesterol, la presión arterial, hacer frente a los radicales libres que pueden causar cáncer; fortalecen el corazón, son ricas en clorofila, sustancia que activa las enzimas del cuerpo que intervienen en la asimilación de los nutrientes para transformarlos en energía; ayudan a purificar la sangre e incrementar la formación de hemoglobina, evitan la contracción de los vasos sanguíneos, aumentan el rendimiento muscular y nervioso, e incluso ayudar a la perdida de peso o el mantenimiento del mismo.
 
De manera tradicional, este súper alimento se prepara de básicamente de tres formas: lavadas y crudas, cocinadas o secas como cualquier vegetal y hervidas y azucaradas para hacer gelatinas. Y entre las de mayor interés alimenticio podemos encontrar especies como Nori, Kombu, Wakame, Carragaheen (Musgo de Irlanda), Spirulina, Agar-Agar, Alaria, Arame, Hijiki y Dulse. 


Las únicas contraindicaciones en su consumo recaen entre las personas que sufren de hipertiroidismo, pues los altos niveles de yodo de las algas deben evitarse. Por otra parte, tampoco se recomiendan a las personas muy delgadas, a quienes padecen nerviosismo, o a quienes se les ha extirpado la tiroides. Por último, las personas hipertensas no deben de abusar de ellas pues un alto porcentaje de sodio no resulta conveniente.