Negocios

Fusiones y adquisiciones: ¿qué es mejor?

Expertos de la consultora KPMG prevén un aumento en la compra venta y fusiones del sector empresarial. Pero, ¿qué debe hacer tu empresa?

31-03-2010, 8:19:52 AM

Las fuerzas competitivas en el ambiente económico mundial actual están obligando a las empresas a consolidar sus operaciones. Como resultado de esto, las fusiones y adquisiciones se han vuelto una parte integral de esa estrategia.

Ningún país es ajeno a estas tendencias, tal como lo muestra la consultora KPMG. Aunque las empresas han utilizado las fusiones y adquisiciones de negocios siempre como una parte importante de su estrategia corporativa, la necesidad de crecer, ajustar costos y desarrollar nuevos mercados en un mundo altamente competitivo ha causado que dichas operaciones se incrementen a una tasa creciente.

Según el documento, se espera que durante el presente año, tanto el apetito como la capacidad de realizar operaciones de fusiones y adquisiciones de corporativos a escala mundial presentarán modestos incrementos.

El índice de proyección que integra a mil de las empresas más grandes del mundo, muestra mercado de fusiones y adquisiciones se encuentra en condiciones de crecer y América Latina tiene uno de los mejores pronósticos del mundo.

“Las cifras más recientes del Global M&A Predictor apuntan hacia una mejora lenta, pero segura en el mercado global de transacciones durante los próximos 12 meses, incluso cuando los mercados crediticios permanecen restringidos”, afirmó KPMG.

Un caso reciente fue la fusión de FEMSA-Cerveza con Heineken, la segunda operación más grande en la historia de México.

Los números parecen ser positivos a simple vista, pero ¿qué tan apropiado será realizar fusiones o adquisiciones dentro del actual entorno económico?

Los 100 primeros días
Según KPMG cualquier fusión y adquisición genera tensiones en las operaciones corrientes. En este sentido, la consultora estima incluso que una empresa puede perder un 15% de sus trabajadores en el primer año desde el anuncio del acuerdo.

Ante este peligro, las compañías con mayor experiencia se aseguran de tomar medidas para estabilizar a la organización durante los primeros 100 días.

Apenas sea posible, es necesario decidir la dirección que tomará la empresa en el escenario post acuerdo. Luego, es importante fijar metas cortas de integración y celebrar cuando se alcanzan, aseguran en KPMG.

Finalmente, es fundamental comunicar las medidas y la dirección a todos los grupos de interés involucrados para ganar apoyo al cambio y suavizar el difícil proceso de transición.

En resumen, el enfoque de integración de los 100 días puede dividirse en tres fases que ayudan a acelerar la integración de las actividades, asegurando que se logren las sinergias lo antes posible:

1. Planificación previa al perfeccionamiento de la transacción.

2. Planificación de la integración.

3. Implementación.

www.altonivel.com.mx

 

Comentarios