revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Turismo

¿Por qué Yucatán será el próximo gran polo turístico del país?

Con los ojos de la Federación puestos en el corazón del mundo maya, Yucatán se prepara para convertirse en una potencia turística.

01-03-2019, 6:52:34 AM

Los próximos seis años serán claves para Yucatán. El llamado corazón de la península mexicana y del mundo maya quiere convertirse en uno de los grandes polos turístico del país.

Y tiene todo para lograrlo: sitios arqueológicos y una cultura maya viva a lo largo y ancho del estado, tradiciones, pueblos mágicos, antiguas haciendas henequeneras, gastronomía, místicos cenotes y playas, infraestructura hotelera de gran calidad, centros de convenciones de clase mundial y, lo más importante, la hospitalidad de su gente, la amabilidad, la honestidad y la pasión que le dedican a su trabajo.

Lee: Las Vegas: de la capital del juego al turismo de negocios

A esto habrá que sumar el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador para impulsar el desarrollo del sureste del país a través de grandes obras de infraestructura como el Tren Maya, proyecto que recorrerá cinco estados del país (Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo) y ofrecerá tres tipos de servicio: pasajeros, turístico y transporte de mercancías. Esta línea de ferrocarril contará con 17 estaciones, cinco de ellas en Yucatán, en las ciudades de Valladolid, Chichén-Itzá, Izamal, Mérida y Uxmal.

“Se va a dar atención especial al sureste. Es un acto de justicia, porque ha sido la región del país más abandonada y ya le llegó su hora, le llegó su tiempo”, sostuvo López Obrador en diciembre pasado, durante su participación en la ceremonia de representantes de los pueblos originarios para el inicio del proyecto del Tren Maya.

Y también está el trabajo, la estrategia del gobierno estatal, encabezado por Mauricio Villa Dosal, para hacer de Yucatán una potencia turística, como lo es su vecino Quintana Roo, gracias a Cancún.

Te puede interesar: México: el gigante del turismo mundial que recibe pocos ingresos

“Estoy segura de que vienen seis años maravillosos para Yucatán. El momento que vivimos es coyunturalmente único e histórico. Tenemos un gobernador muy comprometido con el turismo y los ojos de la Federación puestos en Yucatán, que será uno de los estados más beneficiados por esta gran obra de infraestructura que será el Tren Maya. Esperamos un crecimiento importante del turismo, de todas las categorías: cultural, religioso, de naturaleza, de aventura, gastronómico, arqueológico y de reuniones”, subraya Michelle Fridman Hirsch, secretaria de Fomento Turístico de Yucatán, en entrevista con Alto Nivel.

En esta última categoría, destaca la funcionaria, Mérida es líder, gracias a sus dos centros de convenciones de clase mundial: Centro Internacional de Congresos (CIC) de Yucatán y Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI.

El primero, ubicado en el Centro de la ciudad de Mérida, ofrece más de 9,200 metros cuadrados (m2) de salones y área de exposición, divididos en tres plantas. El año pasado recibió 55 eventos con 46,471 asistentes, lo que dejó una derrama económica de 418.6 millones de pesos millones de pesos (mdp).

Mientras que el segundo, localizado al norte de la capital, cuenta con 13,000 m2 de salones y salas de exposiciones. En 2018 se realizaron ocho congresos, con 16,699 asistentes y 108.8 mdp de ingresos.  

“Ambos recintos están rodeados de una gran oferta turística, hotelera y restaurantera, lo que hace a Mérida una de las ciudades más atractivas y competitivas para el turismo de reuniones. Además, se encuentra entre las cinco ciudades con mejor conectividad aérea, marítima y terrestre de México”, explica Fridman Hirsch.

Actualmente, el gobierno analiza la construcción de recintos en otras ciudades del estado, como Valladolid.

Estamos pensando incluso modernizar y ampliar el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI; queremos crecerlo a 15,000 o 18,000 m2 para recibir eventos de gran tamaño y hacer que compagine muy bien la oferta de los dos recintos de Mérida con lo que está alrededor, a través de crear un distrito de convenciones en el centro y otro en el norte, en donde se involucren muy bien los hoteles, los restaurantes y toda la cadena de servicios. Posteriormente estaríamos buscando la forma de incorporar a las haciendas, que son lugares inmejorables para llevar a cabo este tipo de turismo, y los hoteles que tienen espacios muy grandes”, detalla la secretaria de Turismo de Yucatán.

Aunque el primer paso será poner orden en la casa, organizar la oferta existente en el estado, no solo de reuniones, sino la oferta general, para poner en los ojos del mundo la riqueza tan grande que tiene Yucatán y que la gente lo escoja tanto para sus viajes de negocios como de placer.

Y es que, muchos de los segmentos donde Yucatán es competitivo, como turismo de romance, aventura, arqueología, reuniones y sol y playa, tienen un gran potencial de crecimiento, por lo que el nuevo gobierno está trabajando en mejorar la infraestructura, la conectividad, la promoción del estado en el país y el extranjero, sobre todo en Europa y Asia; participando en candidaturas para ganar eventos y la creación de eventos propios de negocios, culturales, gastronómicos y deportivos.

Por lo pronto, la perspectiva de crecimiento para este año es positiva, sobre todo en turismo de reuniones, donde se espera alcanzar una derrama económica de 1,500 mdp para el estado.

Hasta hoy se tienen confirmados 29 eventos, así como más de 100 eventos nacionales e internacionales en seguimiento para realizarse en Yucatán.

“Estamos creciendo en llegada de visitantes, en número de eventos, en inversiones, en productos y en vuelos“, concluye Fridman Hirsch.

Recomendamos: Campeche: de la industria del petróleo a joya del turismo