revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Empresas

¿Por qué Amazon, Airbnb y Netflix deben pagar más impuestos en México?

Los impuestos acechan a Amazon, Airbnb y Netflix en México. Una propuesta avanza para incrementar su carga impositiva el próximo año

08-08-2019, 8:08:06 AM
Netflix, Spotify y Amazon

Las plataformas digitales, como Amazon, Netflix, Airbnb o Spotify, se encuentran en la mira del gobierno mexicano para ser incluidas en un esquema fiscal que permita una mayor recaudación de impuestos. Hoy, el desafío es establecer un modelo impositivo que no afecte a los consumidores y el desarrollo de la economía digital.

La iniciativa surgida en la cámara baja está encaminada a que las empresas que tienen su domicilio fiscal en otros países, pero que prestan servicios en México, paguen impuestos por los ingresos que reciben de los consumidores locales, pero que no transgreda el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador de no crear nuevas cargas impositivas en los primeros tres años de su administración.

Alfonso Ramírez, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, dijo que el grupo parlamentario del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) presentará una propuesta para gravar los servicios y productos que se ofrecen a través de las plataformas en línea.

“Las empresas deben pagar el porcentaje del ISR (Impuesto Sobre la Renta) por las ganancias que obtienen, es así como este impuesto se cobra a la empresa, pero, en el caso del IVA, las compañías son el puente para obtenerlo, porque cobran el gravamen a los clientes y después lo entregan al fisco, por lo que es probable que, de aplicarse a las plataformas digitales, el costo de sus servicios se incremente 16%”, aseguró Edilberto Castro, consultor fiscal.

Este miércoles 7 de agosto, la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) firmó un convenio con la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados con la intención de actualizar la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), ya que se ha visto rebasada por la economía digital.

“La legislación actual presenta problemas prácticos para recaudar el impuesto”, aseguró la Prodecon.

La propuesta de la Prodecon y la Cámara de Diputados tienen la intención de tomar en cuenta las recomendaciones de la Organización de Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras se prevé que la recaudación se realice a través de un mecanismo de retención a través de la alternativa de un registro para que las plataformas calculen y paguen su impuesto.

“Se propone establecer una retención del 10% únicamente para efectos de IVA en la prestación de servicios”, dijo Prodecon.

La propuesta para gravar a las empresas de la economía digital se presentará durante el próximo periodo de sesiones, que inicia el 1 de septiembre, y estará considerada dentro del Paquete Económico para 2020, que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentará ante el Congreso a más tardar el 8 de septiembre.

“Nos hemos dado a la tarea de analizar cuidadosamente las prácticas y recomendaciones, para identificar los aspectos que pudiesen enriquecer la propuesta”, dijo el diputado Ramírez Cuéllar en un comunicado emitido el 31 de julio.

Lee: El SAT se impone: hará que Uber, Cabify y Rappi paguen impuestos

Reuters Amazon, Uber y Airbnb podrían pagar impuestos en México

¿Por qué la economía digital debe pagar impuestos?

Las empresas constituidas de forma física (con una oficina de ladrillo y cemento) en México tienen la obligación fiscal de pagar al fisco Impuesto Sobre la Renta (ISR), y en algunos casos el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que se aplica al consumo.

Sin embargo, el esquema de tributación tradicional deja fuera a las compañías digitales, dado que ubican su domicilio fiscal en otro país o sus oficinas son virtuales, situación que abre un hueco para que eviten el pago de impuestos en los países en donde generan ganancias, y al mismo tiempo, complica su fiscalización.

La pérdida recaudatoria por estas inconsistencias del sistema tributario a nivel mundial, conocida como Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés), oscila entre 100,000 millones y 240,000 millones de dólares al año, de acuerdo con datos de la OCDE.

En México, el impacto de la elusión y la evasión fiscal ha disminuido; no obstante, en 2016 fue equivalente a 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con el estudio ‘Evasión Fiscal Global en México’ de la Universidad de las Américas Puebla.

“La ley de ISR establece la obligación de que las empresas extranjeras paguen impuestos en México, el problema es que no han sabido cómo implementar el cobro, entonces hay una posibilidad para regular para que paguen su parte proporcional sin que para ello se requiera una nueva reforma fiscal”, comentó Castro.

