Buscador
Ver revista digital
Empresas

Se acabó el mito del “superpeso”, y la Fed podría derribarlo por completo

15-06-2022, 8:55:16 AM Por:
Peso
© Especial

Como no era un "superpeso" real, ahora la divisa mexicana se enfrenta a las condiciones que lo han depreciado.

Hace unas dos semanas señalamos que el apelativo de “superpeso” a la tendencia de la moneda mexicana no era correcto, sólo un calificativo que dieron algunos medios y comunicadores. Habría que revisar lo que sucedió y cómo se movió el tipo de cambio en la “era del superpeso”, registrada entre los años 2012 a la mitad de 2015, para poder señalar el regreso de dicha situación con nuestra moneda.

Como no era un “superpeso” real, ahora la divisa mexicana se enfrenta a las condiciones que lo han depreciado. Así como hemos dicho en muchas ocasiones que la apreciación de la moneda mexicana en diferentes momentos de la presente administración (más concretamente a partir del año 2020 con el inicio de la pandemia), obedecía mucho más a las condiciones externas de los mercados financieros, ahora también decimos que esas mismas condiciones externas son las que acabaron en un dos por tres con el mito del nuevo “superpeso”. Veamos qué sucedió.

La Fed es la única culpable

La apreciación del peso es causa, sobre todo en los dos últimos años, del diferencial de tasas de interés vigente entre México y Estados Unidos. Ese margen, que ronda un promedio de 600 puntos base o 6 puntos porcentuales, es el que aprovechan los fondos de inversión del mundo (en su mayoría estadounidenses), para traer sus dólares, venderlos en el mercado local, los pesos obtenidos invertirlos a una tasa de interés mucho más elevada que la que se paga en dólares y, una vez realizado el beneficio, hacer la operación inversa. Así constantemente.

Esta operación, tan básica, es lo que mantenía al peso fortalecido, no eran las condiciones de la economía mexicana, algunos factores favorables en México lo facilitaban, pero sin duda era la diferencia de tasas entre México y Estados Unidos el gran factor.

Pero, si la Fed (el banco central de Estados Unidos) va a subir este miércoles su tasa de interés, y muy probablemente la subirá hasta en 75 puntos base (su mayor alza desde 1994), seguramente obligará al Banco de México a hacer algo similar, y con ello pagar una tasa de interés mucho más alta a las inversiones. Entonces, ¿qué fue lo que cambió?, ¿por qué ahora el peso se deprecia?

Miedo, la clave

Lo que ahora sucede es que los inversionistas tienen miedo, están más temerosos que hace unas semanas; la cifra de inflación del mes de mayo reportada la semana pasada en Estados Unidos fue la clave, ese dato de 8.6 por ciento anual ha provocado que se tema un incremento mucho más agresivo por parte de la Fed en la tasa de interés, y acerca a la economía de Estados Unidos a una recesión.

Por lo tanto, ante un panorama de tanta incertidumbre, con riesgos financieros y económicos al alza, los inversionistas deciden acudir a los instrumentos financieros de cobertura ideales, o tradicionales.

El primero de ellos era la onza de oro, y decimos era porque en esta ocasión dicho instrumento no sólo no ha sido demandado, sino incluso se advierte un marginal descenso en su cotización, lo que significa que no se ha incrementado la demanda.

Otro instrumento financiero de cobertura es el dólar, la moneda global. Un dato: el dólar estadounidense alcanzó el pasado lunes 13 de junio niveles máximos en dos décadas frente a una canasta de monedas, ante el temor a una desaceleración económica mundial y las expectativas a un fuerte incremento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Este dato significa que hay una caída generalizada en la búsqueda por el riesgo, se incrementa la aversión al riesgo, y existe la fuerte expectativa sobre un endurecimiento más agresivo de la política monetaria, es decir, que suben con fuerza las tasas de interés en Estados Unidos, pero debido al elevado porcentaje de incertidumbre.

Eso es lo que cambió, mientras los meses y semanas pasadas el contexto permitió que el riesgo se mantuviera más o menos estable, los inversionistas arriesgaban sus recursos en mercados emergentes como el de México, pero ante el aumento de los problemas en el mundo, y sobre todo en la principal economía, la cobertura de las inversiones es lógica, y no existe mejor cobertura en este momento que la moneda global, es decir el dólar.

El índice dólar, que mide el desempeño del billete verde frente a seis divisas subió ayer 0.6 por ciento a 105.04 unidades, con lo que registró sus máximos desde diciembre de 2002.

Carambola de la Fed afecta al bitcoin y le pegará al peso

Lo anteriormente descrito no hay divisa que lo soporte; de hecho, el peso no obstante que es una moneda muy golpeada en los últimos días, no se ha depreciado tanto como podría, toda vez que los capitales no dejan de fluir al mercado local, pero con el tiempo exigirán mayor prima de riesgo.

La aversión al riesgo explica entonces que una herramienta de cobertura tradicional como lo es la onza de oro, no sea en este momento elegida por los inversionistas. Ese mismo fenómeno está detrás del desplome del bitcoin y las criptodivisas en general durante los últimos días. En el caso del bitcoin ha pasado de 28 mil dólares el 6 de junio a 22,300 dólares al cierre de ayer, una caída de 20.35 por ciento. Los inversionistas no quieren riesgo en este momento, y al bitcoin le sobra.

Hoy miércoles, alrededor de las 13 horas de la Ciudad de México, la Fed, ese poderoso banco central, nos dirá si subió 50 o 75 puntos base su tasa de referencia. Antes del jueves de la semana pasada, la opinión era unánime en el sentido de que haría lo primero; parece que en este sentido el escenario también se ha modificado, ayer una nota de la agencia Bloomberg daba un porcentaje de 90 por ciento en la opinión de los analistas respecto a que la Fed subiría la tasa en 75 puntos base.

De ser cierto eso, en México nuestro banco central tendrá intensas presiones para subir la tasa en la misma magnitud.

Con ese aumento de tasas y con el mismo diferencial entre México y Estados Unidos, hace unos días algunos medios y comunicadores seguramente mantendrían la celebración del mito del “superpeso”.

Pero, las condiciones y circunstancias cambiaron, ya no es cuestión de tasas, ya es cuestión de riesgo y ahí ese mito cambiario de nuestro país se diluye.

MÁS NOTICIAS:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios