Buscador
Ver revista digital
Negocios

La revolución (silenciosa) de los pagos sin contacto en México

15-06-2023, 6:10:00 AM Por:
© Depositphotos

Aunque el efectivo sigue siendo el rey, este tipo de transacciones avanzan de forma silenciosa, pero firme, en el ecosistema de pagos en México.

Una familia mexicoestadounidense pide su comida en una cadena de restaurantes en la Ciudad de México. Una vez que tomaron su orden en el mostrador, el papá saca su tarjeta para pagar y pide que el método de pago sea sin contacto; es decir, sin tener que insertar su plástico ni digitar su NIP.

Se supone que la terminal del restaurante está habilitada para pagos sin contacto, pero después de varios intentos, no logra leer la tarjeta del cliente, quien resignado tiene que salir a buscar un cajero para sacar dinero y pagar su comida.

Esta anécdota puede enseñarnos dos cosas: la primera es que, en México, muchos consumidores y comercios no están familiarizados aún con las tecnologías de pagos sin contacto (Contactless Payments); y segundo, que los pagos sin contacto son una tendencia irreversible, pues otros mercados, como el estadounidense, ya adoptaron esta forma de pago como una más.

Los pagos sin contacto, también conocidos como Contactless Payments, son una forma segura y conveniente de hacer transacciones sin dinero en efectivo. Utilizan tecnología como chips sin contacto y códigos QR generados por aplicaciones móviles. Estos pagos reducen la necesidad de contacto físico y han ganado popularidad después de la pandemia de Covid-19. Tienen un gran potencial de crecimiento en diversos sectores, desde tiendas hasta redes de transporte.

El mercado global de Contactless Payment tenía un valor de 10,300 millones de dólares en 2020, de acuerdo con un estudio de Markets and Markets, publicado en marzo de aquel año, justo después de declararse el virus de Covid-19 como una pandemia. Esta firma de investigación estimaba que el mercado de pagos sin contacto tendría una tasa de crecimiento anual de 11.7% hasta llegar a los 18,000 millones de dólares en 2025.

Pero, ¿cómo van los pagos sin contacto en México? Aunque el efectivo sigue siendo el rey, este tipo de transacciones avanzan de forma silenciosa, pero firme, en el ecosistema de pagos.

Regulación favorable para avanzar

En México, la regulación en tecnología financiera (Fintech) es avanzada, y el país es considerado un semillero de startups en este sector. La Ley Fintech regula diversas instituciones, pero muchas empresas habilitadoras de pagos sin contacto no necesitan estar reguladas como entidades financieras. Aunque los pagos sin contacto aún no son populares en México, aproximadamente el 50% de las terminales de pago del país están habilitadas para esta modalidad, de acuerdo con Visa. Además, el Banco de México permite el uso de tecnologías como NFC para autenticar transacciones sin contacto.

En América Latina, el mercado de pagos sin contacto es más pequeño debido a la falta de infraestructura y la preferencia por el efectivo, pero se ha observado un aumento significativo en la adopción de esta tecnología en la región. En México, los pagos sin efectivo han crecido un 20% entre 2016 y 2020, alcanzando un valor de 351 billones de pesos, de acuerdo con datos del Banco Internacional de Pagos (BIS). La pandemia ha impulsado el uso de pagos digitales y se espera que estos cambios perduren en el tiempo.

Antonio Peláez, cofundador y director general de Dapp, una solución digital de pagos, dice que alrededor de 60,000 comercios en México ya aceptan pagos con código QR, y se prevé que para 2026 habrá 96 millones de usuarios activos realizando pagos con esta tecnología.

Competencia intensa

En México, hay 116 startups en el segmento de Pagos y Remesas dentro del ecosistema Fintech, de acuerdo con el Fintech Radar Finnovista México 2023.

Algunas de estas empresas, como MyCashless y Dapp, ofrecen tecnologías de pago sin contacto, utilizando billeteras móviles y códigos QR. El Banco de México, que no tiene fines de lucro, también juega un papel importante con su plataforma CoDi, que permite pagos y cobros a través de teléfonos móviles mediante códigos QR.

MyCashless, además de habilitar los cobros con NFC para eventos, ha patentado un “chip digital” de cobro para pagos con códigos QR entre móviles sin conexión a internet, lo que facilita los pagos en eventos masivos y lugares concurridos.

“Facilitamos a los organizadores de grandes experiencias el separar el dinero de los productos porque, cuando una persona te vende bebida, una comida o merchandising y, además, te tiene que cobrar, todo se hace más lento”, comenta Enrico Becerra, CEO y Fundador de MyChashless.

Por su parte, Dapp planea ofrecer un ecosistema de pagos digitales sin tarjetas ni certificaciones costosas, enfocándose en instituciones financieras que desean ofrecer créditos de forma inmediata. Esta solución puede ser atractiva para Sofipos, Sofomes y Cajas de ahorro.

