Buscador
Ver revista digital
Negocios

¿Por qué es importante el lanzamiento del Crew Dragon de Space-X y la NASA?

29-05-2020, 3:19:30 PM Por:
SpaceX
© Reuters

El éxito de esta misión significa la continuidad de un contrato de 2,600 millones de dólares para Elon Musk. Además, puede despegar un negocio de un billón de dólares para la industria aeroespacial.

De ocurrir conforme a lo planeado, este sábado a las 15:22, hora local, los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken conducirán el primer vuelo tripulado de Space-X desde suelo estadounidense (Cabo Cañaveral, Florida) hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) en casi diez años.

Si tomamos en cuenta la inversión anual de la exploración espacial (62 mil millones de dólares) y el fallecimiento de 30 personas durante los viajes al espacio o el entrenamiento, entendemos que el alto costo y el riesgo que implica la aventura espacial son obstáculos que no todos están dispuestos a enfrentar.

Con las fallas experimentadas por el Apolo 13, que pusieron al borde de la muerte a sus astronautas y asustó a muchos políticos (como el expresidente estadunidense Richard Nixon), la era de oro de la exploración del espacio llegó a su fin. En la opinión de Casey Dreier, director de Política Espacial de la Planetary Society, “la exploración del espacio está sujeta a la opinión pública y al apoyo político”.

No obstante, a poco más de 50 años del primer alunizaje, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) decidió retomar aquel primer envío y emprender nuevos proyectos en sociedad con empresas privadas como SpaceX. En este marco, la agencia gubernamental se ha fijado llegar a Marte en un corto plazo. Al respecto, durante su periodo como Director de la NASA, Charles Bolden expresó que la inversión pública en los proyectos con la empresa fundada por Elon Musk tiene entre sus objetivos “mejorar la calidad de vida actual y prepararse para enviar astronautas de Estados Unidos a Marte en 2030”.

Además del impacto mediático mundial que el “relanzamiento” de la era espacial en Estados Unidos ha causado, la amalgama de intereses públicos y privados que lo rodea abre un amplio abanico de oportunidades para distintos sectores.

Con base en cifras de Morgan Stanley, Visual Capitalist, plataforma de datos enfocada a mercados, tecnología y economía global, proyecta que el presupuesto dedicado al sector para 2025 será de 459 mil millones de dólares y que mantendrá una tendencia alcista hasta 2040, cuando se ubicará en 1.05 billones de dólares.

Para conocer más sobre el lanzamiento de la nave Crew Dragon y sus efectos en la industria aeroespacial, echemos un vistazo a estos sectores relacionados:

Lee: Mal clima aplaza el despegue de Crew Dragon de Space-X

Empresarial

Si bien SpaceX ha realizado envíos de carga a la EEI con regularidad, iniciar el transporte de astronautas por medio de su cápsula Crew Dragon representa un reto especial porque, de pasar la prueba, este vehículo se convertirá en el nuevo taxi de la NASA, que busca prescindir de los servicios rusos.

¿Qué implicaciones adicionales tiene? De resultar exitosa, la misión Demo-2 de Crew Dragon significa la continuidad de un contrato por 2 mil 600 millones de dólares, que incluye seis misiones operativas a la Estación Espacial Internacional.

Dadas las oportunidades de negocios, la empresa de Elon Musk no es la única interesada. Según la Space Foundation, un centro de innovación y educación enfocado a fomentar la participación del sector privado en el progreso espacial, tres grandes sectores dominan la economía alrededor de esta industria aeroespacial: Productos y servicios con el 55% de la participación (diseños que cubren necesidades específicas en telecomunicaciones, navegación, monitoreo del clima y predicción de desastres); Infraestructura, con el 55% (construcción de vehículos espaciales, de exploración, estaciones en la Tierra y en el espacio, etc.); y Gobierno, que aglutina el 20% (satélites, meteorología y monitoreo geográfico, entre otros).

Estimaciones de Morgan Stanley y Goldman Sachs indican que, más pronto de lo esperado, empresas de nueva creación pueden cambiar el avance de esta industria en el plano económico. Datos como el siguiente son reveladores: entre 2000 y 2005 la inversión privada en este terrero alcanzó 1,100 millones de dólares, lo que contrasta con los 10,200 millones invertidos entre 2012 y 2018.

Otro botón de muestra es la empresa Boeing, que en 2014 obtuvo un contrato de 4 mil 200 millones de dólares para transportar tripulantes de la NASA a la estación espacial en su nave CST-100 Starliner.

Además de SpaceX, las organizaciones con mayor participación en este mercado son Blue Origin, de Jeff Bezos, fundador de Amazon y el hombre más rico del mundo, que hace vuelos suborbitales y orbitales, así como Virgin Galactic, de Richard Branson, que busca comercializar los primeros viajes de turismo espacial a gran escala. Destacan también empresas como Deep Space Industries, que busca la explotación de recursos mineros e incluso la cadena DoubleTree Hilton, primera en hornear galletas fuera de la tierra. Houston, we have cookies!

Innovación tecnológica

“Cuando Elon Musk decidió fundar su propia compañía de cohetes, todos pensaron que debía estar loco”, recuerda Stephen Petranek, el escritor de Cómo viviremos en Marte durante una entrevista para la serie de docuficción “Mars”, disponible actualmente en Netflix. No obstante, hoy en día “SpaceX tiene el mejor récord de lanzar objetos que prácticamente cualquier otra compañía en el mundo”, asevera.

La reusabilidad para abatir los costos de las actividades espaciales era uno de los objetivos principales para la empresa de Musk; con el éxito de la misión Demo-2, esto puede considerarse obstáculo superado.

Por otro lado, la idea de colonizar Marte seguramente arrojará una serie de beneficios que se reflejarán en la vida cotidiana en la Tierra. Para alcanzar esa meta “se necesitará oxígeno, agua y una fuente de calorías” dice Neil deGrasse Tyson, director del Planetario Hayden y conductor de la serie “Cosmos”. También serán necesarias tecnologías para generar energía, protegerse de las tormentas de arena, impresoras 3D de máxima eficiencia… la lista puede prolongarse mucho más. Todo esto genera posibilidades amplias de nuevos sistemas y aparatos que, al mismo tiempo, faciliten la vida en la Tierra.

Lee: Elon Musk y su propuesta de bombardeo nuclear a Marte

Turismo

El éxito de Crew Dragon representará el inicio de una era en la que empresas privadas vendan viajes a gobiernos o a cualquier persona dispuesta a pagar para ir al espacio.

Según “The space race”, segundo capítulo de la serie “Historia: Nivel 1” (History 101, Netflix, 2020), 563 personas han viajado al espacio; de estas, sólo ocho han sido turistas.

Gracias a la reducción de costos, la tendencia está por cambiar. Dennis Tito, el primer turista espacial, pagó 20 millones de dólares en 2001 por viajar al espacio. En contraste, las estimaciones señalan que en el transcurso de la presente década los tickets de prepago para un viaje suborbital con Virgin Galactic costarán 250 mil dólares.

Se prevé que hacer un viaje al espacio al menos una vez en la vida sea una posibilidad real para cada turista antes de llegar a 2030.

Recursos y supervivencia

Los cálculos de científicos y expertos son coincidentes: en menos de un siglo, ciertos recursos en el planeta Tierra se agotarán. La tendencia es creciente; año con año consumimos con mayor velocidad los recursos que podemos producir en 12 meses.

Con el aumento de la población, la conquista espacial puede resolver, entre otros problemas, la escasez de recursos y hacer viable la transferencia de basura fuera del planeta.

“Debemos ir a Marte porque eso nos protege de la extinción. Hay todo tipo de cosas que pueden pasar en la Tierra y matar a todos los humanos del planeta, pero una vez que haya humanos en dos planetas, las probabilidades de extinción caen a cero”, asevera Andy Weir, autor de la novela “The Martian” que inspiró la película homónima dirigida por Ridley Scott.

Se estima que incluso pequeños asteroides pueden contener cantidades nada despreciables de recursos valiosos como platino y agua.

Lee: ¿Quieres viajar al espacio? Ya puedes invertir en Virgin Galactic

Defensa y Geopolítica

Como se explica en “The space race” (Netflix), la exploración del espacio surge del temor de las superpotencias (Estados Unidos y la hoy extinta Unión Soviética) ante la amenaza nuclear después de la II Guerra Mundial, en el escenario de la Guerra Fría. En ese contexto, era importante desarrollar los mecanismos para transportar armas de manera rápida, sin que el enemigo lo advirtiera, dando paso al desarrollo de cohetes y misiles balísticos que, por ejemplo, permitieran cubrir las 4 mil 860 millas que separan a Moscú de Washington.

Las condiciones geográficas han cambiado mucho desde entonces, pero no los objetivos. El gasto de los países en la exploración espacial busca resguardar las fronteras, espiar a naciones enemigas, defender a la sociedad de amenazas dentro del planeta (reales o ficticias), así como a la humanidad de las extraterrestres, los asteroides, por ejemplo.

La inversión con objetivos militares está encabezada por Estados Unidos y China, con el 36% y 14% de la inversión total registrada hasta 2018. Según el sitio especializado Spacenews.com, Arabia Saudita, la India, Francia y Rusia les siguen de lejos con inversiones marginales que oscilan entre el 3.7 y 3.4% de la inversión total.

Por si esto fuera poco, hoy existen 15 organismos espaciales internacionales capaces de hacer lanzamientos de forma independiente, incluidos los de Irán, Israel, Corea del Sur, la India, Ucrania y Corea del Norte.  

crew dragon elon musk industria aeroespacial Jeff bezos nasa space x virgin galactic
mm Comunicador y analista. Se ha desempeñado como creador de contenidos para medios tradicionales y online de la IP e instituciones públicas.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios