Finanzas PersonalesPara Entender

Este es el golpe silencioso y costoso del cáncer de mama

El cáncer de mama no solo tiene repercusiones físicas y emocionales en las mujeres que lo padecen, también representa un golpe para la estabilidad de sus finanzas.

08-11-2017, 6:35:21 AM
cancer de mama, consecuencias cancer de mama

El calendario no engaña: México recuerda la importancia de combatir el cáncer de mama durante el mes de octubre, mientras que noviembre marca los días de recordar a los que ya no están. No habría mucha relación entre ambas fechas si no se observa que, en el país, el cáncer de mama representa la primera causa de muerte entre las mujeres y que, aunque resulta curable en la mayoría de los casos diagnosticados, golpea duro en la vida de las y los que la padecen.

“El cáncer de mama representa el 25% del total de los casos de cáncer que se diagnostican en las instituciones de salud y, de ese universo, el 70% se presenta en pacientes que están entre los 30 y 59 años de edad”, explica Alejandro Montaño Jiménez, case manager senior en Seguros Monterrey New York Life.

Lo anterior se traduce en una amenaza constante para mujeres –en su inmensa mayoría—que se encuentran en su edad más productiva.

El daño también crea su metástasis: va de la salud física a la estabilidad emocional y luego, inevitablemente, a lo económico.

Montaño, médico cirujano especialista en temas oncológicos, destaca que una eventualidad de este tipo es capaz de afectar, en primera instancia, la rutina de trabajo de los pacientes y sus familias, así como los proyectos y el propio estilo de vida.

“En 2016, Seguros Monterrey New York Life apoyó en 102 casos de cáncer de mama, de los cuales, el de mayor gasto alcanzó el millón 300 mil pesos”, explica el doctor.

A nivel histórico, dice el especialista, hubo un caso que precisó 16 millones de pesos de la aseguradora, superando incluso el gasto que en 2016 tuvo la institución en esta enfermedad (14 millones de pesos).

La economía también está en riesgo para quienes padecen la enfermedad más mortífera para las mujeres mexicanas desde 2006 (año en el que superó en la estadística al cáncer cervicouterino), por ello, el especialista comparte algunos factores a tomar en cuenta para estar preparado ante este enemigo público:

Diagnósticos: el gasto de una enfermedad como el cáncer de mama puede iniciar desde el mismo diagnóstico. Actualmente, se cuenta con la posibilidad de pruebas genéticas previas al tratamiento para determinar el impacto que éste podría tener y cuál es la mejor opción para cada caso.

La quimioterapia es sólo una parte: cuando se piensa en cáncer, se cree que las quimioterapias representan el mayor gasto para los afectados. Sin embargo, Montaño Jiménez destaca que, junto con la quimio, se empatan gastos que tienen que ver con estudios constantes, medicamentos e incluso otro tipo de tecnologías para el tratamiento, como las radioterapias.

La incapacidad: no sucede en todos los casos, pero el cáncer de mama puede resultar incapacitante para varios pacientes. “Sabemos que hay momentos que desestabilizan, las personas descuidan su trabajo y a sus familias, y corren el riesgo de deprimirse. La quimioterapia, que es desgastante, también puede resultar en incapacidad para trabajar con el mismo ritmo que antes”, enumera el doctor algunos de los daños colaterales que conlleva el cáncer.

Tiempo: de acuerdo con el experto, el cáncer de mama exige un gasto constante a los pacientes durante un año, cuando menos. Los tratamientos se programan para un año o año y medio, pero si hay ciertas alteraciones en los receptores de estrógeno y progestágenos, éste se puede extender a un período mayor. De igual forma, el tratamiento oral continua hasta 5 años después de concluidas las quimioterapias.

Falta de protección: Montaño asegura que, del universo de pacientes diagnosticados con cualquier tipo de cáncer en México, solo entre el 2 y 5 por ciento cuenta con algún seguro. La cifra resulta contrastante con las posibilidades de adquirir una enfermedad de este tipo: 1 de cada 3 mexicanos padecerá cáncer en algún momento de su vida, advierte el experto.

La Organización Mundial de la Salud anticipó que, para 2030, el cáncer crecerá en un 70% en países en vías de desarrollo, mientras que la inversión en salud pública se mantenga a la baja.

“Nosotros sugerimos que se cuente con un seguro de gastos médicos, pues esta enfermedad puede aparecer en cualquier momento”, sugirió el médico.

Mientras el cáncer se detecte en etapas más tardías, el costo del tratamiento también será más elevado, por lo que un seguro podría ayudar a los pacientes a solventar el difícil cuadro económico que conlleva.

Relacionadas

Comentarios