Estilo de Vida

Abrazos rotos, la más reciente de Almodóvar

La cinta es una metáfora de la España post franquista, deseosa de olvidar el pasado; un filme perfecto para estas tardes otoñales.

04-11-2009, 5:00:00 PM

Magistral. Así catalogó la crítica a Abrazos Rotos, último trabajo del cineasta español Pedro Almodóvar.


Una mezcla de melodrama y género negro, con una fusión de pasado y presente, la cinta es una película que, definitivamente, no puedes dejar de ver.


La historia, desarrollada con osada arquitectónica cinematográfica, se centra en la vida de Mateo Blanco, un cineasta que perdió la vista tras un accidente en el que murió su esposa Lena, rol interpretado por la bella Penélope Cruz.


Tras la pérdida de su amor, Mateo cambia su nombre por el de Harry Kane. Imposibilitado de seguir haciendo cine, el protagonista no acepta que nadie lo llame por su verdadero nombre.


Sin embargo, la aparición, catorce años después, de Ernesto Martel, hijo del amante de Lena y productor de la última película de Mateo, reviven los fantasmas de su pasado.


La historia sufre aquí un retroceso en el tiempo. Almodóvar ofrece un flashback donde conocemos más de Lena y Penélope actúa de manera sobresaliente, tanto así que el propio director dijo sentirse “sorprendido”.


Si la comparas con otras producciones del realizador, a simple vista puede parecer menor en calidad, no obstante oculta un mensaje de doble lectura que la hace alcanzar las siempre exigentes expectativas que se tejen alrededor del director español.


Es, en síntesis, una metáfora de la España post-franquista, deseosa de olvidar ese tramo de la historia del país y una herida abierta en el corazón no sólo de Mateo, sino que de todos los españoles.


 Abrazos rotos, un must imperdible para estas tardes otoñales.