Buscador
Ver revista digital
Negocios

Con menos de 27 años estos jóvenes emprendedores lograron construir negocios millonarios

07-09-2021, 3:52:02 PM Por:
Negocios

¿Pensando en emprender? Estas historias de jóvenes que lograron negocios millonarios podrían inspirarte a lograr tener éxito en tu negocio.

Cada año, Entrepreneur comparte una cartera de emprendedores jóvenes y prometedores que están haciendo grandes cosas. El grupo de este año está haciendo que el mundo sea más amable y divertido. Desde nutrición sostenible y escuelas más seguras hasta comedias románticas representativas y patines sobre ruedas que realmente son una maravilla, así es como 15 fundadores menores de 27 años están logrando un impacto.

1. François Reihani, 25 años. Fundador de La La Land Kind Cafe

François Reihani, 25, Founder, La La Land Kind Cafe
Imagen: Cara Robbins

Para François Reihani, una revelación lo cambió todo: “Francamente, me había convertido en un idiota”, dice. “Como si no estuviera siendo una buena persona”.
Reihani era solo un adolescente en ese momento, pero una vez que se vio a sí mismo con claridad, supo que tenía que hacer un cambio. “Tenía muchas ganas de volver a mi esencia y trabajar en mí mismo”, explica el joven de 25 años. Así que tomó medidas: se puso en camino hacia una nueva vida en una nueva ciudad y, en última instancia, construyó una empresa que se basa en un simple eslogan: “No seas un idiota”.

Esa compañía es La La Land Kind Cafe, una cadena de cafés con sede en Dallas que contrata a adolescentes y adultos jóvenes cuando salen de la preparatoria. El café les ayuda a desarrollar las habilidades que necesitan para construir una carrera en lugar de caer en la adicción y la calle. Y, sin embargo, no se menciona esto en los propios cafés. No hay señales. Sin panfletos. “Simplemente creemos que cuando haces lo correcto, sucede la magia”, dice Reihani. Esa creencia está dando sus frutos: La La Land Kind Cafe ha abierto cinco ubicaciones y ya ha superado los 6 millones de dólares en ingresos.

2. Cami Téllez, 24 años. Fundadora y CEO de Parade

Cami Téllez, 24 Founder and CEO, Parade
Imagen: Cortesía de Parade

“Todo el mundo tiene una anécdota con su ropa interior”, dice Cami Téllez. “Es la primera pieza que te pones para crear la base de tu día. Toca las líneas del género y la sexualidad; es una fuerte expresión de nuestras identidades”. Téllez creció en Nueva Jersey, donde sus padres se establecieron después de emigrar de Colombia. Como la mayoría de las adolescentes estadounidenses en los últimos 20 años, Téllez fue a Victoria’s Secret cuando llegó el momento de comprar ropa interior para “adultos”, dice.” Así que miraba las modelos sexies y los ‘Ángeles’ y pensaba: ¿Así es como se supone que debo ser?”

La respuesta quedó clara en la universidad, cuando Téllez profundizó en la desconexión entre los valores de diversidad y autoexpresión de la Generación Z y lo que marcas Victoria’s Secret llaman “sexy”: excluyente, producida de manera insostenible (y en rápido declive). Entonces, en 2019, su último año, fundó Parade. “Quería contar un nuevo tipo de historia de la ropa interior”, dice, “con colores llamativos, diseño dinámico e innovación de telas sostenibles”. La estética de Parade es divertida e irreverente, con modelos diversos con todo tipo de cuerpo. Sus telas están certificadas como recicladas con empaques compostables, y la compañía promete ser carbono-positiva para 2025. Parade ha recaudado 23 millones de dólares y ahora está valorada en  70 millones. “Soy la fundadora latina más joven en haber recaudado esa cantidad”, dice Téllez. “Nuestro impacto en una categoría tan emocional me deja sin aliento. Y recién estamos comenzando”.

