revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Turismo

Ajuste urgente al turismo, un motor de la economía

El gobierno quiere hacer del turismo un pilar para el desarrollo, para lograrlo, primero deberá mantener e incrementar la llegada de turistas

11-10-2019, 11:42:08 AM
Turismo

Durante la administración pasada, se llevaron a cabo 11 reformas estructurales, entre las que destacaron dos: la energética y de telecomunicaciones. La primera, se dijo que elevaría el crecimiento real del PIB entre 1.0 y 1.5 puntos porcentuales, generaría 2.5 millones de empleos, aumentaría la producción de petróleo a 3 millones de barriles diarios (para este año, se prevé una producción promedio de 1.77 millones de barriles diarios) y atraería inversiones por más de 200,000 millones de dólares (mdd), lo cual está muy lejos de cumplirse.

La segunda, aunque no ha alcanzado todos sus objetivos, logró beneficios inmediatos, como la caída en los precios de los servicios y el aumento de la competencia. Pero ninguna logró el impacto que tuvo el sector turismo en los últimos seis años. 

En dicho periodo, esta industria se consolidó como uno de los principales motores de la economía nacional, en una alternativa real para el desarrollo y la modernización de comunidades, ciudades y regiones enteras.

Y las cifras son contundentes: la participación de esta actividad en el PIB nacional pasó de 8.2% en 2012 a alrededor de 8.8% en 2017, superando a la industria de la construcción (7.5%), la minería incluyendo el petróleo (3.7%) y telecomunicaciones y radiodifusión (3%). El empleo turístico creció 3% en promedio cada año, más del doble del crecimiento del empleo en el resto de la economía. Hoy, alrededor de 4 millones de trabajadores dependen de manera directa del turismo en México y 6 millones  más de manera indirecta.

Lee: Proteger al océano de los efectos del turismo

turismo
Depositphotos

También se registraron nuevos máximos históricos en llegada de visitantes internacionales y captación de divisas. En 2017, el país registró la cifra histórica de 39.3 millones de turistas internacionales, lo que representó un crecimiento de 68% con respecto a los 23.4 millones de turistas recibidos en 2012; y se recibió el monto histórico de 21,336 mdd por esta actividad, 8,600 mdd más que en 2012 y un crecimiento de 67% en cinco años, solo superado por la industria automotriz y las remesas. Esto colocó a México como el sexto país más visitado del mundo en 2017 por primera vez en su historia y el decimoquinto con mayor recepción de divisas.

El turismo nacional también presentó un gran dinamismo. Desde 2012, el flujo de turistas nacionales creció 30% y en 2017 se realizaron cerca de 246 millones de viajes turísticos nacionales, representando el 82% del gasto turístico total.

Coordinación y promoción, la clave

¿Cómo se lograron estos resultados en tan poco tiempo? Coordinación entre todos los actores de la actividad turística, acompañado de una política pública consistente y enfocada en hacer del turismo un motor de desarrollo. El gobierno trabajó en temas de conectividad, facilitación migratoria, seguridad en los destinos turísticos, promoción en los mercados nacional e internacional,  financiamiento al sector, así como en la diversificación del origen de los turistas que llegan a México.

El Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), organismo encargado de coordinar, diseñar y operar las estrategias de promoción turística a nivel nacional e internacional, así como de promocionar los destinos y actividades que México ofrece, en los mejores escenarios naturales y culturales; y el Programa Pueblos Mágicos, surgido en 2001 como una estrategia de diversificación de producto turístico mexicano, tuvieron un papel clave.  

Tal fue el éxito alcanzado en el sexenio anterior, que el entonces secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, estimó que el sector podría alcanzar una participación de 10% en el PIB nacional en los próximos años. Esto, claro, siempre y cuando se diera continuidad al trabajo realizado en los últimos 10 años.

turismo_mexicano
Depositphotos

Borrón y cuenta nueva

Hoy, el nuevo gobierno tiene ante si el gran reto de mantener e incrementar el nivel de llegada de turistas internacionales y de recepción de divisas, así como el flujo de turistas nacionales. 

