Responsabilidad Social

Apuestan por una tecnología con poder social y ambiental

Papel autoborrable, sitios que apoyan causas sociales y hardware para débiles visuales son algunos ejemplos de cómo las tecnológicas se suman a la RS.

07-06-2011, 10:14:22 AM

En una entrada anterior habíamos comentado que la tecnología era una pieza fundamental en el impulso a temas de Responsabilidad Social. El binomio entre la tecnología y las actividades socialmente responsables, puede permitir un manejo idóneo en la aplicación de estrategias y políticas en las empresas e instituciones de la sociedad civil.

Por parte del sector de las tecnologías se busca cada vez más no descuidar el tema de la salud, el medio ambiente y por supuesto el aspecto económico, mediante alternativas que benefician a la sociedad civil en aras de un trabajo mucho mayor eficiente.

Inclusive las empresas participan en la reducción de la brecha digital, lo que resulta fundamental, para que se promueva la conectividad de Internet, y el conocimiento general de la tecnología a todos los que intervengan en el desarrollo de procesos en las organizaciones. ¿Cómo lo están haciendo? Desde su trinchera cada empresa y organización pone su granito de arena:

Xerox causa buena impresión

Si bien es cierto que el correo electrónico y los sitios de Internet han disminuido el uso del papel en un porcentaje importante, todavía, por tradición o por necesidad, se continúa imprimiendo, generando pérdidas desperdicios y cúmulo de desechos cuando la información impresa ya fue leída y desechada.

Es por ello que empresas como Xerox buscan innovar con tecnologías como el papel autoborrable – que será implementada en breve-, permitirá que en lugar de tirar o reciclar el papel tras un único uso, los usuarios puedan reutilizarlo hasta 100 veces. Este material contiene moléculas especialmente codificadas que generan una huella después de ser expuestas a la luz ultravioleta emitida por una fina barra de la impresora. Al cabo de 24 horas, las moléculas se reajustan automáticamente recuperando su estado original, lo que elimina la impresión.

Lo impreso se borrará en un intervalo de entre 16 y 24 horas, y toda la investigación se encuentra actualmente en un desarrollo muy prematuro. Según Xerox, dos de cada cinco documentos impresos son para uso inmediato, de un solo momento y para su posterior destrucción. Con este sistema de auto-borrado se ahorraría aproximadamente el 60% del papel usado.

Ciudadanía en red

Las redes sociales han permitido que las necesidades y retos que enfrentan las minorías sean dadas a conocer, para buscar soluciones y alternativas que mejoren su situación, se lleva así una mejor ciudadanía que potencializa también la solicitud de ayuda.

Se han creado espacios en la red con iniciativas, proyectos, o campañas con fines solidarios, como casos prácticos tenemos el de: hacesfalta.org, que pertenece a una organización en la que se trabaja para impulsar la participación de la sociedad en causas solidarias, utilizando justamente las nuevas tecnologías.

El portal donarsindesembolsar.org, invita a la sociedad a conocer y respaldar  distintas causas sociales con sólo dar “click”, en el ícono que corresponda: apoyo a fondos de conservación del medio ambiente; adultos mayores; conservar raíces de la identidad mexicana; o subsidios para niños y niñas de escasos recursos. No es exigible que se registre el interesado.

Su misión refleja el hecho de generar una cultura de la responsabilidad social en México, a través del desarrollo de alianzas entre empresas y organizaciones de la sociedad civil y su difusión en medios de comunicación.

Acceso total

Resulta plausible el pleno acceso a la tecnología que se brinda a las personas con discapacidad,  tanto en el uso de software o hardware para oficinas,  escuelas, oficinas o su propia casa. Las opciones para personas con debilidad visual, auditiva o motriz, cada vez son más extensas.

El software de nueva generación otorga la posibilidad de leer textos en la pantalla en voz alta, o de escribir texto mediante dictado, así como acceder a un teclado virtual.

Existen ya modernos lectores de texto para personas con debilidad visual a través de una voz electrónica, o amplificadores de texto que incrementan la imagen en una pantalla de computadora, de utilidad también para personas de la tercera edad que se les dificulte la lectura.

Un caso de éxito en este sentido, es la Sala Braile de la Biblioteca José Vasconcelos, que cuenta con 15 computadoras configuradas con un software parlante para personas ciegas; así como  amplificadores de imágenes para débiles visuales y 4 impresoras Braile. Esta sala es una de las más completas, cuenta con toda la tecnología para integrar a las personas con ceguera a la tecnología.

Cuenta con 10 escáneres que convierten texto a audio, 10 amplificadores de texto que permiten ajustar el contraste, en cuanto al color del fondo y de la letra, de acuerdo con las necesidades del usuario y 3 radiograbadoras de cassettes.

Esta es la manera en la que las empresas de tecnología pueden acortar la brecha digital para apoyar a grupos minoritarios, o cómo la tecnología se vuelve una herramienta para catapultar proyectos de Responsabilidad Social.

También podría interesarte:

Comentarios