3. Oliver Zak y Selom Agbitor, 24 años. Cofundadores de Mad Rabbit Tattoo

Oliver Zak and Selom Agbitor, 24 Cofounders, Mad Rabbit Tattoo
Imagen: Cortesía de Mad Rabbit Tattoo

Para algunos fundadores, recibir una serie de pedidos antes de desarrollar un producto puede ser una pesadilla. Pero para los creadores de Mad Rabbit Tattoo, Oliver Zak y Selom Agbitor (izquierda a derecha), era parte de su plan de juego. En 2019, los estudiantes de la Universidad de Miami en Ohio identificaron una oportunidad potencial después de que Zak se hiciera un tatuaje y buscara productos naturales para el cuidado posterior. “Las marcas de cuidado de tatuajes no estaban haciendo un buen trabajo al promocionarse digitalmente”, dice Zak. “Intentaban desarrollar sus ventas mediante la contratación de tiendas de tatuajes, mientras que nuestro conjunto de habilidades de marketing digital era una ventaja competitiva”.

Para ver si su corazonada valía la pena, Zak y Agbitor construyeron una marca llamada Mad Rabbit antes de fabricar los bálsamos naturales, protectores solares y geles que eventualmente producirían. “Comenzamos a publicar anuncios en el sitio web”, dice Agbitor. “En los primeros días, la gente estaba comprando. Como no teníamos inventario para esos pedidos, tuvimos que cancelarlos. Pero creo que entonces supimos que esto iba a funcionar “. Este marzo, los fundadores de Mad Rabbit aparecieron en Shark Tank, donde obtuvieron una inversión de 500,000 dólares de Mark Cuban, y ya han logrado más de 4 millones en ventas este año. “No se trata solo de impulsar las ventas para nosotros”, dice Zak. “Se trata de mejorar otras cosas, como el servicio al cliente y el valor que aportamos al mercado del tatuaje”.

4. Corine Tan, 21 años. Cofundadora de Kona

Corine Tan, 21 Cofounder, Kona

Imagen: Cortesía de Kona

La primera pasantía de Corine Tan fue en la empresa de personal de sus padres en el Área de la Bahía, y cuando llegó a su fin, su madre la sentó para conversar. “Cuando salgas de nuestra oficina, quiero que sepas que no está bien llorar en el trabajo”, dijo su madre. “La gente te dejará de tomar en serio si lo haces aunque sea solo una vez, porque como mujeres chino-estadounidenses, siempre se nos ve como débiles”.

Ese mensaje nunca le sentó bien a Tan, porque, incluso dejando de lado los estereotipos dañinos, parecía poco saludable que los trabajadores ocultaran sus emociones. “Como Generación Z, nos enorgullecemos de ser abiertos sobre quiénes somos”, dice Tan, quien también se declaró queer el verano pasado. “Las lágrimas son una señal de lo que significa ser humano en el trabajo”. Así que se dispuso a abrir esas líneas de comunicación emocional. En 2019, fundó la startup Kona con sus amigos Siddharth Pandiya y Andrew Zhou. Crea una aplicación basada en Slack que, todos los días, pregunta a los equipos: “¿Cómo te sientes hoy?” Las personas responden con un emoji de corazón verde, amarillo o rojo para indicar su estado de ánimo, que luego pueden optar por explicar a sus colegas. Si eso suena aterrador, se supone que debe serlo. “Que las personas reconozcan sus emociones se alinea con el tipo de confianza y vulnerabilidad que estamos tratando de crear, porque la confianza es realmente la base del desempeño efectivo del equipo, especialmente el desempeño del equipo remoto”, dice Tan. También les brinda a los jefes una valiosa instantánea del sentimiento general del equipo. En diciembre, Kona recaudó 1.2 millones de dólares en fondos pre-semilla y ya atiende a clientes como Coffee Meets Bagel, The Athletic y Happy Money.

5. Mackenzie Drazan, 26 años. Cofundadora de MiResource

Mackenzie Drazan, 26 Cofounder, MiResource
Imagen: Cortesía de MiResource

Durante el primer año de universidad de Mackenzie Drazan, su peor temor se hizo realidad: su hermana menor, Shelby, que había luchado contra la depresión y un trastorno alimentario, se suicidó. “Estaba fuera de mí”, dice Drazan. “¿Por qué no pudimos brindarle la atención adecuada?” No fue por falta de intentos por parte de la familia o por la voluntad de Shelby. “Fuimos interrogados por el sistema de salud mental”, dice Drazan, “pasando de un programa residencial a otro, tres psicólogos diferentes, tres psiquiatras diferentes”.