“Lo que estamos ofreciendo es que las instituciones financieras puedan otorgar crédito 100% digital, que no requieren una tarjeta, para quienes lo quieran para hacer su súper, para cargar gasolina y comprar en internet; todo con un costo cero para los originadores de crédito”, afirma Antonio Peláez.

Los sectores con más potencial

Los pagos contactless tienen muchas aplicaciones que pueden mejorar las experiencias para los consumidores mientras que para las empresas facilita el manejo, conteo y procesamiento del dinero.

Estos son algunos de los sectores en donde tienen más oportunidad de crecimiento los pagos sin contacto.

  • Retail: Los pagos sin contacto tienen un gran potencial en el sector de venta al por menor, ofreciendo beneficios como transacciones más rápidas, mayores ingresos, eficiencia operativa y costos minimizados. Ayudan a establecer relaciones sólidas con los clientes y mejorar la lealtad.
  • Pequeñas transacciones: Los pagos sin contacto, sobre todo los de código QR, son ideales para establecimientos donde se realizan pagos rápidos y de bajo valor, como tienditas, supermercados, transporte, comida rápida, máquinas expendedoras, peajes, estacionamientos y gasolineras.
  • Entretenimiento: En eventos como el Festival Corona Capital y el Gran Premio de Fórmula 1 en la Ciudad de México, se utilizan pagos sin contacto para la venta de alimentos, bebidas y mercancía a través de pulseras o tarjetas recargables, lo que permite transacciones rápidas y visibilidad en tiempo real para los organizadores de qué se está vendiendo y cuánto.
  • Turismo y hotelería: Los pagos sin efectivo en el turismo ofrecen una mejor experiencia a los viajeros al eliminar la necesidad de cargar efectivo o buscar casas de cambio. Los resorts y hoteles pueden beneficiarse al ofrecer pagos sin efectivo, brindando transacciones más rápidas y centralizadas, lo que incrementa los ingresos.

En el riesgo está la oportunidad

En una economía como la mexicana, que en 2022 recibió 58,500 millones de dólares en remesas y que sus receptores las gastan en efectivo, es difícil que penetren los pagos sin contacto, debido precisamente a los hábitos de consumo, falta de conocimiento y la desconfianza en los pagos móviles. Además, la pérdida o robo de hardware y dispositivos representa un riesgo de seguridad.

No obstante, las oportunidades de crecimiento y generación de valor pueden superar a los potenciales riesgos en el mediano plazo. Un estudio de Visa publicado en febrero de este año afirma que elevar los pagos cashless en la Ciudad de México a un nivel avanzado tendría un aporte económico de 12,000 millones de dólares al año.

Antonio Peláez, de Dapp, asegura que también existen incentivos para adoptar los pagos sin contacto. Por ejemplo, los negocios pueden beneficiarse con comisiones más bajas, mayor seguridad y evitar el manejo de efectivo y robos.

“También la gente tiene que entender que es más seguro hacer este tipo de pagos que cargar con efectivo en la calle.”

El fundador de la Fintech indica que, aunque estas formas de pago aún no se han popularizado, se espera un crecimiento exponencial en los próximos años, con un aumento en los pagos móviles utilizando tecnologías como NFC y códigos QR.

“Si hoy el QR es cerca del 5% de los pagos, yo sí creo que vamos a tomar cada vez más relevancia. Faltan un par de años para que todo explote, pero no vamos a sustituir el efectivo a mediano plazo.”

Enrico Becerra tampoco piensa que estas tecnologías vayan a desplazar el efectivo, ya que su practicidad y sencillez (no necesita de ninguna tecnología para funcionar) lo hace el medio de pago preferido para muchos.

“Pero para los comercios, el costo de operar efectivo es de aproximadamente 8% de sus ventas. Se tiene que contar dos veces, hay que verificar si no es falso, hay que resguardarlo, transportarlo, depositarlo, cuidar que no te lo roben o desaparezca. Nosotros recibimos el dinero y recargamos saldo en las pulseras o en la app, damos una mejor experiencia de compra a los consumidores y aumentamos mínimo un 35% de las ventas”, afirma.

Por último, los emisores de medios de pago también están interesados en que la adopción de estos tipos de pago crezca. En 2017, Visa y Mastercard implementaron mandatos sin contacto que requerían que los emisores y adquirentes latinoamericanos habilitaran la tecnología sin contacto o NFC. Esto permitiría a los compradores simplemente tocar su tarjeta (o teléfono habilitado para NFC) en el punto de venta para una experiencia de pago segura y casi instantánea.

“Los habilitadores de medios de pago, como Mastercard, debemos contar con un canal robusto e infraestructura tecnológica para propiciar la innovación y facilitar la entrada de nuevos jugadores digitales al mercado que a su vez impulsen un mayor uso de la tecnología de pago sin contacto”, dice Irina Valassi, VP Customer Solutions Center, Mastercard México.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista. Finanzas públicas, energía, negocios, innovación y las historias que contienen.
Comentarios