A FondoPolítica y Sociedad

Esta planta dará luz al Metro con 4,500 toneladas diarias de basura

El Metro cumple 48 años y tendrá un regalo que costará 12,000 millones de pesos, pero que le permitirá tener energía proveniente de la basura que generan los habitantes de la CDMX.

04-09-2017, 4:48:22 PM
planta basura energia metro

El Sarape, la primera planta de termovalorización construida en el país y en América Latina, tendrá capacidad para procesar diario 4,500 toneladas de residuos sólidos inorgánicos no reciclables y alimentará de energía al Sistema de Transporte Colectivo Metro, que este lunes 4 de septiembre cumplió 48 años de comenzar a operar en la capital del país.

Al presentar el proyecto de manera oficial y bautizarlo allí mismo, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, destacó esta obra como uno de “los legados fundamentales” de su administración, y parte de la estrategia Basura Cero.

Afirmó que El Sarape –por la estructura multicolor que lucirá en su cara frontal– es la planta de termovalorización más grande en construcción, tendrá un tamaño 30% superior a la que opera en Los Ángeles, California, y estará lista en un plazo de entre 16 y 18 meses con una inversión de 12,000 millones de pesos.

Incluso afirmó que este modelo de producción de energía limpia podría servir en el futuro para satisfacer la demanda del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México que está en construcción.

Por ser una obra de Asociación Público Privada, en la modalidad de Proyecto de Prestación de Servicios, la inversión provendrá de Veolia, la firma francesa responsable de su construcción y funcionamiento, que opera otras 63 plantas en el mundo y ha valorizado 45 millones de toneladas de basura.

Al concluir el proyecto, esta empresa recibirá como pago 1,800 millones de pesos al año por el servicio de energía que prestará al Sistema de Transporte Colectivo Metro. La suma es “casi lo mismo” que paga el Metro a la Comisión Federal de Electricidad como el quinto mayor consumidor de energía en el país, dijo Jorge Gaviño, director del STC Metro.

De hecho, dijo, generará un ahorro de aproximadamente 100 millones de pesos al año que podrán utilizarse en refacciones y mantenimiento.

Gabiño explicó que el Metro requiere de 960 gigavolitios hora al día, que equivalen al consumo de energía de 120,000 viviendas. Esto significa además el consumo de 215,000 tonelada de petróleo que emitirían 65,000 toneladas de bióxido de carbono.

La construcción del Sarape está proyectada sobre los terrenos federales del Bordo Poniente, que funcionó como relleno sanitario de la Ciudad de México hasta 2011. Desde ese año, la capital del país ha tenido que pagar alrededor de 2,000 millones de pesos al año por el traslado y disposición de las 13,000 toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU) que produce al día.

“Esa cantidad la ubica como la segunda ciudad que más RSU produce en el mundo, sólo después de Nueva York, en Estados Unidos”, dijo Jaime Slomianski Aguilar, titular de la Agencia de Gestión Urbana (AGU).

Una nueva estrategia contra la basura

Esta planta de termovalorización, que se inscribe en la estrategia de Cero Basura en la Ciudad de México, también contribuirá a reducir la contaminación de la ciudad hacia arriba y hacia abajo, explicó Slomianski Aguilar.

“Reducirá las emisiones de ozono que contribuyen a la contaminación en la ciudad y de metano que expiden los residuos orgánicos al convertirse en basura enterrada bajo tierra, y que es 25 veces más caliente que el bióxido de carbono (CO2)”, dijo el funcionario local.

Aseguró que a partir de la entrada en vigor de la norma 024 para la separación de basura se ha logrado la separación de más de 15 toneladas de residuos, en relación con el año anterior.

Ahora, además, la ciudad podrá procesar 4,500 toneladas de residuos orgánicos en El Sarape, que tuvo una planeación de dos años previos a su anuncio.

Al participar también en el acto oficial de presentación del Sarape, el secretario de Medio Ambiente del gobierno federal, Rafael Pacchiano, destacó que la planta de termovaloración coloca a la Ciudad de México como ejemplo en el país.

El funcionario federal explicó que los mexicanos producen cada día 117 mil toneladas de residuos diarios y más de 70% no tiene como destino ni siquiera un relleno sanitario. “Termina en ríos, bosques y barrancas”, dijo.

Del 30% restante, la mayor parte va a tiradores a cielo abierto porque en el país hay menos de 300 rellenos sanitarios, aun cuando la ley obliga a ciudades con más de 50,000 habitantes a contar al menos con uno.

Aclaró que el manejo de residuos es responsabilidad de los gobiernos municipales, que deben atender el problema de basura que enfrenta el país. “Que todos los gobiernos y alcaldes vengan y aprendan (de la Ciudad de México), dijo Pacchiano.

Cómo funciona

De acuerdo con la explicación técnica del proyecto, los residuos inorgánicos no reciclables llegarán a un patio cerrado que evitará la salida de olores y tendrá capacidad para recibir 20 camiones de manera simultánea. De ahí serán transportados mediante grúas hasta las calderas térmicas, de donde pasarán al proceso de termovalorización. Esto implica su incineración continua y controlada en hornos especiales que alcanzarán temperaturas de más de mil grados centígrados.

Con el aire de la combustión y la fuerza del agua se generará el vapor que alimentará las turbinas que producirán energía eléctrica para la red nacional. Al final del proceso habrá unos condensadores que recuperarán el agua para volverla a utilizar en el proceso.

Junto con la planta, la empresa también contruirá un parque en la delegación Tláhuac, de 12 hectáreas y 65 millones de pesos, como medida de mitigación ambiental.

De esta manera, la Ciudad de México se integra al ciclo de la economía verde en el mundo, afirmó Slomianski Aguilar.

Relacionadas

Comentarios