Si bien los proveedores de salud física generalmente manejan las derivaciones de salud mental, a menudo existe una desconexión frustrante entre los dos sistemas. En los años posteriores a la muerte de su hermana, eso es lo que Drazan se centró. Conoció a su cofundadora Gabriela Asturias en un dormitorio de la Universidad de Duke, y en 2017 fundaron MiResource, un servicio que ayuda a los pacientes a encontrar la atención de salud mental adecuada para sus necesidades únicas. “Empoderamos a las instituciones de salud”, dice Drazan. “Históricamente, esos han sido los centros de orientación universitaria. Les ayudamos a establecer mejores conexiones entre los estudiantes y los proveedores locales de salud mental. Estamos creando un sistema que lo guiará a través del proceso de encontrar la atención adecuada. Tratamos de eliminar todas las complicaciones, como entender el seguro, por lo que el proceso de encontrar atención es terapéutico en sí mismo”.

MiResource recaudó recientemente una ronda inicial de  3 millones de dólares de inversores como Blue Cross y Blue Shield of Kansas y Tim Draper. También recibieron recientemente una subvención de los NIH de 1.2 millones y están comenzando a trabajar con compañías de seguros para conectar a los miembros con la atención dentro de la red.

6. Brandon Wang, 24 años; Athena Kan, 23 años, y Shiroy Aspandiar, 33 años. Cofundadores de Dreambound

Brandon Wang, 24, Athena Kan, 23, and Shiroy Aspandiar, 33 Cofounders, Dreambound
Imagen: Cortesía de Dreambound

Athena Kan (centro) creció viendo a su padre hacer malabares con su trabajo diario como actuario de seguros con noches de estudio para convertirse en inspector eléctrico. Cuando era niña, no podía entenderlo. “No lo entendí realmente”, dice, “Como, ¿por qué no contrataría a alguien para hacer eso?”

La respuesta, ahora aprecia, es que la subcontratación de ayuda calificada es costosa. Como inmigrantes a Estados Unidos, su padre llegó de Malasia y su madre de la China posterior a Mao, los tiempos fueron difíciles. “Con esa mentalidad”, reflexiona Kan, “piensas más en la supervivencia y menos en cómo puedes afrontar el problema”.

Hace dos años, como estudiante de último año en Harvard, comenzó a canalizar esa conciencia en el concepto de Dreambound (inicialmente llamado Ladder). Es una puerta de entrada a un empleo remunerado, que ayuda a los trabajadores a obtener fondos para la formación de certificación laboral. Luego reunió al equipo adecuado para que sucediera: su amigo Brandon Wang y su amigo Shiroy Aspandiar (desde la izquierda) habían trabajado con Teach for America y vieron muchas oportunidades para aprovechar ese trabajo. Los tres cofundadores lanzaron Dreambound a principios de 2020, desde entonces han recaudado 4.3 millones de dólares de inversores, incluido Union Square Ventures, y han contratado a una plantilla de 20 personas. “Una de las grandes ventajas de contar con el respaldo de empresas es que podemos aprovechar todos estos recursos que las organizaciones sin fines de lucro simplemente no pueden hacerlo”, dice Wang.

Para Kan, es fundamental que sus clientes empleadores asuman la mayor parte de los costos educativos iniciales, lo que permite a Dreambound, como ella dice, “rediseñar los incentivos” que hacen que la entrada a la fuerza laboral sea más accesible. “Hubo una clienta que me dijo que quería ser flebotomista”, dice Kan. “Pero esa clase cuesta 300 dólares y ella no podía pagarla, así que tuvo que trabajar en trabajos de temporada. Eso me llegó al alma: este es el mismo camino que tomó mi padre. Quería ayudar a la gente a obtener su licencia”.

7. Ben Pasternak, 21 años. Cofundador y director ejecutivo de Simulate

Ben Pasternak, 21 Cofounder and CEO, Simulate
Imagen: Cortesía de Simulate

Cuando Ben Pasternak fundó su empresa, Nuggs, en 2019, el genio de la tecnología australiano de 18 años tenía grandes planes para el humilde nugget de pollo. “Quería crear una empresa de nutrición tecno-optimista que protegiera la intersección de los alimentos y la tecnología”, dice. Traducción: Pasternak había notado un sentimiento anti-tecnológico en el sector alimentario, y quería un producto cárnico alternativo a base de plantas para construir un puente. “A la gente universalmente le gustan los nuggets de pollo, pero también se acepta universalmente que lo que sea que contengan probablemente no sea tan bueno”, dice. “Su reputación negativa significaba que había una barrera de entrada baja para que las personas probaran una alternativa”.