¿Cómo hacerlo? En 2017, la Secretaría de Turismo (Sectur) invitó a todos los actores del sector con el fin de identificar los principales retos que enfrenta el turismo en México, así como los objetivos que debía buscar la política turística en los próximos años para que el sector mantenga su crecimiento sostenible.

Y fueron cinco los objetivos que se identificaron como prioritarios: garantizar la seguridad en los destinos turísticos y mejorar la imagen del país, alcanzar el quinto lugar en el ranking de los países más visitados y el décimo con mayor captación de divisas, incrementar la competividad de los destinos turísticos, mejorar el nivel de vida de la población en las localidades turísticas y desarrollo turístico sustenatable.

Hecho en Méxicio
Reuters

El diagnóstico es muy claro: no hay que inventar el hilo negro. Y la política de la nueva administración, plasmada en la “Estrategia Nacional de Turismo 2019-2014”, coincide en algunos puntos. El nuevo gobierno busca posicionar a México como una potencia turística competiiva y de vanguardia que haga del turismo un pilar para el desarrollo justo y equilibrado entre comunidades y regiones, así como una herramienta de reconciliación social, mediante el aprovechamiento sustentable del patrimonio turístico nacional.  

Esto, a través de la integración y el desarrollo regional del sureste mexicano a partir de proyectos de infraestructura de alto impacto, como el Tren Maya, el principal proyecto de infraestructura, desarrollo socioeconómico y turismo sostenible del presidente Andrés Manuel López Obrador, que interconectará las principales ciudades y zonas turísticas (playas, zonas arqueológicas, museos, pueblos mágicos y ciudades patrimonio mundial de la humanidad) de Quintana Roo, Campeche, Chiapas, Tabasco y Yucatán. La inversión estimada para este proyecto es de entre 120,000 y 150,000 millones de pesos (mdp), que se obtendrían a través de un esquema de inversión público-privada.

Tren Maya
Facebook/TrenMayaOficial Tren Maya

Pero también con la regionalización de destinos con vocación turística en macrorregiones que generen un mayor equilibrio, aumentando el gasto para ser los mejores, más que los primeros; conciliando el crecimiento económico con el social, es decir, el turismo como herramienta de integración y reconciliación social para generar condiciones de bienestar de los mexicanos que viven en los destinos y que, por muchos años, han sido ignorados; y diversificando los mercados para comercializar y posicionar a los destinos y productos turísticos. 

Y es que solo 5 destinos mexicanos concentran el 84.7% del turismo internacional, siendo Cancún-Riviera Maya el destino más importante del país, seguido de Ciudad de México, Los Cabos y Puerto Vallarta.

“Solo dos destinos, Cancún-Riviera Maya y Ciudad de México, concentran el 62% del total del turismo recibido. En tal contexto, los beneficios de carácter social y regional están distantes de los resultados macroeconómicos que no han permeado en todos los habitantes y que hacen que convivan actualmente en paraísos turísticos con infiernos de marginación”, sostuvo Miguel Torruco, secretario de Turismo, durante presentación de la “Estrategia Nacional de Turismo 2019-2014”, en Quintana Roo, el pasado 24 de febrero.

En ese sentido, el funcionario dijo que en las cinco principales ciudades turísticas del país, el 26.5% de sus habitantes se encuentran en situación de probreza; el 13.3% presenta rezagos educativos, es decir, no han concluido su educación básica; el 16.9% no tiene acceso a ningún servicio de salud; el 46.6% no cuenta con prestaciones sociales en su trabajo; el 10% de los habitantes tienen hogares de piso de tierra, techos y paredes de lámina, de cartón o de desecho, que ellos mismo construyen.

Además, agregó, el 9.1% carece de servicios básicos, como agua, drenaje y alcantarillado; el 15.5% dejó de desayunar, comer o cenar por falta de recursos, y al 7.2% no les alcanza para adquirir lo más indispensable para el bienestar de la familia.

