A FondoNegocios

Estados Unidos se lanza con la artillería pesada para cambiar TLCAN

Estados Unidos busca usar el TLCAN para impulsar el uso de sus propios metales, una exigencia que se suma a la idea de renovarlo cada cinco años y de eliminar la resolución de controversias, entre otras demandas.

13-10-2017, 1:00:48 PM
TLCAN
Foto arte.

El gobierno de Donald Trump se lanzó con todo este viernes en la serie de exigencias para cambiar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

De acuerdo con la agencia Reuters, Trump está intentando usar el TLCAN para impulsar la utilización de metales básicos industriales estadounidenses, al proponer normas sobre contenido en el sector automotriz que obligan a recurrir al acero, aluminio, cobre y resinas plásticas fabricadas en Norteamérica.

Tres personas que fueron informadas sobre el asunto dijeron que la propuesta estadounidense de normas de origen incluiría por vez primera estos materiales en el listado de contenido del tratado.

Este listado es utilizado para verificar el nivel de contenido regional de vehículos y autopartes para que puedan ser incluidos en cargamentos libres de aranceles a los tres países.

Los negociadores estadounidenses entregaron su propuesta a sus pares mexicanos y canadienses el viernes. Otras fuentes conocedoras de las conversaciones dijeron que la propuesta incluye elevar el umbral del valor del contenido general norteamericano para autos, camiones y grandes motores hasta el 85 por ciento desde el actual 62,5 por ciento.

Además, se incluyó por primera vez un requisito específico de contenido estadounidense del 50 por ciento. Una portavoz de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos declinó hacer comentarios sobre la proposición automotriz.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, se comprometió a cerrar los “resquicios” en la lista de partes, que, en su opinión, permiten que demasiadas autopartes baratas de Asia y otras regiones entren en Estados Unidos. La propuesta daría también un impulso a las industrias del acero y el aluminio, que Ross busca proteger de importaciones subsidiadas con revisiones de seguridad nacional.

En algunos casos, el requisito propuesto sobre acero, aluminio, cobre y plásticos ayudaría a los fabricantes de vehículos y autopartes a cumplir con los umbrales más altos. Las plantas automotrices en Norteamérica ya usan sobre todo acero y aluminio norteamericano, pero el valor de los metales no cuenta para alcanzar el umbral porque no está en el listado.

No obstante, el mayor problema es que el gobierno de Trump también quiere que el listado de contenido de autopartes se amplíe e incluya muchos componentes de autos y camiones modernos que no existían cuando el TLCAN fue negociado por vez primera a comienzos de la década de 1990, como sofisticados sistemas electrónicos que proceden en su mayoría de Asia.

Dos golpes más

Estados Unidos ha incrementado la tensión en la cuarta ronda de negociaciones que se lleva a cabo en Washington para modernizar el pacto comercial que vincula a los tres países desde 1994, al proponer que su caducidad se limite a cinco años, según fuentes familiarizadas con las conversaciones.

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, dijo que los tres socios del acuerdo no deberían estar obligados a reconsiderarlo cada cinco años o verlo terminar. “No me parece que debe tener esa cláusula (…) se necesita certidumbre y estabilidad en bien de las cadenas de suministro”, dijo en una entrevista con la cadena Televisa.

“Estoy de acuerdo, no necesita esa cláusula de extinción (…) siempre supimos que era una negociación difícil (…)tenemos que tener una visión de largo plazo, es un tratado que ha generado millones de empleos”, dijo el secretario de Comercio Internacional de Canadá, Francois-Phillipe Champagne, quien participó en la misma entrevista.

La propuesta es una de varias iniciativas estadounidenses a las que se oponen México y Canadá, como elevar el contenido de partes y componentes de Estados Unidos en los autos fabricados en el bloque y eliminar el capítulo de resolución de controversias.

Guajardo y Champagne dijeron que México y Canadá desean mantener el TLCAN y que incluso si Estados Unidos decidiera abandonarlo, el pacto seguiría vigente.

“El TLCAN no se va a venir abajo, la posibilidad es que quizá Estados Unidos se salga, pero este tratado seguirá regulando nuestro comercio con Canadá, esto es algo muy importante”, dijo Guajardo.

Relacionadas

Comentarios