Esta no fue la primera gran idea de Pasternak. En 2016, los capitalistas de riesgo vieron un juego de aplicación móvil que él había creado y le pagaron medio millón de dólares para que abandonara la escuela secundaria, se mudara a Nueva York y construyera lo que quisiera. Creó la aplicación de compra y venta Flogg, y luego una empresa de redes sociales, Monkey, que vendió a Holla. Fue entonces cuando puso su mirada en los nuggets. “Para la mayoría de los estadounidenses, su primer producto cárnico es un nugget de pollo”, dice. “Por eso, ponerlos en la planta baja es realmente importante en la transición a una nutrición sostenible. Además, el nugget fue realmente importante en la cultura de los memes e Internet”. Nuggs, ahora un producto de la marca matriz Simulate, fue un éxito instantáneo. Obtuvo 8 millones de dólares el año pasado, y los informes actuales proyectan 40 millones en ingresos para fines de 2021. En junio, Simulate anunció que recaudó 50 millones dólares en fondos de la Serie B. “Al ser súper joven, eres súper ingenuo, lo que te permite correr riesgos que quizás alguien mayor no tomaría”, dice Pasternak. “Eso me ha servido realmente bien”.

8. Adrienne Cooper, 26 años. Fundadora de Moonlight Roller

Adrienne Cooper, 26 Founder, Moonlight Roller
Imagen: Cortesía de Moonlight Roller

Cuando Adrienne Cooper le dijo a su jefe en una empresa de catering en Chattanooga que renunciaría para construir una pista de patinaje solo para adultos, él dijo: “Okaaaay. Avísame si necesitas que te devuelva el trabajo”. Pero entre dos inversores, un Kickstarter y sus propios ahorros, Cooper consiguió 100,000 dólares  y, en marzo de 2019, fundó Moonlight Roller. Esa fue la parte más sencilla de su viaje que pronto sería salvaje.

Mientras diseñaba la pista de patinaje de sus sueños con un bar-slash-lounge, trabajó con una fábrica en China en el alquiler de patines; quería que fueran cómodos alrededor del tobillo y que tuvieran un cuerpo positivo para todos los tamaños. “Cuando comencé a patinar, pesaba 220 libras”, explica. “Nuestra bota es ancha, con una placa de aluminio, por lo que nadie tiene que preocuparse de que se rompa”. Para impulsar los ingresos, organizó fiestas de rodillos móviles emergentes y fue contratada para la Comic-Con de Atlanta y Bonnaroo cuando llegó la pandemia. “Todo simplemente se detuvo”, dice Cooper. “Gracias a Dios, todavía no teníamos contrato con la pista, porque me habría ido a la quiebra”. Pensando rápidamente, convirtió los 1500 pares de patines de alquiler que había comenzado a producir en la primera línea minorista de Moonlight Roller.

Luego buscó orientación. “Las grandes empresas de patines de ruedas están todas dirigidas por hombres blancos”, dice. “Como una chica negra de 25 años, fue muy difícil avanzar. Así que busqué una perspectiva diferente y utilicé la industria de las zapatillas como mi ejemplo “. Una táctica que tomó prestada fue provocar una gota. Ella haría una publicación o historia de Instagram sin título, “algo que la gente puede hacer capturas de pantalla y compartir para emocionarlos”, dice. Lo probó antes de lanzar sus patines, The Moon Boot, el 15 de mayo. “Se agotaron en, como, cuatro minutos, los 1,500 pares”, dice. “Ganamos 200,000 dólares en ventas en un día”.

A medida que los patines seguían vendiéndose, Cooper diversificó sus ingresos. Tomando otra lección de la industria de las zapatillas, buscó asociaciones con marcas con las que pudiera ver a sus clientes conectando. Ahora la compañía ha hecho de todo, desde obsequios con GoPro hasta una colaboración con un skatecoach. A pesar del COVID-19, obtuvo casi 5 millones de dólares en ingresos en 2020, y Moonlight Roller, que ahora tiene tres tiendas, un próspero negocio móvil y 28 empleados, proyecta 10 millones para 2021. ¿En cuanto al bar y la pista? Finalmente está programado para abrir a principios de 2022. El pequeño de Cooper, Emmett, no podrá venir, pero consiguió su primer par de patines esta Navidad. “Está obsesionado”, dice Cooper. “Ahora tengo un humano de tres años y un negocio de dos”. 

