Estilo de Vida

El oro líquido de Jerez

El proceso de elaboración del brandy de esta región española, es una muestra de pasión; se trata de un espíritu con mucha clase.

05-05-2009, 5:00:00 PM

La ciudad española de Jerez es una de las de mayor renombre dentro del mundo vinícola por su denominación de origen Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, y por las condiciones del suelo y climatológicas de la región, que desempeñan un papel primordial en la elaboración del brandy de Jerez, que está en boga para degustarse solo, combinado con soda o preparado en algún coctel.

Esencia líquida
La historia del brandy comienza, como todo gran producto, con materia prima de alta calidad, en este caso las uvas, las cuales generan una buena cantidad de azúcar para después transformarla en alcohol. Éste se separa del agua mediante la destilación. La mezcla entre los diferentes destilados, el añejamiento y la combinación de uvas aportan una peculiaridad al brandy de Jerez.

La hisoria del brandy es curiosa, se dice que en el siglo XVI, un mercader holandés solicitó una remesa de destilado para embarcar a su país. Pero, problemas económicos le impidieron hacer la compra y las casi 500 barricas quedaron abandonadas en una bodega. Un bodeguero que descubrió la carga, tratando de darle uso, probó el contenido y su sorpresa fue muy grande. El tiempo y los compuestos aromáticos de la madera lo habían convertido en una bebida que inauguraría el famoso método de crianza de Jerez.

Los holandeses la llamaron brandewijn, que significaba alcohol tostado o quemado. Con el tiempo, los ingleses la renombraron como brandy.

Mezcla y origen
La zona de Jerez se distingue por su particular mezcla de destilados, pues da origen a productos homogéneos y de muy alta calidad. A diferencia de otras bebidas, que permanecen todo el tiempo en la misma barrica, el brandy pasa por una técnica de combinación de añadas que se conoce como “sacas y rocíos”.

Mediante ella se mezcla, siguiendo un sistema riguroso, el líquido almacenado en las distintas barricas, según el tiempo de añejamiento. Hay desde una hasta seis barricas. La de hasta abajo contiene el licor más viejo —entre 25 y 50 años de envejecimiento— y la sexta el destilado más reciente. Cuando a una barrica se le retira parte de su contenido (saca), éste se sustituye por el brandy de la barrica siguiente (rocío), y así sucesivamente.

Durante el intercambio de barrica en barrica se va mezclando el líquido de diferentes añadas, hasta que se obtiene el brandy de Jerez. A la bebida que está lista para consumirse se le denomina solera por estar en la barrica más cercana al suelo. Dependiendo de la bodega y el brandy, se calcula que al salir a la venta algunos de ellos han pasado entre 30 y 90 años en el proceso.

La cantidad de producto que se “saca” equivale a una tercera parte y no siempre es la que se embotella, debido a que es necesario un cálculo basado en tiempos de añejamiento, cantidad de barricas en bodega y botellas que se quieren llenar.

En suma, el brandy de Jerez, por su cuidado de elaboración, forma parte del legado cultural de la región, al igual que el baile flamenco y el cante hondo, llenos de pasión y arte.

Carlos I, un brandy exponente

Uno de los mejores exponentes del Brandy de Jerez, es sin duda Carlos I, que en su versión Solera Gran Reserva, resuelve las exigencias de cualquier experto.

Este añejo de color ámbar intenso con reflejos dorados, es redondo y potente a la nariz, tiene aromas de madera envinada con vino de Jerez y con notas de vainilla y tabaco.

Su elaboración es a partir de la destilación del vino de uva palomino y es exclusivo de la zona de Jerez, en la provincia de Cádiz, al sur de Andalucía, donde envejece en “botas” o barricas de roble americano.

Sin duda sus cartas de recomendación son amplias. Este Brandy de Jerez Solera Gran Reserva tiene una vejez promedio superior a 10 años y ha sido reconocido internacionalmente con medalla de plata y bronce en la categoría de “Best in Class” en The International Wine and Spirit Competition, por sus características sensoriales.

Al gusto es amplio, profundo, persistente y equilibrado; con sensaciones retro-nasales francas que lo hacen muy elegante. Por su sistema de crianza a partir de criaderas y soleras, es un brandy homogéneo y con una personalidad propia en cuanto a color, sabor, carácter y aroma.

Se puede tomar solo o en las rocas e ideal para disfrutarse como digestivo con el café y/o postre. Se encuentra a la venta en tiendas departamentales y especializadas del país así como en los restaurantes y bares más destacados.

AltoNivel.com.mx
te invita a conocer Carlos I. Tenemos 3 botellas para los primeros que nos conteste
cual es la denominación de Origen que avala este brandy y de que país es
originario. Puedes encontrar las respuestas en www.osborne.es.
Manda tu correo con las respuestas a [email protected]

Para saber más:

Los cocteles más lujosos y exóticos del mundo

Festivales de bebidas alrededor del mundo

También podría interesarte:

Comentarios