Negocios

Nuevos negocios energéticos y verdes

El panorama del comercio ‘verde’ ha cambiado, lo que constituye un contexto adecuado para la generación de estos productos.

26-03-2010, 11:49:14 AM

Durante los años noventa, diversas entidades impulsaron la idea de crear productos “verdes”, llamados así porque en su producción se siguen estándares que favorecen una mayor protección ambiental. El papel reciclado y el café orgánico son algunos ejemplos.

Desgraciadamente el mercado no ha reaccionado con la fuerza esperada debido a varios factores; en primer lugar estos productos implican un sobreprecio si se compara con aquellos producidos de manera convencional y los consumidores no están dispuestos a absorber este “mayor costo”.

Por otro lado, existe muy poca difusión de estas iniciativas y de sus ventajas asociadas y finalmente las instituciones públicas y privadas no han impulsado (hasta hace poco) la adquisición de éstos.

Sin embargo, este desalentador panorama ha ido cambiando, tanto por solicitud de los consumidores, como por iniciativa de los gobiernos y las empresas que reconocen en ello una necesidad.

El negocio verde evoluciona
Uno de los nuevo productos verdes provenientes del sector ganadero es la fabricación de biocombustibles gaseosos (biogás) derivado del estiércol. Este proyecto fue presentado por productores y autoridades del sector agropecuario y busca mejorar la situación actual de estos productos.

En vísperas del “Día del Establo Verde 2009” a llevarse a cabo en Torreón este 18 de noviembre, se anunció que más de 300 establos cuentan con el potencial para implementar sistemas biogestores para el aprovechamiento de estiércol de ganado bovino para la generación de energía y el cuidado del medio ambiente.

¿Cómo? El biogás se genera por las reacciones de biodegradación de residuos vegetales y animales (por ejemplo, estiércol animal o humano, aguas negras y residuos agrícolas), mediante la acción de microorganismos en ausencia de aire (anaeróbico).

Generalmente, el biogás es producido en biodigestores, el cual es un sistema que aprovecha la digestión anaerobia de las bacterias que ya habitan en el estiércol, para transformar este en biogás y fertilizante.

El biogás puede ser empleado como combustible en las cocinas, iluminación y calefacción doméstica y, en grandes instalaciones, se puede utilizar para alimentar un motor que genere electricidad.

“Hace algunos años hubo una compañía que vino a promover los bonos de carbono, pero dejaron mucha infraestructura sin funcionar y desaparecieron de la región, pero queremos que se retome esta inversión” dijo Mario Valdés Berlanga, presidente de la Unión Ganadera Regional de La Laguna.

Nuevos actores en el mercado El negocio se ve tan auspicioso que algunas empresas de telecomunicaciones como Siemens han iniciado este recorrido.

La empresa alemana entrará de lleno a proyectos verdes en el país participando en el primer proyecto de energía eólica en México en 2010, según anunció Louise Goeser, directora general de Siemens Mesoamérica.

Se trata de un proyecto denominado “Los Vergeles”, una de las granjas eólicas más grandes del país, con capacidad de 160 megawatts, que proveerá de energía limpia a más de 40 localidades en Tamaulipas.

Petróleos Mexicanos (Pemex) no ha querido quedarse atrás y se encuentra desarrollando un proyecto que busca implementar tecnología capaz de generar electricidad mediante el procesamiento de basura urbana, denominado “Generación de energía eléctrica por gasificación convencional”.

Su principal objetivo es transformar la basura en un gas que sea combustible y se pueda aprovechar para generar electricidad.

Del mismo modo, la compañía “Frontera Renovable”, subsidiaria de la estadounidense American Shoreline, inició hace algunos meses un proyecto para generar energía eólica en Matamoros con una inversión estimada de 200 millones de dólares.

Así, decenas de empresas en México comienzan a entender los nuevos rumbos y la importancia que representa la elaboración de productos y energía verde en México. Cambio que no sólo parte de una conciencia del sector empresarial, sino de un cambio en las necesidades de las personas.

La generación ‘verde’ Según un estudio realizado a comienzos de año por “Consumer Electronics Association” (CEA), organización comercial para la industria electrónica en los Estados Unidos, reporta que la mayoría de consumidores está dispuesto a pagar más por productos que no dañen al medio ambiente.

Lo interesante de este resultado es que 89% de los consumidores busca aparatos electrónicos que tengan un bajo consumo, pero 53% de ellos también está dispuesto a pagar más por productos totalmente verdes, por ejemplo, las nuevas MacBook que son perfectas para reciclar.

El problema y lo útil de este estudio está en que ha demostrado que muchos consumidores se encuentran confundidos entre productos de bajo consumo o productos verdes que no necesariamente representan lo mismo.

Según CEA, este fenómeno se explica porque muchas empresas no especifican cuáles son los atributos que los diferencian.

Y usted: ¿prefiere los productos verdes?

También podría interesarte:

Comentarios