9. Aaron Coles, 22 años. Fundador y director ejecutivo de Drift Net Securities

Aaron Coles, 22 Founder and CEO, Drift Net Securities
Imagen: Cortesía de Drift Net Securities

Cuando Aaron Coles estaba en la escuela secundaria a menudo pensaba en los tiroteos escolares. “Siempre fui uno de esos niños que miraba a su alrededor y veía dónde estaban las salidas, dónde estaban todos mis compañeros de clase, dónde estaban mis hermanos, y pensaba en lo que haría si pasaba algo”, dice. El 14 de febrero de 2018, cuando se enteró del tiroteo en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, su corazón dio un vuelco. Pero Coles, que tenía 19 años en ese momento, sintió que podía hacer algo para ayudar: había aprendido a programar por sí mismo a los 12 años, y se dedicó a construir el sólido sistema de seguridad que deseaba que tuvieran todas las escuelas. “Los servicios de seguridad proporcionados a las escuelas (oficiales de recursos escolares y cámaras de circuito cerrado de televisión) realmente no habían cambiado desde Columbine”, dice, “y lo vi como una de las razones por las que obtuvimos los mismos resultados que en los años noventa”.

El trabajo de Coles evolucionaría rápidamente hasta convertirse en la empresa que formó, Drift Net Securities. Su producto principal, KnowWhere, utiliza una combinación de cámaras térmicas y de alta definición, así como inteligencia artificial y tecnología de mapeo, para mostrar al personal de la escuela y a las fuerzas del orden exactamente dónde se encuentran los estudiantes y el personal en el edificio, y cuántas personas hay en cada área. (Tiene dos patentes sobre el producto). KnowWhere tocó la fibra sensible de inmediato: el padre de una víctima de Parkland le hizo a Coles una oferta de “millones de dólares de dos dígitos” para comprarlo directamente antes de que Coles tuviera clientes importantes o patentes. Pero rechazó la oferta y, en cambio, recaudó 7 millones de dólares en fondos iniciales a través de un grupo que le presentó un conocido de la iglesia. “Siempre tuve miedo de que alguien quisiera comprar KnowWhere, porque creo firmemente que no se trata de la cantidad de dólares recaudados, sino de la cantidad de vidas protegidas”, dice. “Valoramos nuestro sistema para que sea increíblemente asequible para que las escuelas no tengan que elegir entre seguridad y otras cosas que necesitan. Eso ha llevado a algunas conversaciones difíciles con nuestro equipo de ventas “.

En los casi cuatro años transcurridos desde entonces, Drift Net Securities ha crecido hasta tener un equipo de 102 empleados, y KnowWhere se ha instalado en cientos de escuelas de todo el país. Por su parte, Coles es más apasionado de su trabajo que nunca. “Siempre he sido un solucionador de problemas de corazón, que es lo que creo que es el espíritu empresarial”, dice.

10. Jamie Steenbakkers, 24 años. Cofundador y director de operaciones de Busy Co.

Jamie Steenbakkers, 24 Cofounder and COO, Busy Co.
Imagen: Cortesía de Busy Co

Cuando Jamie Steenbakkers era estudiante de primer año de la universidad, se sentó en la clase de negocios a pensar en una solución para el mayor dilema de cada chica fiestera: cuánto tiempo lleva prepararse. Ella y un compañero de clase, Michael Leahy, comenzaron a pensar en varios productos que podrían ayudar, incluidas las toallitas desechables. Son geniales cuando alguien necesita refrescarse rápidamente, pero el dúo pronto se dio cuenta de que son terribles para el medio ambiente. “En realidad, nadie estaba haciendo nada al respecto”, dice Steenbakkers. “Así que vimos este enorme espacio en blanco en el mercado. Podríamos ayudar a las personas a prepararse en cinco minutos o menos y hacer algo asombroso por el medio ambiente al mismo tiempo “. Así nació Busy Co., una marca de belleza sin desperdicio lanzada en 2018 que se especializa en toallitas biodegradables hechas de restos de tela reciclados.

Ahora con 24 y 25 años, respectivamente, Steenbakkers y Leahy son socios comerciales y han recaudado más de 3 millones de dólares en fondos y han obtenido más de 2 millones en ingresos. El producto ha sido adquirido por los principales minoristas, incluidos Kohl’s y Macy’s, y Busy Co. pronto planea lanzar un contenedor de metal único en su tipo para paquetes múltiples. “En realidad, se trata de estar comprometido con algo y lanzarse con toda la fuerza”, dice Steenbakkers. “Si pones todo tu esfuerzo en ello, puedes hacer que algo suceda”.

