revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Negocios

¿Eres empresa? Protégete de errores y fraudes en el Buen Fin

Las empresas pueden cometer algunos errores en el Buen Fin, aquí te decimos cuáles son para que los evites y no pierdas dinero.

07-11-2019, 6:15:19 AM
Precios

S¿Te imaginas que al vender unos sofisticados productos de alta tecnología en vez de obtener 233,000 pesos solo recibas 233 pesos? Sí, aunque resulte inverosímil, cada año al menos media docena de establecimientos comerciales en México cometen uno de los errores más comunes que se registran en el Buen Fin: se equivocan en la publicidad que exhibe el precio de la mercancía.

En 2018, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), fueron dos los casos más destacados en este tema: una tienda en Cancún, Quintana Roo, tuvo que vender a 26 clientes igual número de televisores a un precio por unidad de ocho pesos con noventa centavos (8.900), pues eso era lo que mostraba el precio por escrito colocado al lado de las pantallas.

No importa cuántos dígitos se coloquen después del punto decimal, en México, a diferencia de lo que ocurre en Europa o en algunos países de Sudamérica, los miles de pesos se escriben con una coma y no con punto, de lo contrario, la expresión numérica estará mostrando -después del punto- centavos de peso.

Buen Fin
Notimex

De igual forma, una tienda Walmart en el Estado de México vendió una treintena de pantallas planas en mil noventa y nueve pesos (1,099), cuando su precio real era de diez mil novecientos noventa y nueve pesos (10,999). Ahí el error ocurrió por una mala redacción de la coma.

Puede parecer ridículo y quizás pienses que eso no podría ocurrir en tu negocio, pero más vale advertirlo, sobre todo porque la carga de trabajo se incrementa y es común que los empleados cometan errores de este tipo.

Perder dinero o pagar multa

El artículo 7 de la Ley Federal de Protección al Consumidor establece que, todo proveedor está obligado a informar y a respetar los precios, tarifas, garantías, y demás condiciones aplicables en la comercialización de bienes, productos o servicios, “sobre todos aquellos que se hubiera ofrecido, obligado o convenido con el consumidor”.

Esto quiere decir que, si el precio exhibido es de 8.000 los productos no podrán venderse a ocho mil pesos, sino a ocho pesos. Es cierto que, en términos éticos, los clientes podemos reconocer que se trata de un error de redacción, y pagar el precio real del producto, pero en México, lamentablemente, son muchos los grupos sociales que en general no se distinguen por hacer lo correcto.

De hecho, en redes sociales se han detectado personas que se dedican en el Buen Fin a “cazar” estas erratas en los comercios, para adquirir a precios irrisorios mercancía que luego se revende.

La solución a este tipo de problemas es estar alerta y checar que todos los precios que exhibas sean los correctos. Pero, si ya no pudiste evitar el error, puedes pedirle a la Profeco que inmovilice de manera precautoria la mercancía en disputa, de acuerdo con el segundo párrafo de la fracción VII del artículo 25 Bis de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Dinero mexicano
Especial

Ese numeral expresa que la Profeco puede inmovilizar los productos cuando se violen disposiciones de esa ley por conductas o prácticas comerciales abusivas, tales como “el incumplimiento de precios o tarifas exhibidos”. Para muchos comerciantes puede ser mejor pagar una multa por prácticas abusivas que perder decenas o cientos de miles de pesos respetando el precio que se exhibió por error.

Debes valorar si te conviene esta alternativa, pues las multas por no respetar el precio exhibido oscilan entre 783.95 pesos (setecientos ochenta y tres pesos con noventa y cinco centavos), y tres millones sesenta y seis mil ciento cincuenta y cinco pesos con noventa y ocho centavos (3’066,155.98), según el artículo 128 de la ley citada.

Te puede interesar: Cuida cómo usas tu tarjeta en el Buen Fin… o el SAT te buscará

Fraudes de tarjetahabientes

Otra incidencia que afecta a los negocios en el Buen Fin es el uso de tarjetas de crédito o débito robadas. Quienes delinquen utilizando un plástico que no les pertenece aprovechan el aumento de clientes, y las filas que suelen hacerse en las cajas. En ocasiones, el dependiente, con tal de ser más rápido en su trabajo, no solicita la identificación de quien está pagando con tarjeta.

Recuerda que no todas las tarjetas cuentan con el pin electrónico que debe introducir su portador, así es que en estos casos es mejor demorar la compra pago verificando que efectivamente el tarjetahabiente sea el mismo que se ostenta en su identificación oficial.

En caso de duda, pues en algunas tarjetas es factible que no esté grabado el nombre completo del cliente, no cometes ninguna infracción si le solicitas a este más de una identificación.

De lo que se trata es de proporcionar un buen servicio protegiendo los intereses no solo de tu negocio, sino también de las personas en general. Si el consumidor es el verdadero propietario de la tarjeta no tendrá inconveniente en este tipo de verificación.

Buró de crédito
despositphotos Pagar con tarjeta de crédito ofrece diversas ventajas durante el Buen Fin.

Falsificaciones en general

Pagos a través de transferencias interbancarias fraudulentas o inexistentes, o con cheques cuyas cuentas están canceladas, son otros dos métodos que afectan a los negocios, sobre todo cuando estos son pequeñas o medianas empresas.

Si bien ya es muy raro que se acepte el pago de mercancía con cheque, se siguen presentando casos en los que el cliente insiste se le permita entregar el documento mercantil a cambio de una buena cantidad de productos. No te dejes engañar, los mismos bancos advierten que antes de recibir un cheque, debes verificar si realmente existe la cuenta, y si esta tiene fondos.

Para evitar cualquier riesgo, no admitas esta forma de pago, sobre todo porque en estos fraudes suelen usarse cheques de cuentas que ya fueron canceladas. Lo mismo sucede con las transferencias interbancarias, no entregues nada de mercancía hasta no verificar que efectivamente ya recibiste el dinero en tu cuenta.

Cheque bancario
Depositphotos

La falsificación de operaciones que simulan transferencias ya es una queja frecuente en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Consuef). Lamentablemente, en estos ilícitos esa dependencia no puede intervenir, porque en realidad en ningún momento se realiza una operación bancaria, sino que el cliente simula que la está realizando a través de un dispositivo móvil, imitando los comprobantes que las instituciones financieras entregan en este tipo de transacciones.