Negocios

Río 2016: el negocio de una Olimpiada

Río de Janeiro, ciudad que albergará los Juegos Olímpicos de 2016, espera superar los 3 mil millones de dólares generados por Beijing en 2008.

25-03-2010, 4:37:11 PM

Los Juegos Olímpicos de Beijing significaron para China ingresos cercanos a los 3 mil 200 millonesde dólares, en sólo 17 días; cifra similar a la obtenida por los bancos mexicanos durante el primer semestre de este año, los que a pesar de la crisis, lograron superar en 7.4% las ganancias obtenidas en igual periodo de 2008.

Datos como estos dejan en evidencia el potencial negocio que representa un encuentro deportivo de esta envergadura. Si bien, el Barón Pierre de Coubertin decidió crear en 1892 los Juegos Olímpicos Modernos con la idea de transformarse en un acto “unificador de naciones”, inspirado en los antiguos Juegos de Grecia, al correr de los años este evento se ha transformado en un fuerte negocio desde donde se le mire.

La ciudad brasileña, Río de Janeiro, anunciada hace algunas semanas como el próximo organizador del evento deportivo por el Comité Olímpico Internacional (COI) en Suiza, no se aleja de esta realidad.

En palabras de su propio presidente, Lula Da Silva: “El país aprovechará los buenos vientos económicos”, anunciando una megainversión de 11 mil millones en infraestructura. De este modo, la ciudad busca repetir el éxito económico obtenido en 2007, año en el que la propia ciudad acogió los Juegos Panamericanos, donde se generaron “ganancias” cercanas a los 60 millones de dólares.

Buenas razones son buenos negocios
“Un evento deportivo, de las dimensiones de unos Juegos Olímpicos, eleva las entradas per cápita a largo plazo, pues el mero compromiso de realizar grandes eventos internacionales convierte al país anfitrión en una atracción para inversiones desde el exterior”, asegura Tobias Kirkendorf, del Instituto para la Investigación del Desarrollo y la Política del Desarrollo (IEE) de la Universidad de la Cuenca del Ruhr en Bochum.

Respecto al estudio denominado “Los efectos de mega eventos en economías emergentes”, el académico dice que “son evidentes las ganancias que se experimentan en mejoras de infraestructura, disfrutando de bienestar, modernización y logrando avances hacia estándares de vida de las naciones más desarrolladas”.

Turismo: la panacea de los juegos olímpicos
La elección de Río de Janeiro como sede de los Juegos en 2016 impulsará el turismo en Brasil y otros países de Latinoamérica. “Nos organizaremos con otros países sudamericanos para intentar atraer visitantes hacia Argentina, Chile, Colombia o Perú”, aseguró el viceministro brasileño de Turismo, Mario Moyses.

Entre los proyectos de estudio figuran la ruta de los Incas; que incluye a Perú, Bolivia y Chile, circuitos en Patagonia con Argentina y chile, y la creación de un “pasaje de avión común”.

En cuanto a proyectos internos, Brasil invertirá unos 20 mil millones de dólares para la construcción de un tren de alta velocidad entre Río y Sao Paulo para 2014, año en que el país sudamericano albergará la Copa Mundial de Fútbol.

Para ello, el gobierno de Lula desplegará 25 mil 900 millones de dólares en la construcción de instalaciones deportivas y en la mejora de carreteras, transporte público y residencias hoteleras.

Desafíos para la organización
Durante los próximos años Brasil se verá enfrentado a un tremendo desafío: Por primera vez en su historia, deberá organizar unos juegos olímpicos (2016) y un mundial de fútbol (2014) con una diferencia de sólo dos años.

Otro tema que preocupa es el de la protección al medio ambiente, en especial el deterioro que puedan sufrir sus playas, las que serán escenario de diversas disciplinas acuáticas. Para evitar un desastre, el gobierno brasileño ha previsto inversiones cercanas a los 4 mil para la limpieza de los mares.

Por último, su presidente Lula Da Silva, se ha comprometido en impulsar la plantación de unos 214 millones de árboles, para neutralizar los gases de efecto invernadero.

 

Comentarios