11. Dmitry Dolgopolov y Kesava Kirupa Dinakaran, 21 años. Fundadores de DigitalBrain

Dmitry Dolgopolov and Kesava Kirupa Dinakaran, 21 Founder, DigitalBrain
Imagen: Cortesía de DigitalBrain

Las personas arriesgan su orgullo durante los hackatones. Pero en 2019, Dmitry Dolgopolov y Kesava Kirupa Dinakaran (desde la izquierda) tenían mucho más que perder que eso. “Hubo un momento en el que era casi como de vida o muerte”, dice Dinakaran. Tanto él como Dolgopolov eran inmigrantes recién llegados, Dinakaran de la India, Dolgopolov de Rusia, sin estatus legal de trabajo a tiempo completo. El dinero del premio del hackathon se pagaba en efectivo, por lo que durante siete meses, así fue como los amigos de 19 años (que se conocieron, sí, en un hackathon) se las arreglaron.

En un hackathon, crearon lo que se convertiría en DigitalBrain, un programa que se encuentra en la parte superior del software de servicio al cliente para ayudar a los representantes a procesar los tickets de manera más eficiente. Estaban seguros de que su producto resolvía un problema real, pero no estaban obteniendo entrevistas con inversores o aceleradoras. “No puedes hacer hackatones todo el tiempo”, dice Dolgopolov, “porque te quedas despierto toda la noche. Fue agotador y estresante”. Estaban en su punto de quiebre cuando finalmente consiguieron una inversión del fondo Unshackled Ventures enfocado en inmigrantes. Dos meses después, fueron aceptados en Y Combinator y ahora recaudaron 3.4 millones de dólares. “Fue mucho más difícil de lo que esperábamos”, dice Dinakaran, “pero nos dimos cuenta de que si lo hacíamos bien, este país nos daría la bienvenida”. Dolgopolov está de acuerdo. “El Área de la Bahía está llena de niños extraños que no encajaban en el lugar donde crecieron. Lo maravilloso de la gente aquí es que si creas valor, te escucharán”.

12. Naomi Shah, 26 años. Fundadora de Meet Cute

Naomi Shah, 26 founder, Meet Cute
Imagen: Cortesía de meet cute

Naomi Shah, que creció en los años 90 y principios de los 2000, tenía sus comedias románticas favoritas: Jugando con el destino (Bend It Like Beckham)Una chica en apuros (She’s the Man)Legalmente rubia (Legally Blonde)Cómo perder a un hombre en 10 días (How to Lose a Guy in 10 Days). “No me di cuenta hasta más tarde de que todos los personajes de estas historias tenían el mismo aspecto”, dice Shah. “Y no se parecían a mí”. Los padres de Shah emigraron de India a los 20 años y luego fundaron una empresa de consultoría de software en Portland, Oregón. Pero aún así, durante muchos años, a Shah nunca se le ocurrió que ella podría ser la que contara un tipo diferente de comedia romántica.

Después de la universidad, Shah comenzó a trabajar en Goldman Sachs antes de mudarse a la firma de capital de riesgo Union Square Ventures. “Me di cuenta de que había un área con fondos insuficientes en medios y entretenimiento”, dice. El lanzamiento se vendió solo: un estudio de producción para comedias románticas con diversos clientes potenciales. “Comencé a desarrollar el plan de negocios para conocer a esta empresa cuando la viera y pudiéramos invertir”. Pero a mediados de 2019, Shah todavía no había encontrado esa empresa. Aparentemente, no existía. Entonces, los socios de Union Square Ventures le preguntaron si estaría interesada en fundarlo. Ella lo estaba.

En los meses siguientes, creó Meet Cute: es un estudio moderno de comedias románticas que cuenta historias a través de podcasts de 15 minutos y, hasta ahora, sus 300 episodios de podcast se han escuchado más de dos millones de veces. Con 9.25 millones de dólares en financiación, Shah ahora se centra en hacer de Meet Cute una fuente de referencia para los oyentes millennials y de la Generación Z que buscan historias inclusivas, diversas y creativas. “Algo en lo que me encanta pensar es que hay encuentros que ocurren millones de veces al día”, dice. “Son ocho mil millones de comedias románticas para contar”.

LO ÚLTIMO:

mm La revista líder en emprendimiento de México.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios