El MundoLo Último

¿Quién era Devin Kelley, el asesino de la iglesia en Texas?

Una masacre ocurrida este domingo en una iglesia de Texas vuelve a enlutar a Estados Unidos y despierta el debate por el uso de armas en el vecino país del norte. Devin Kelley fue el asesino.

06-11-2017, 9:05:17 AM
Texas
Reuters. La comunidad se encuentra estremecida por el asesinato en una iglesia de Texas.

Un hombre armado mató el domingo al menos 26 fieles e hirió a otros 20 en una iglesia en el sureste de Texas, dijeron autoridades, en un nuevo tiroteo masivo que sacude a Estados Unidos.

Devin Kelley, el sospechoso de 26 años, vestido con un equipo táctico negro, un chaleco antibalas y portando un fusil de asalto, abrió fuego al ingresar a la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, en el Condado Wilson, a unos 65 kilómetros al este de San Antonio.

Las víctimas tenían entre 5 y 72 años de edad, dijeron responsables de seguridad en una conferencia de prensa.

Después del tiroteo, el atacante, un veterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, se suicidó tras un tiroteo con residentes, afirmó el alguacil local.

El atacante, que fue apartado del Ejército por agredir a su esposa y su hijo, dejó también una veintena de heridos durante su asalto a la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, a unos 65 kilómetros al este de San Antonio.

Después de que el hombre -que vestía ropa negra y usó un rifle de asalto- abandonó la iglesia, dos residentes locales armados le persiguieron en vehículos.

La persecución terminó cuando el agresor chocó su auto y se disparó a continuación, afirmó el alguacil del condado de Wilson, Joe Tackitt, en una entrevista con CBS News en la mañana del lunes.

“En este momento pensamos que tenía una herida autoinfligida”, comentó Tackitt.

El sospechoso fue identificado como Devin Patrick Kelley, de 26 años, según reportaron varios medios citando a funcionarios policiales.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, afirmó en CBS News que el ataque en la iglesia de Sutherland Springs, una comunidad con menos de 400 habitantes, no pareció ser un “acto al azar”.

“Estamos lidiando con el mayor tiroteo masivo en la historia de nuestro estado”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la conferencia de prensa. “Por supuesto, la tragedia es aún peor por el hecho de que ocurrió en una iglesia, un lugar de oración donde esas personas inocentes fueron baleadas”.

Las autoridades no revelaron ni la identidad del sospechoso ni el posible motivo de su accionar. Pero oficiales de seguridad que no fueron identificados han dicho que el atacante era Devin P. Kelley, descrito como un individuo blanco de 26 años, reportaron The New York Times y otros medios.

Una nueva tragedia

Jeff Forrest, un veterano del Ejército de 36 años que vive a una cuadra de la iglesia, dijo que oyó algo parecido a disparos de un arma semiautomática de alto calibre, que le trajeron recuerdos de sus cuatro misiones en combate con el Cuerpo de Marines.

“Yo estaba en el porche, oí 10 rondas de disparos y luego mis oídos comenzaron a zumbar”, dijo Forrest. “Me arrojé al suelo y simplemente me quedé allí”.

La masacre tiene lugar solo semanas después de que un tirador mató a 58 personas en un concierto al aire libre en Las Vegas, la mayor cantidad de víctimas en un tiroteo masivo en la historia moderna de Estados Unidos.

Los ataques han agitado un debate nacional que lleva muchos años respecto a la facilidad del acceso a las armas de fuego.

El presidente estadounidense Donald Trump, quien se encuentra en Japón, dijo que “no se puede poner en palabras el dolor que sentimos todos” por las víctimas. El mandatario se refirió a lo ocurrido en Tokio, en la segunda jornada de una gira de 12 días por Asia.

De acuerdo con los testigos, se oyeron unos 20 disparos alrededor de las 11:30 hora local (1730 GMT) durante el servicio de la iglesia, reportaron medios locales. No estaba claro cuántos fieles estaban adentro en el momento.

El Centro Médico Connally Memorial en Floresville dijo que recibió ocho pacientes, mientras que el Centro Médico Brooke del Ejército en Fort Sam Houston recibió otros ocho.

La Primera Iglesia Bautista es una de dos congregaciones religiosas en Sutherland Springs, un área que tiene algo menos de 900 residentes, de acuerdo con el censo del 2010.

Trump, dijo que la matanza ocurrida en la víspera en una iglesia de Texas se debió a un “problema de salud mental” y que no es “un asunto de armas”.

Al ser preguntado durante una conferencia de prensa en Tokio acerca de las políticas que podría respaldar en respuesta al tiroteo, Trump afirmó que, de acuerdo a los reportes preliminares, el atacante era “un individuo muy atormentado, con muchos problemas”.

“Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, al igual que otros países. Pero esto no es un asunto de armas”, aseguró. “Por fortuna, alguien más tenía una pistola que estaba disparando en la dirección opuesta”.

“Se trata de un problema de salud mental al nivel más alto”, comentó. “Es un hecho muy, muy triste”.

Así ocurrió la masacre de Las Vegas que ensombrece a EU

Relacionadas

Comentarios