Negocios

Restaurantes en tiempos difíciles

Un negativo balance dejó 2009 para el sector restaurantero impactado por la crisis económica y de salud. ¿Qué medidas se tomarán para repuntar?

30-03-2010, 7:49:57 AM

Definitivamente 2009 no fue un buen año para el sector restaurantero del país y al parecer 2010 no vislumbra como un periodo de excesiva recuperación.

Durante el año pasado las perdidas ascendieron a mil 500 millones de pesos, vale decir, un retroceso de 10% respecto a 2008 debido a la situación económica que vivió el país y los duros embates que ocasionó la epidemia de la influenza.

El escenario actual se augura complicado, pues “prácticamente todo subió y estamos inmersos en una crisis por el alza de impuestos y de alimentos”, señala Francisco Mijares, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Por ello, el sector ya prepara medidas que buscan mantener en pie los restaurantes sin pérdida masiva de empleos y sin afectar exageradamente el bolsillo de los clientes.

Sin ir más lejos, por ejemplo, el sector restaurantero sólo en el estado de México 86 mil empleos directos y 140 mil indirectos.

La primera de las acciones de la Canirac apunta al convenio de cooperación y  alianza con la Confederación Nacional Turística (CNT), que encabeza Miguel Torruco Marqués.

Este convenio establece que ambos organismos demandarán la deducibilidad del consumo en restaurantes por concepto de comidas de negocios en 50%, tal como ocurre en Estados Unidos y Canadá.

La CNT ha mostrado gran apoyo y solidaridad para con la Canirac y manifestó incluso que es preferible tener restaurantes llenos con empresarios motivados que empresas al borde de la quiebra, con mermas en la tributación al erario, contribución al desempleo y fomento del comercio informal.

Además, el organismo del turismo mencionó que insistirá ante las autoridades para que no se requiera en forma anual la renovación de la licencia para venta de alcohol en los municipios y delegaciones, pues ello provoca corrupciones por parte de algunos funcionarios que desmotivan la inversión.

Las alzas…una realidad impostergable
En segundo lugar, se erige la medida probablemente más importante de todas: el ajuste de los precios en las cartas de los restaurantes.

Cada local lo hará de acuerdo a sus condiciones, pues “la mayoría de los negocios está estudiando la forma de subsistir” dice Mijares.

En este mismo sentido, señaló que muchos propietarios de establecimientos deberán recurrir a “estrategias” de promociones para poder mantener su clientela, por ejemplo, si un platillo llevaba un corte de carne de 400 gramos ahora será de 200 gramos.

Los restaurantes de Jalisco, en tanto, reconocen que el incremento irá entre 10 y 14% en los precios del menú.

La razón del alza responde a que el mayor precio en los alimentos ha propiciado el ausentismo de los clientes en los restaurantes de la zona metropolitana de Guadalajara y en general en el territorio jalisciense.

“Cerramos el 2009 con alrededor de 15 a 20% de baja en las ventas y no pudimos recuperar todo lo que venimos arrastrando en el año”, dice German Rios Cumplido, delegado en Jalisco de la Canirac.

Y aseveró que el inicio del año fue complicado y difícil porque el incremento en los precios los impactó en el menú; “en promedio una persona invierte 120 pesos por consumo en un restaurante y la expectativa para la Canirac era aumentarlo 10% más y quedara en 135 pesos por persona”, declara.

Sin embargo, por lo escalonado de los costos es que se tendrá que reorientar y esperar, para otro momento, analizar elevarlo. “Durante el fin de año bajaron las posadas, bajaron los eventos organizados así como los banquetes (…), creo que el mensaje fue muy claro y la situación va ser definitivamente muy complicada este año”, afirma.

El representante de Jalisco aclaró que se realizó un estudio en los 125 municipios de la entidad a fin de darse una idea sobre los impactos de la recesión económica, el resultado arrojó que alrededor del 3% de los restaurantes (mediano y pequeño) no logró sobreponerse a la crisis, otros más se vieron afectados por la alerta sanitaria por la influenza y en algunos incidió la falta de capacitación.

Demandas del sector
Sin duda que el sector restaurantero no lo está pasando bien y entre sus demandas surge el que se les proporcione mayores incentivos a los empresarios del ramo, pues las ventas son bajas y esto impide contratar a más personas.

Al respecto, el ex presidente de la Canirac, Álvaro Muñoz Infante, declara que “el sector empresarial mexicano ha sido el más castigado en los últimos años en cuanto al pago de impuestos y los restauranteros se han visto en serias dificultades porque el consumo es bajo, debido a la pérdida del poder adquisitivo”.

En Puebla, por ejemplo, se señala que la restricción del crédito bancario ha detenido la creación de 20 nuevos restaurantes que implican una inversión de seis millones de pesos.

Arturo Delgado Ramírez, presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Aprepsac) lamenta el que, a su juicio, los esquemas de financiamiento públicos aún resulten insuficientes.

La Aprepsac prevé que este escenario continúe en 2010, limitando los proyectos empresariales en expansión, remodelación y nuevos restaurantes.

En cuanto a la situación de Puebla, Delgado Ramírez precisa que alrededor de 70 restauranteros han solicitado planes de financiamiento, no obstante apenas a cinco se les ha autorizado el crédito por montos menores a los solicitados, ante lo cual, el líder empresarial exigió se de continuidad al crecimiento económico tomando los riesgos que ello implica.

En tanto, la tasa de interés que la banca privada ofrece a los empresarios oscila entre 1.8 y 2% mensual, cifra que no resulta competitiva a nivel nacional, aseguraron los empresarios restauranteros, mientras que el financiamiento público es de 1%; sin embargo, según ellos, nunca se cumple con lo prometido.

A pesar de esto y de la escalada de precios, los empresarios poblanos se comprometieron a no incrementar el costo de sus menús y dirigir el aumento de insumos a las bebidas alcohólicas, a fin de no afectar más la economía de las familias poblanas y su nivel de asistencia.

Además, Delgado Ramírez adelantó que en febrero se inaugurarán dos nuevos restaurantes en la zona del Parque Industrial Finsa, que implicaron una inversión de 2.5 millones de pesos; sin embargo, se estima que la apertura se prolongue hasta que mejore el escenario económico y se reactive la liberación de créditos.

www.altonivel.com.mx

También podría interesarte:

Comentarios