Pobreza en México
Reuters

Por ello, subrayó Torruco, la nueva poítica de la Cuarta Transformación estará fincada en el beneficio de la población local. “El turismo adquirió un nuevo significado, que implica el apego estricto a seis preceptos: que sea justo, transparente, equilibrado, responsable, distributivo y ejemplar”.

Preocupación e incertidumbre

Sin embargo, las decisiones tomadas por el jefe del ejecutivo en los primeros meses de su administración, como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), la desaparición y liquidación del CPTM, que las embajadas y consulados sean las encargadas de promover en el extranjero la visita a nuestro país, a pesar de no contar con los recursos, la experiencia, el personal y la infraestructura para dicha tarea; el uso de los recursos que actualmente se destinan a la promoción turística para financiar el proyecto del Tren Maya; el retiro de recursos al Programa de Pueblos Mágicos, que desde que inició el programa, en 2001, habían sido del orden de los 6,000 millones de pesos (mdp), la descentralización de la Secretaría de Turismo, que ahora operará en Chetumal, y el despido de personal especializado y con muchos años de experiencia en el tema turístico, por mencionar solo alguno, ha generado preocupación e incertidumbre entre la iniciativa privada.

La política de “borrón y cuenta nueva” no ha sido bien recibida por los empresarios del ramo, sobre todo en lo que se refiere al tema de la promoción, que resulta clave para la atración de turistas internacionales.

Mapa: principales destinos turísticos
Alto Nivel

Los daños

¿Cuál será el impacto de estas decisiones en el sector? Pablo Azcárraga Andrade, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), dice que, de haberse dado continudad al trabajo realizado en los últimos 10 años en materia turística, para finales de este sexenio el número de visitantes internacionales habría alcanzado los 60 millones, 20 millones más que el año pasado; y el ingreso de divisas por este concepto, que es uno de los principales objetivos de esta administración, se hubiera situado en los 43,000 millones de pesos, casi el doble de lo ingresado en 2017 (21,000 mdd).

Lee: La preocupación que tienen los empresarios del turismo

En entrevista con Alto Nivel, el directivo indica que estos números habrían permitido que la participación del sector turismo en el PIB nacional alcanzara el 10% en 2024.

“Nos dimos a la tarea de elaborar una serie de estudios, de propuestas, de cómo México podría seguir creciendo al ritmo de los últimos 10 años, que incluía el proyecto del NAICM, así como la generación de más recursos a través del CPTM para abrir nuevos mercados, para generar un mercado de mayor derrama económica, para mejorar la imagen de México a través de campañas que siguieran en la dirección de crear un interés cultural por venir a nuestro país, tratando de hacer enfásis en que México es mucho más rico de lo que se percibe. También había una serie de puntos adicionales, que tenían que ver con inversión, temas fiscales, que nos pudieran haber llevado a esas cifras”, explica.

Desafortunadamente, subraya Azcárraga Andrade, no se podrán cumplir esos pronósticos, pues el proyecto del NAICM fue cancelado, el CPTM fue liquidado y desapareció, dejando acéfala, sin timón, la promoción de México a nivel internacional y nacional; y se dejó sin recursos al Programa de Pueblos Mágicos.

“La política turística del nuevo gobierno, desde nuesto punto de vista, va en dirección contraria, no solo no se tomaron en cuenta nuestras recomendaciones, sino inclusive se tomaron decisiones que van a tener un impacto negativo para la actividad turística”, comenta.