La Ley de ISR dictamina que los residentes en el extranjero que tengan un establecimiento permanente en el país, están obligados a pagar el gravamen respecto de los ingresos procedentes de fuentes de riqueza situadas en México, aun cuando no tengan un establecimiento permanente en el país.

Lee: Diputados quieren impuestos por tus compras en Amazon, Uber y Airbnb

Depositphotos.com
Depositphotos.com

Un acuerdo con Uber, Rappy y Cabify

El cobro de impuestos a las plataformas digitales en México -de implementarse el año próximo- podría requerir ajustes al esquema tributario que contempla la OCDE, y que también adoptarán los países que integran el Grupo de los 20.

El gravamen ya se aplica en algunos países de la Unión Europea, como Reino Unido, España y Francia; no obstante, las naciones están comprometidas a implementar la legislación tributaria que delinea la OCDE, una vez que esté lista.

En España, el gobierno impuso un impuesto de 3% a los ingresos de empresas multinacionales que tengan una facturación anual superior a los 7,500 millones de euros, tres millones de ingresos por las operaciones en el país al que harán el pago y tengan más de 100,000 usuarios.

“México debe estar en línea con la OCDE para evitar un conflicto internacional, pero para cuando este esquema esté listo México podría aplicar una segunda implementación de reglas que podrían contemplarse dentro de una reforma fiscal”, dijo Roberto Colín, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM).

La propuesta de Alfonso Ramírez no es el primer esfuerzo para gravar a las empresas de la economía digital en México. Javier Salinas, diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), presentó una iniciativa para gravar a las plataformas digitales que era similar al esquema que se adoptó en España en marzo de este año, pero no prosperó.

En tanto, Uber, Rappy y Cabify acordaron con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) retener los impuestos de las ganancias de los conductores y repartidores a partir del 1 de junio, aunque este esquema no considera las ganancias que las empresas obtienen en México.

Rappi, Uber y SAT
Aplicaciones como Uber, Rappi y Cabify pagarán impuestos en México

Por su parte, Airbnb mantiene acuerdos con siete estados de la República Mexicana, entre ellos Ciudad de México, en donde realiza el pago por la Prestación de Servicios de Hospedaje, como lo hacen los hoteles. Además, mantiene colaboración con los gobiernos de cinco estados más.

“La compañía mantiene un fuerte compromiso de trabajar con gobiernos que busquen soluciones regulatorias justas que promuevan la innovación y el desarrollo turístico, en favor de las comunidades locales”, dijo Airbnb en un correo electrónico.

Para Roberto Colín, gravar las ganancias de las plataformas digitales ayudará a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a elevar los ingresos por IVA e ISR, que de enero a mayo tuvieron un ligero avance, de 1.7% y 0.6%, respectivamente.

El gobierno mexicano tiene el reto de incrementar la recaudación fiscal sin acudir a la creación de nuevos impuestos, aunque también enfrenta la disyuntiva de no afectar la oferta y demanda entre empresas, así como de consumidores dentro de la llamada economía digital.

México se ubica como el país miembro de la OCDE con la recaudación de impuestos más baja, ya que los ingresos fiscales representan tan sólo 16.2% del PIB nacional.

Alto Nivel consultó a Alfonso Ramírez, y a Netflix para conocer su postura, pero no se tuvo respuesta hasta el cierre de esta edición. Amazon, por su parte, dijo que no tienen una opinión sobre el tema.

Por ahora, el convenio entre la Prodecon y la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados toma en cuenta los comentarios de las cámaras, asociaciones empresariales y profesionales que se recibieron durante de la consulta pública de finales de 2018, que incluyen que la retención no aplique a servicios específicos como telefonía, internet, hospedaje, restaurantes, hospitales, bancarios, por mencionar algunos.

Los gigantes de las plataformas digitales escriben un nuevo capítulo en la economía digital, mientras pronto se podrá saber si los costos impositivos serán absorbidos por los socios, consumidores o las propias empresas. La historia de los impuestos aún no termina.

Lee: ¿Qué pasa en la batalla frente a Google, Facebook y Amazon?

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios