La huella de Michelle Obama en México

Conoce cuáles fueron los mensajes entregados por la Primera Dama de EU a las mujeres mexicanas.

19-04-2010, 4:13:49 PM

A eso de las 12:00 horas del pasado miércoles, Michelle Obama, primera dama del gobierno de Estados Unidos y elegida como una de las mujeres más poderosas del mundo por la revista Forbes, dejaba suelo mexicano tras 36 horas de estadía en territorio nacional.

Los principales temas que marcaron su agenda tuvieron que ver, entre otras cosas, con la relación México-EU, la violencia que genera el narcotráfico y asuntos de salud como la obesidad y la diabetes; sin embargo, esto no fue impedimento para que la esposa de Barack Obama dejara un mensaje de fuerza a sus similares mexicanas.

Uno de sus objetivos fue pedirles que continúen esforzándose por entregar una mejor educación a sus hijos, camino que, según la mujer del primer mandatario, se ha puesto cuesta arriba debido al complejo contexto que atraviesa México.

En este sentido, reconoció que la educación es la base para eliminar muchos problemas, pero que son pocos quienes tienen acceso a ella.

“Ahora, mi esposo y el presidente Calderón trabajan duro para reconstruir nuestros sistemas educativos, revivir nuestras economías y crear nuevas oportunidades en ambos países, pero no es suficiente. Necesitamos de todos”, dijo en uno de sus discursos frente a jóvenes de diversas escuelas de educación superior públicas y privadas reunidos en la Universidad Iberoamericana.

En la ocasión, Michelle planteó su propio caso como ejemplo de superación. “Ambos (con Barack) venimos de familias modestas, mis padres nunca fueron al colegio y mi esposo nunca conoció realmente a su padre, fue criado por su madre soltera que trabajó duro para poder salir adelante”, recordó, tratando de demostrar que sí se puede salir adelante.

La principal preocupación de una madre: sus hijos

Durante su visita Michelle se reunió con medio centenar de mexicanas destacadas, momento que aprovechó para llamar a las mujeres a luchar por sus hijos.

Ahí, quiso destacar el tema de los niños que cruzan la frontera de manera indocumentada para encontrarse con sus padres, considerando que una reforma migratoria ayudaría a aliviar este problema.

Los avances en el tema son notorios: el año pasado impulsó un programa federal, con 20 albergues de tránsito y ocho módulos de recepción, donde se logró atender a 17 mil 224 niños que intentaron cruzar la frontera hacia EU.

Y justamente, el único evento anómalo que sucedió durante su visita, tuvo relación con este tema. Antes de concluir su viaje, una representante del Movimiento Binacional por la Esperanza criticó las redadas de mexicanos indocumentados señalando que “las deportaciones sólo separan familias y las destruyen y dejan a madres e hijos en medio del desamparo y la desesperación”.

En resumen, la visita que el presidente mexicano Felipe Calderón describió como “un gesto de amistad muy significativo que México aprecia en todo lo que vale”, significó para muchas mujeres emprendedoras un gran envío de fuerza y esperanza en tiempos difíciles.

 

www.altonivel.com.mx