Hoy, asegura el presidente del CNET, el escenario es peor de lo que se estimaba en su momento. “Estamos viendo caídas en la llegada de turistas internacionales; pero, sobre todo, en los precios, en las tarifas que se cobran por venir a vacacionar a México, de alrededor del 15%; caídas en la conectividad: vemos menos asientos de avión para los destinos turísticos de México, menos frecuencias de ciudades que tenían vuelos directos, una menor conectividad a través del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por su saturación, y esto se ha traducido en una afectación en los niveles de ocupación hotelera, de entre 5 y 7%; y en una caída del 20% en el EBITDA de las empresas, que está generando una presión muy fuerte para aquellas que tienen grandes compromisos financieros”. 

avion, vuelos comerciales
Depositphotos

Azcárraga Andrade cree que el no contar con campañas publicitarias en este momento, así como con áreas de manejo de crisis para contrarrestar las malas noticias que se generan en México, como la inseguridad o temas de medio ambiente, como los huracanes, los incendios o el sargazo en el Caribe mexicano, agravará aún más la situación de la actividad turística.

“Nosotros estamos convencidos que esta situación es causada por la mala política turística que tiene México en este momento. No tener promoción, haber despedido a toda la gente con experiencia que estaba promoviendo no únicamente mayores flujos de turistas hacia nuestro país, sino también estaban promoviendo inversiones en el sector, tendrá un alto costo”, subraya.

A esto abrá que sumar la fuerte competencia de países que contienden por el turismo internacional con México, como es el caso de Reino Unido, Alemania y Turquía, que momentáneamente habían salido de competencia y ahora vienen al alza, lo que en palabras del secretario de Turismo, Miguel Torruco Márques, nos desplazará un sitió en el ranking de países con mayor recepción de turistas internacionales.

Aunque, al parecer, esto último no le preocupa mucho al funcionario. “Como lo he dicho en varias ocasiones, el potencial turístico de una nación no se debe medir con base en el número de turistas recibidos, sino a las divisas captadas y ahí es donde vamos a enfocar nuestros esfuerzos”, sostuvo Torruco durante la presentación de la Estrategia Nacional de Turismo 2019-2024, en Quintana Roo.

Pero lo primero no está peleado con lo segundo. España, que en 2017 se ubicó en segundo lugar en recepeción de turistas nacionales, con 81.8 millones, también lo fue en recepción de divisas, con 60,700 mdd. Francia, que ocupó el primer lugar en recepción de turistas, con 86.9 millones, fue tercero en recepción de divisas (60,700 mdd). Por su parte, Estados Unidos, que fue tercero en recepción de turistas, con 76.9 millones, fue primer lugar en recepción de divisas (210,700 mdd).

Para José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), no era oportuno retirar los programas y el financiamiento que existían en el sector, porque las alternativas que ha dado el nuevo gobierno, como el hecho de que serán las embajadas las encargadas de la promoción de los destinos turísticos de México a nivel nivel internacional, van a tardar tiempo en que se pueda implementar y existe el riesgo de que el turismo en nuestro país llegue a moderarse –quizá no a caer, pero sí a moderarse–, por lo que México podría perder lugares en captación de turistas internacionales y de divisas.

Divisas por turismo
Alto Nivel

Esto, explica el directivo, por dos hechos: el primero es que se está sustituyendo una estructura que estaba funcionando, que seguramente tendría sus áreas de mejora, pero no queda claro cuál es el modelo sustituto; y dos, hay una desaceleración económica que a nivel internacional va a restringir el número de personas que están en capacidad y posibilidad de salir a vacacionar a otros países, por lo que la competencia se va a incrementar y México no cuenta con un modelo bien definido, que opere bien, para poder hacer frente a esa competencia.

Lo mismo piensa Germán Ralis, secretario de Turismo de Jalisco, quien asegura que las decisiones del gobierno federal en materia turística se tomaron a la ligera, sin analizar el impacto que tendrían. “La cancelación del NAICM, la desaparición del CPTM y el retiro de presupuesto al programa de Pueblos Mágicos generan una percepción negativa, dado que la conectividad áerea es una de las esencias del turismo. El contar con infraestructura de primer nivel evidentemente habla del desarrollo que puedes tener como país. En el caso del CPTM, era el aparador de México en el mundo, donde estados e iniciativa privada participaban y se beneficiaban de la promoción que se realizaba de sus destinos turísticos a nivel internacional. Y luego está el tema de los Pueblos Mágicos, uno de los programas más exitosos en materia turística y social, que había atacado la pobreza en zonas rurales, en zonas marginadas del país, con la generación de empleos, con capacitación, con inversión en infraestructura”.

Todo esto, subraya el funcionario en entrevista, habla de una falta de visión, de que quizá no se está entendiendo el turismo en México. “Estoy confundido, por qué desaparecer o quitarle presupuesto a programas que fueron muy exitosos”

Sargazo en playas
Reuters

Pedro Joaquín Delbouis, presidente municipal de Cozumel, coincide con Ralis, al asegurar que la cancelación del CPTM es un grave error. “Todos en el sureste estamos recibiendo con beneplácito el proyecto del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, que es el Tren Maya, pero estamos totalmente en contra en la manera en que se va a financiar. Dejar de hacer promoción para pagar una obra de infraestructura, lo consideramos una muy mala decisión, pues se trata de un programa que va a durar más de cuatro años. Entonces en todo ese tiempo no vamos a hacer promoción, es imposible, es una locura, sobre todo en este momento, donde hay tantas campañas negativas en contra de México, con la afectación que estamos teniendo con el tema del zargazo y con la inseguridad”.

En entrevista, el funcionario explica que cuando un producto turístico se está cayendo, lo primero que se hace es meterle más dinero a las campañas de promoción. “Es lo que siempre se hace y nosotros nos estamos yendo al lado opuesto. Entonces creo que es un error, creo que el gran logró de la administración pasada fue el turismo y el nuevo gobierno debió seguir con esa lógica, con los programas que ya venían implementándose y que habían sido muy exitosos, como el de Pueblos Mágicos, que se mantiene, pero con cero recursos. Desgraciadamente veo que se esta cortando de tajo el trabajo que se hizo en la administración pasada, que yo creo que fue bueno”.

Pablo Azcarraga espera que, tarde o temprano, el gobierno reconozca su error y cambie la estrategia. “Ojalá sea más temprano que tarde: hoy tenemos una Secretaría de Turismo sin dientes, sin presupuesto; y una Secretaría de Relaciones Exteriores que tiene la responsabilidad de promocionar a nuestro país a nivel internacional, pero que no cuenta con los recursos, ni tampoco con la experiencia para hacerlo”.

El presidente del CNET reconoce que en el gobierno sí hay una conciencia, sí hay un entendimiento de la urgencia, sí hay el interés de buscar los mecanismos para corregir los errores, pero está faltando una mayor y mejor coordinación, un mayor trabajo en equipo entre las autoridades y el sector empresarial.

Si no se corrige el camino, advierte el ejecutivo, se va a lastimar seriamente a la “gallina de los huevos de oro” y México va a perder competitividad mundial, va a decrecer en su ingreso de divisas por el turismo y va a decrecer fuertemente en inversión, que en los últimos años ha rondado los 8,000-10,000 mdd.

Remar contra corriente

Por lo pronto, gobiernos estatales y municipales, así como empresarios del ramo, han unido fuerzas para promocionar los destinos turísticos del país, aunque reconocen que sin un presupuesto y estrategia federal, difícilmente se alcanzarán los resultados obtenidos en años anteriores.

Infografía: Turismo
Alto Nivel

“Jalisco, a nivel internacional, es el tercer destino en importancia. Tenemos que hacer nuestro trabajo, no podemos dar marcha atrás o pasos hacia atrás. Si México o alguno de los estados da pasos hacia atrás, siempre habrá alguien que ocupe esos espacios. Para nosotros, la estrategia ya quedó delineada, trabajar de la mano con la iniciativa privada en nuestro estado, consolidarnos como ese tercer lugar en importancia tanto en el flujo de turistas como en derrama económica y buscar esquemas de promoción innovadores”, comenta Germán Ralis, secretario de Turismo de Jalisco.

