Estilo de Vida

3 espacios madrileños nocturnos para que lo pases cool

Los jueves a las nueve, los madrileños se van a beber y bailar, y acaban en un alter hours… el lunes.

10-02-2009, 5:00:00 PM

El Junco
Lunes lluvioso, dos de la mañana y El Junco se encuentra en su apogeo. Este pequeño club se ha vuelto referencia infaltable de los fanáticos del jazz. Lo mismo vibra con la música en vivo de la Larry Martin Band o el Abel Trigo Jazz Quartet, que con las presentaciones de invitados internacionales, músicos brasileños, norteamericanos y DJ de todo el mundo. En esta ocasión toca el turno al guitarrista Apollo Bass, experto en el soul makossa, cuyas influencias se remontan a la costa africana. Las tribales percusiones se funden con los acompasados acordes del bajo, cuyas notas resuenan en el ambiente, viajan eléctricas a través de la luz roja que salpica la penumbra y da a El Junco una sensación de clandestinidad, de sitio prohibido. Es como estar en una máquina del tiempo, atrapado en una película sesentera donde en cualquier momento pueden apoderarse de la pista Mauricio Garcés o Fernando Luján.
Plaza Santa Bárbara 10
www.eljunco.com


La Vía Láctea
Clásico de clásicos, la Vía Láctea y su decorado kitsch con pósters de viejas películas de terror, carteles psicodélicos y motivos espaciales que bien podrían ser la envidia de Ed Wood, se levanta como sobreviviente de “la movida” madrileña y reclama su sitio como antro emblemático de la ciudad. Al lado de la Plaza 2 de Mayo, en la zona de Malasaña, el lugar está dividido en dos plantas —una es para los fumadores—. Con un poco de suerte podrás encontrar a Pedro Almodóvar, cliente asiduo del lugar, bebiendo una caña de cerveza. Abarrotado los fines de semana, los mejores días para ir son miércoles o jueves, por ahí de la medianoche. Para bailar o beber una copa rodeado de chicas go-gó y “mujeres al borde de un ataque de nervios”, la Vía Láctea continúa siendo caballito de batalla para noctámbulos de hueso colorado.
Velarde 18
No tiene página en la web, pero no le hace falta: todos saben dónde es.


La Boca del Lobo
Tribal, funk, delirante, La Boca del Lobo es un lugar para reventar a tope. Imposible permanecer indiferente al coctel musical encabezado por James Brown y Curtis Mayfield, seguido por música alternativa con reminiscencias de los setenta. Es como estar atrapado en el soundtrack de una película de Quentin Tarantino, con las trompetas y el slap del bajo reventando las bocinas, y una demencial atmósfera cargada de humo y cuerpos en frenético movimiento. Para disfrutar a fondo el antro, lo mejor es dejarse caer bastante tarde, entre dos y tres de la mañana —La Boca del Lobo cierra sus fauces a las cinco de la mañana—. Por si no fuera suficiente la música de DJ Javi Superskunk o Jesús Bombín —que esta noche presenta música brasileña—, La Boca de Lobo es también un espacio cultural donde lo mismo se realizan festivales de cortometraje que exposiciones de pintura o conciertos. El sitio ideal para rematar, por todo lo alto, la noche madrileña.
Echegaray 11
www.labocadellobo.com

También podría interesarte:

Comentarios