Estilo de Vida

3 quesos distintivos de España

El país europeo se luce con variedades de queso que el propio Don Quijote de la Mancha menciona en sus conocidas aventuras.

01-03-2010, 5:00:00 PM

En varias ocasiones hemos hablado de las ventajas que tiene el comprar un buen queso. Disfrutar de su sabor acompañado de un exquisito vino u otros elementos de una tabla se vuelve un momento difícil de olvidar en compañía de amigos y de familiares.


Y si precisamente hablamos de eso, de calidad y buen sabor, imposible no remitirnos a España. Ese país es dueño de una vasta tradición quesera, que vale la pena mencionar.


Comencemos con el queso de Mahón, llamado así porque se produce exclusivamente en la isla de  Menorca, siendo uno de los pilares de su tradición ganadera y culinaria. Elaborado con leche de vaca, a baja temperatura, es de pasta prensada no cocida, con forma paralelepipédica y con las aristas redondeadas.  Armoniza a la perfección con frutos secos y frutas frescas, en particular con uvas. El semicurado y resulta muy sabroso solo, combinado con pan tostado o pan con tomate.


También está el queso Manchego, elaborado en tierras del Quijote: La Mancha. La leche para la elaboración de este queso debe proceder, exclusivamente, de oveja de raza manchega, oveja adaptada a la explotación del pastoreo en zonas áridas. Es un ejemplar de sabor y aroma fuertes, con color amarillento o pardo oscuro.


Finalmente, podemos deleitarnos con el queso Idiazábal. Elaborado con leche de oveja del tipo latxa, es salado, madurado, de pasta prensada y lisa con algunos agujeros e irregulares. Su color va del marfil al amarillo en el interior.  Algunas veces son ahumados. Tiene un sabor intenso, aunque delicado, a hierbas y montaña. Es un poco picante. Su corteza es dura, lisa y tiene la marca del paño con el que se hace el prensado grabado en su piel. Dado su elevado contenido en calcio es un alimento adecuado para prevenir la osteoporosis. Un queso ideal para maridar con vinos blancos.


Ahora ya sólo te queda elegir el día y ordenar la mesa para esa reunión en la que sorprenderás a tus invitados con tus conocimientos sobre queso.