Y para ello, explica, todas las secretarias del Estado están trabajando de manera conjunta, para que el presupuesto, los recursos que se destinen a infraestructura, desarrollo social, cultura y educación, toquen banda con el tema turístico. “El turismo tiene que ser detonante y locomotora del desarrollo económico en las regiones que tienen esa vocación, y debe venir emparejado con el desarrollo social, que tiene que ver con comunidades dignas, comunidades con educación”.

Lee: México, el gigante del turismo mundial que recibe pocos ingresos 

También se está trabajando en temas de conectividad aérea muy fuerte, para que Guadalajara se convierta en el hub aéreo más importante del occidente con un mercado potencial de 22 millones de personas. “Estamos trabajando en 18 nuevos vuelos con diversas aerolíneas para conectar a Guadalajara con Cuba, Centroamérica, Colombia, con diferentes países, de manera que nos volvamos ese centro de interconexión que permita al turista acceder al norte y occidente del país vía Guadalajara, incluso desde Europa”, detalla Ralis.

En materia de promoción, el funcionario reconoce que los recursos son limitados, por lo que se han vuelto más creativos. “Hoy estamos generando alianzas con la iniciativa privada, principalmente, para promocionar no solo el turismo de sol y playa (Puerto Vallarta y Costa Alegre), sino también el turismo deportivo, el médico y de negocios. Este último queremos llevarlo a Puerto Vallarta, debido a su capacidad de hospedaje y su centro de convenciones, lo que generará una derrama económica adicional”, comenta el funcionario.

Puerto Vallarta
Arturo Aguirre Puerto Vallarta

Actualmente, Jalisco cuenta con cuatro fideicomisos de promoción turística y atracción de inversiones, que se han creado con el impuesto del 3% sobre hospedaje: el de Guadalajara y zona metropolitana, que cuenta con un presupuesto de 150 mdp; el de Puerto Vallarta, cuyo presupuesto ronda los 160 mdp; el del interior del estado y el de San Juan de los Lagos, que son mucho más pequeños por la cantidad de hoteles que tienen, y que en total suma 340 mdp.

Al respecto, Pedro Joaquín Delbouis, presidente municipal de Cozumel, dice que el gobierno de Quintana Roo ha creado su propio Consejo de Promoción Turística, garantizando 400 mdp para este año. “Creo que esto nos va a dejar quizá como los menos afectados, pero otros destinos turísticos no se que vayan a hacer, nosotros estamos sumados al proyecto estatal, esperanzados a que podamos tener por lo menos 40 mdp exclusivos para Cozumel; y vamos a aprovechar al máximo todas las ferias internacionales de turismo a las que podamos asistir”.

Pero no todos los estados cuentan con un presupuesto de esta dimensión, por lo que la desaparición del CPTM los pone en una encrucijada.

“Las empresas turísticas invertimos alrededor del 10% de nuestro prepuesto en promoción, muchísimo dinero; los estados, con el dinero que se cobra a la hotelería contribuyen también con campañas de los destinos y de los estados, pero aunque juntemos los presupuestos, la falta de un presupuesto federal, de  un Consejo de Promoción Turística, nos pone en una desventaja frente a los países con los que competimos, que cuentan con recursos federales y un Consejo de este tipo, para la promoción y para solventar cualquier crisis”, subraya Azcárraga Andrade, del CNET.

Este año es es muy probable que la participación del turismo en el PIB nacional se mantenga en los niveles actuales, pero será por una razón: el PIB nacional casi no va a crecer este año, pues otros sectores productivos también están enfrentando problemas. “El turismo va a seguir teniendo cierto crecimiento, quizás a tasas más modestas, de alrededor del 5% o menos, pero serán superiores a las tasas de crecimiento de otros sectores productivos, pero no como resultado de un crecimiento vigoroso, sino como resultado de que el resto de la economía no va bien”, concluye De la Cruz Gallegos, del IDIC.