Negocios

México le hace un guiño a producción de autos eléctricos y autónomos

De enero a octubre del 2017, se comercializaron 8,268 autos eléctricos e híbridos en México. Sin embargo, la industria en México está poco desarrollada pues el futuro de los vehículos conectados está en función de la oferta y la demanda del petróleo y del gas.

26-04-2018, 12:34:17 PM
autos electricos y-autonomos

Por Nancy Malacara

2017 fue un año favorecedor para la industria automotriz en el país.

De acuerdo con la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), México se mantuvo como la séptima potencia armadora de vehículos en el mundo y se prevé que este año escale a la sexta posición, pues solo 46,498 unidades de producción lo separan de Corea del Sur, que lleva una tendencia a la baja (-2.7%).

La OICA, además, dio a conocer que México logró el segundo mayor crecimiento en el ranking de automotores, con un 13%, siendo que la industria automotriz global avanzó 2.3%.

En este escenario, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) pronosticó que, en el 2020, México podría alcanzar una producción superior a 5.2 millones de automóviles ligeros.

Sin embargo, el desafío de la industria automotriz va más allá de la producción de vehículos de combustión interna.

“Nuestro país enfrenta nuevos retos disruptivos que podrían modificar el ecosistema de la movilidad en un futuro cercano. Por un lado, están las exigencias regulatorias en el ámbito de la seguridad, el uso de las nuevas tecnologías, la conectividad y, por el otro, el cuidado al medio ambiente y la eficiencia energética con el uso del automóvil eléctrico”, comenta Arturo García Bello, socio líder de Energía y Recursos Naturales en Deloitte México.

Las empresas automotrices están centrando sus esfuerzos en la fabricación y comercialización de vehículos conectados: híbridos (combina un motor de combustión interna y uno eléctrico), autónomos y eléctricos. Por ello, no han escatimado en invertir en este segmento. Prueba de ello es Tesla.

Leer: Autos híbridos y eléctricos que puedes comprar en México este 2018

Si bien los autos eléctricos datan de 1880, pero fue la compañía de Elon Musk la que aceleró la transición hacia la energía sostenible, mediante la oferta de este tipo de automóviles que, por sus componentes y ahorro de gasolina, ha generado grandes expectativas y colocado la marca estadounidense en la mira de sus competidores directos.

Ahora, Mercedes-Benz quiere construir una nueva planta de baterías eléctricas en Estados Unidos. Volkswagen anunció una inversión de 1,000 millones de euros para transformar la planta de Zwickau, Alemania, en un centro dedicado a la producción de autos eléctricos, con capacidad de fabricar 1,500 unidades por día. La marca alemana ve una gran área de oportunidad en este mercado, así que su objetivo es vender un millón de coches eléctricos de forma anual a partir del 2025.

General Motors, por otra parte, invertirá más de 100 millones de dólares en dos instalaciones, al tiempo que se prepara para manufacturar en Michigan versiones de su autónomo Cruise AV, que pondría en las calles el próximo año.

¿Dónde queda México en todo esto? En la actualidad el sector aporta más del 3% al Producto Interno Bruto (PIB), así como el 18% del PIB manufacturero, de modo que se trata de un sector que genera unos 900,000 empleos directos.

Asimismo, cifras de la AMIA indican que, de enero a octubre del 2017, se comercializaron 8,268 autos eléctricos e híbridos. Esto representa un incremento de 32.8%, en comparación con los primeros 10 meses del 2016. Solo en octubre del 2017 se vendieron 985 unidades: 18 eléctricos, 967 híbridos y autos de segunda mano en la CDMX

No obstante, aunque el país es un digno competidor a nivel mundial, García Bello advierte que es necesario que México impulse su inserción en el sector “del futuro”, para no mermar su crecimiento y desarrollo de autos usados wanacar, pues hace falta infraestructura, regulaciones y un cambio en el ecosistema de la movilidad.

Mientras tanto,  la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) anunció este mes el interés de una empresa china para instalar en México la primera planta ensambladora de vehículos eléctricos y autónomos en el país.

