Negocios

¿Se acabó el boom de la venta de autos en México?

Los grandes récords de ventas de autos quedaron atrás, y en 2017 se registró una caída de más del 4%. Te explicamos qué pasó y si existen posibilidades de que retornen las cifras históricas de los últimos años.

04-01-2018, 5:36:51 PM
produccion-autos

Tras siete años al alza y varios récords históricos, la venta de autos nuevos en México perdió potencia, al registrar una caída de 4.6% en 2017, año en el que se comercializaron un total de 1,530,317 vehículos ligeros, 73,355 unidades menos que en 2016 (1,603,672 unidades) y que hasta ahora es la cifra más alta alcanzada en la historia de la industria automotriz en el país.

La comercialización de vehículos nuevos en el país no pudo mantener el brío de años anteriores, a pesar del buen arranque, con tres meses de ventas al alza (enero +3%, 123,260 unidades; febrero +6.5%, 117,970; y marzo +17.2%, 137,012 vehículos), que hacían pensar que la industria tendría otro año récord, pero no fue así. En abril se dio el primer aviso, con una caída de 3.3%. Y aunque el siguiente mes (mayo) se registraría un ligero repunte (+1.1%), después vino la hecatombe con siete meses consecutivos a la baja.

¿Qué fue lo que pasó? De acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), en 2015 y 2016 el comportamiento del mercado mexicano fue inusual, al recuperarse la demanda rezagada, situación que llevó a la industria a enfrentar una base de comparación muy elevada en 2017, que estaba fuera de línea de tendencia y que era muy difícil de sostener.

En 2015, la venta de autos nuevos alcanzó 1.35 millones de unidades, cifra 19% mayor que la registrada un año antes (1.13 millones); mientras que en 2016 fueron 1.6 millones, un avance de 18.6%.

No obstante, hace tres años, la AMDA había pronosticado que en 2017 se venderían 2 millones de vehículos, gracias a un mayor acceso al financiamiento y un menor ingreso de autos usados, pronóstico que no se cumplió.

Año complicado

¿Qué podemos esperar para este año? Probablemente ventas similares a las del 2017 o una ligera caída. Y es que, el 2018 será un año complicado para la economía mexicana, debido al proceso electoral que viviremos el 1 de julio, fecha en que los mexicanos elegirán Presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados federales.

Lee Las fechas clave en 2018

También por la renegociación del TLCAN y la recién aprobada reforma fiscal en Estados Unidos, promovida por el presidente Trump, cuyo objetivo principal es repatriar las inversiones estadounidenses, al hacer más competitivo, fiscalmente hablando, a la nación aun más poderosa del mundo.

Esto, sin duda, podría impactar en la demanda interna de nuestro país, afectando la venta de autos nuevos y de otros bienes duraderos, al menos en el primer semestre del año. No obstante, habrá que esperar las cifras del primer trimestre (enero, febrero y marzo) para darnos una idea más clara de lo que podría pasar este año en cuanto a la comercialización de vehículos nuevos, donde el financiamiento y un menor ingreso de autos usados serán claves para mantener a flote las ventas.

Mal y de malas

El 2017 será un año para olvidar para 14 de las 29 marcas automotrices que agrupa la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), al registrar retrocesos en sus ventas.

Sobresalen los resultados obtenidos por las cinco grandes: Nissan, General Motors, FCA México y Ford, que en conjunto representan el 67.9% de las ventas de vehículos nuevos en el país y que en 2017 registraron caídas de 9.1%, 16.2%, 2.9% y 17.7%, respectivamente.

Sorprende el retroceso registrado por Nissan, líder en ventas de autos nuevos en el país y que el año pasado dejó de comercializar el modelo Tsuru, uno de los autos más vendidos en el mercado mexicano. Este año dejará de vender otro de sus caballitos de batalla: el Tiida, cuya producción en la planta de Cuernavaca terminará en junio de este año. El modelo no tendrá sustituto. Al parecer, Nissan apostará por el modelo Versa, uno de los más vendidos en el país.

¿A prueba de crisis?

Pero no todo son malas noticias. También hubo marcas como Kia y Hyundai, para las que el 2017 fue un año de ensueño, al registrar incrementos en ventas de 49.2% y 28.2%, que les permitieron posicionarse en el séptimo y décimo lugar de ventas de autos nuevos en el país, respectivamente. La primera llegó a suelo mexicano en 2015 y la segunda un año antes, en 2014.

En el segmento de lujo destacan Mercedes Benz y BMW, con crecimientos en ventas de 21.9% y 6.6%, respectivamente. Ambas ya producen vehículo premium en el país, lo que les permitirá afianzarse en el segmento de lujo.

Comentarios