Estilo de Vida

¿Síndrome de desgaste profesional?

Suelen padecerlo trabajadores de la salud como médicos, psicólogos y enfermeras, además de profesores, policías y líderes empresariales. Sepa rec

30-03-2010, 9:50:47 AM

¿Ha escuchado hablar del síndrome de desgaste profesional (SDP)? Lo más probable es que sí, ya que se trata de un trastorno que altera la calidad de vida de algunos profesionales.

Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), profesionales de la sanidad y la enseñanza son los más afectados por este mal.

Se trata de profesiones que exigen entrega, idealismo y servicio a los demás, se asientan sobre una personalidad perfeccionista con un alto grado de autoexigencia y gran tendencia a implicarse 100% en las labores.

Si bien no existen estadísticas fiables sobre esta patología, el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), calcula que en sectores como la enseñanza 30% de las bajas se deben a este síndrome.

¿De qué se trata?
El SDP se refiere a un estado de agotamiento emocional, físico y mental a raíz del cual la persona se “derrumba” a causa del estrés que surge al interactuar con otras personas y ante una rutina laboral.

El término fue utilizado por primera vez en 1974 por Herbert Freudeberger, un psiquiatra que trabajaba en una clínica para toxicómanos en Nueva York.

Este hombre advirtió que sus compañeros de trabajo, la mayoría jóvenes idealistas, repetían con frecuencia un mismo proceso: cuando llegaban al establecimiento médico lo hacían llenos de ilusión, con ganas de cambiar el mundo y entregarse a los demás en forma desinteresada.

Sin embargo, poco a poco, esas ilusiones se iban perdiendo al contacto con la realidad y, aproximadamente al año, la mayoría presentaba trastornos emocionales.

Además, mostraban conductas poco comprensivas con los pacientes, a los que tendían a culpar por su estado.

De esta forma, eligió el nombre de “burnout” (quemado en español), mismo que utilizaban para referirse a los efectos del consumo crónico de drogas sobre sus pacientes, pero esta vez, definiendo “un estado de fatiga o de frustración luego de dedicarse a una causa que no produce el resultado esperado”.

Síntomas

Entre los síntomas del SDP destacan:

· Agotamiento emocional
Caracterizado por una disminución y pérdida de los recursos emocionales.

· Falta de realización personal
La persona percibe su trabajo en forma negativa, además los afectados se reprochan por no haber alcanzado los objetivos propuestos y presentan vivencias de insuficiencia personal y baja autoestima profesional.

· Despersonalización o deshumanización
Se desarrollan actitudes negativas de insensibilidad hacia los receptores del servicio prestado.

Prevención y cuidados
Como este síndrome es una etapa superior del conocido “estrés laboral”, una de sus principales líneas preventivas está relacionada con el entorno laboral de estas personas. De este modo, la empresa debe fomentar una buena atmósfera y espacios de dispersión comunes.

Para ello, los expertos llaman a minimizar la burocracia, marcar objetivos compartidos y ofrecer asesoramiento psicológico, entre otras cosas.

Respecto a la vida personal, la prevención se basa en evitar las rutinas y establecer límites entre el trabajo y el hogar. Por lo mismo, se debe evitar el regalar intereses personales a favor de los laborales.

También es central establecer prioridades y evitar compromisos y actividades no deseadas, estar más atentos a señales corporales como el cansancio constante, sueño y relajación y hacer ejercicio físico. Y si el nivel de estrés es elevado, por supuesto, recurrir a un profesional.

Comentarios