En mayo próximo llegarán a México los empresarios chinos para analizar los territorios candidatos y el término de la inversión. La empresa interesada no se trata de ninguna de las que ya han incursionado en el país, como Faw, Jac y Baic, y busca una entidad que no tenga una planta productora.

La ecuación de los autos eléctricos en México

En un análisis hecho por la consultora Deloitte se observó que en México las compañías petroleras siguen apostando por la venta del combustible e incluso están creando terminales de almacenamiento de diesel y de gasolina, así como la instalación de poliductos.

¿Qué es lo que estos inversionistas ven en el sector de combustibles, ante la llegada del coche eléctrico? México, acorde con el socio líder de Energía y Recursos Naturales de Deloitte México, tiene un mercado doméstico de 1‘300,000 coches, de los cuales ni el medio por ciento son eléctricos.

“Los carros eléctricos son para un nicho de mercado muy chico y básicamente que tiene el poder adquisitivo. El costo de mantenimiento del coche eléctrico va a ser menor, siempre y cuando la energía te permita abatir esos costos. Además, hay que tomar en cuenta que la batería tiene un gran impacto en el precio de venta. La batería de un Tesla de lujo cuesta 750,000 pesos, y el valor de reventa de un coche que tenga cuatro años es significativo”, advierte.

En este sentido, las compañías que se dedican a la generación, transmisión y distribución de energía tienen frente a ellas un mercado poco explotado, lo cual se traduce en una gran oportunidad para los inversionistas.

Un punto importante es que este tipo de vehículos requieren de cobre, litio, níquel, cobalto, aluminio, grafito y otros elementos de tierras raras (minerales y metales). “Debido a una falta de reserva en cobalto y litio, no es posible producir las suficientes baterías. Si se desarrolla una batería que requiera menos litio y menos cobalto, entonces se puede acceder a la realidad del coche eléctrico a gran escala en México”, subraya el socio líder de Energía y Recursos Naturales en Deloitte México.

En un informe de Darton Commodities, se reveló que el precio de la tonelada de cobalto alcanzó los 82,000 dólares a mediados de febrero, debido a la demanda en los últimos años, sobre todo para la fabricación de smartphones y tabletas. No obstante, la producción sigue siendo mayor que la demanda, porque las ventas de los autos eléctricos solo representan una pequeña parte de la industria automotriz.

Otro reto para el sector eléctrico es proyectar el crecimiento de automóviles cero emisiones y habilitar los centros de carga necesarios. Hoy día, México no cuenta con esas conexiones.

En cuanto a la industria de autopartes, tendría un efecto directo, ya que los vehículos eléctricos requieren frenos diferentes y menos anticongelantes. “Si hubiera una gran escala de estos autos, bajaría la demanda de los aditivos para combustibles, lubricantes y catalizadores, mientras que la de polímeros de alto desempeño y los poliuretanos subiría, al igual que la de recubrimientos y pigmentos en material”, dice el ejecutivo de Deloitte.

Hay una proyección importante de consumo de energía, y en el mundo la mayor materia prima para producir energía, a pesar de las energías renovables (eólica, geotérmica, hidroeléctrica, solar, biomasa, entre otras), va a seguir siendo el gas natural.

Por eso, el especialista advierte que el futuro de los autos eléctricos está en función de la oferta y la demanda del petróleo y del gas, pues son necesarios para generar electricidad, pero si su precio sube, el costo por litro de diesel y de gasolina puede ser más barato.

Además, el automóvil de combustión interna puede ser muy competitivo, ya que los motores han mejorado su rendimiento en los últimos años. “Habrá que ver cómo se comportan los precios de la gasolina y el petróleo, al igual que los rendimientos de los coches de combustión interna contra el costo de la energía. Aquí, el consumidor debe analizar qué le conviene más, porque saber qué hay detrás de un vehículo de combustión interna o eléctrico puede influir en la decisión de compra de autos seminuevos Chevrolet”, concluye el socio líder de Energía y Recursos Naturales en Deloitte México.

También podría interesarte:

Comentarios