Estilo de Vida

Viena, un destino ideal para los golosos

Definitivamente hay lugares que son para deleitarse comiendo, como la capital austríaca.

26-12-2011, 4:07:04 PM

En .Viena puedes comer
hasta reventar. La especialidad aquí son los .dulces, pasteles y .chocolates,
incluso muchas recetas tienen ese ingrediente secreto que las convierten en el
tesoro de la ciudad.

Mientras recorres la
ciudad, notarás que las tentaciones están por todos lados, ya sean chocolaterías,
cafés, tiendas gourmet y de vinos. Frente a ellas no hay nadie que se resista,
por eso se le conoce como la capital de los golosos.

Una de las dulcerías más
famosas es Demel, que lleva más de 200 años deleitando a sus comensales con los
más ricos postres, chocolates, strudels y pasteles que te puedas imaginar, que puedes acompañar con un buen café. Esta tienda esta ubicada en el lado más
histórico de la ciudad y se ha convertido en una parada obligada para todos los
turistas.

La especialidad

Nadie que visite Viena se puede
ir sin probar la especialidad, el pastel Sacher; este es el dulce austríaco por
excelencia desde 1832, uno de los aprendices de chef del Klemens von Metternich,
se vio en la obligación de elaborar un pastel para los invitados de su
Majestad. El resultado fue tan exitoso que hasta hoy sigue siendo el más
delicioso de la ciudad.

Actualmente la receta
oficial la tiene el Hotel Sacher, que fundó el hijo de aquel joven chef. Hasta este
lugar llegan cientos de personas a comerlos todos los días por lo que el hotel
debe preparar unos 800 diarios, sólo en días normales, pero en época de fiestas
la producción puede ser de tres mil diarios.

Otro de sus pasteles más
típicos es el pastel de tres chocolates y mermelada de albaricoque, que puedes
acompañar con las variedades de té o café que tiene el lugar.

Otros placeres

En el corazón de Viena se
encuentra el local Wiener Schokoladekönig (El rey del chocolate vienés), un acogedor
lugar fundado por el famoso chocolatero Wolfgang Leschanz. Su elaboración de chocolates
es de calidad Premium, al punto que es proveedora de la corte imperial.

Y el vino, tampoco podía
faltar, pues la capital austríaca es la única del mundo en tener cerca de 700
hectáreas de viñas en plena ciudad. Los mejores acá son los vinos blancos entre
ellos los rieslings y weissburgunder.

Si aún no has visitado
Viena, puede ser tu próximo destino durante las vacaciones.

También podría interesarte:

Comentarios