Estilo de Vida

Cachaça y caipirinhas, placer con sabor a Brasil

Conoce un más sobre la tradicional y refrescante bebida brasileña. Te decimos cómo preparar esta recomendación de alto nivel para el fin de semana.

26-04-2010, 5:00:00 PM

El mojito en Cuba, el Pisco Sour en Chile o Perú, el tequila en México: eso es la cachaça y las caipirinhas para los brasileños; un imperdible que no puede faltar a la hora de disfrutar de un excelente trago que refleja la esencia alegre y festiva del país carioca.

La cachaça consiste en un aguardiente cuya graduación oscila entre los 38 y 51 grados, elaborado a partir de la destilación del jugo de la caña de azúcar. Su sabor y aroma depende del tiempo de envejecimiento, así como también de la madera de las barricas donde repose. Es el elemento clave para la preparación de las caipirinhas, el trago más popular de Brasil. Para preparar unas caipirinhas, además de los limones y la cachaça, se necesitan dos cucharadas de azúcar y un vaso de hielo picado.

Preparación  

En primer lugar, debes partir en 8 trozos dos limones y eliminar la parte blanca del centro, poner en un vaso y machacar con un mortero para que saque todo el jugo del limón. Introduce esto en una coctelera, añade la cachaça y el hielo, agita y sirve.

Otra alternativa es machacar el limón con el azúcar en el vaso, completar con hielo picado y llenar el vaso con cachaça hasta el borde. Si la haces en el vaso, la cachaça quedará arriba y deberás mezclarla bien. También existen las variantes como la Caipiroshka, de preparación similar pero con vodka y la Caipirisma que reemplaza la cachaça por el ron.

Sabor especial

Quienes han tenido la suerte de disfutar de una caipirinha, destacan su sabor exótico y suave, pese a su alto grado alcohólico. Lo anterior se debe a que es una bebida muy refrescante gracias a la perfecta combinación de la acidez del limón con el azúcar y la cachaça. Por lo mismo, es habitual consumirla en playas y zonas de temperaturas altas que abundan en Brasil, sobretodo en Río de Janeiro, de donde es originaria.

Algunas curiosidades

La cachaça y las caipirinhas se confunden con la historia del país. En un principio estuvo asociada a los esclavos que destilaban este residuo fermentado para lograr una bebida de alto grado alcohólico. Durante los días húmedos y fríos, el duro trabajo en los cañaverales era soportable sólo gracias a la ingestión de una buena dosis de esta clase de aguardiente.

Por lo mismo, la élite brasileña no la aceptó de buenas a primera y era habitual que rechazara su consumo, privándose así de uno de los máximos placeres que nacen de la tierra brasileña.

Según la leyenda, su origen se debe a un paseo que Dios decidió dar por la Tierra y al rato para descansar se sentó en un cañaveral. Para calmar su sed chupó una caña de azúcar la que encontró deliciosa y por eso la bendijo para que entregara alimento rico y nutritivo a los hombres. Así surgió el azúcar.

Coincidentemente, ese mismo día el Diablo también dio un paseo echando humo y fuego por su cuernos y rabo. Se sentó en el mismo cañaveral y chupó una caña de azúcar. Al tener las manos tan calientes, el líquido que brotó le quemó la garganta. Debido a esto maldijo la planta para que los hombres sacarán de ella una bebida tan ardiente como el fuego del invierno. De esta forma nació la chachaça.

Sin duda un trago popular, místico y muy ardiente, al más puro estilo de Brasil que bien puedes disfrutar en alguno de los famosos restaurantes brasileños que han llegado a México para transmitir el calor, color y sabor de su cultura. Una recomendación de alto nivel para este fin de semana.

Para saber más:

.Cocteles con mezcal, divertidas y frescas combinaciones

.Los cocteles más lujosos y exóticos del mundo

.Festivales de bebidas alrededor del mundo