revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Negocios

Cómo hacer una desinversión de activos y sacar a flote tu empresa

Una desinversión permite a las empresas enfocarse en los negocios rentables, y también es una opción para obtener capital como parte de la estrategia.

05-02-2020, 6:10:15 AM
Desinvertir

Hacer una desinversión de un activo del negocio de una empresa familiar es una decisión poco común entre los latinoamericanos, entre ellos los mexicanos, ya que puede tomarse sólo una vez en la vida financiera de la organización, pero puede ser una estrategia que lleve a la compañía de nuevo por el camino de la rentabilidad.

Las desinversiones tienen como ventaja que una compañía ajusta su estrategia y se enfoca en los negocios que son más beneficiosos y, aunque el proceso no es sencillo, desprenderse de activos o células de negocio también es una opción para capitalizar una compañía.

Federico Hernández, socio de finanzas corporativas de KPMG en México, explica que los procesos de venta de negocios están ligados a las fusiones y adquisiciones de las compañías y, al ser una herramienta que va más allá de comercializar un camión o una oficina, aporta al crecimiento inorgánico de una organización.

Al vender una línea de negocio de una compañía, las organizaciones pueden crear una mejor cartera para los accionistas. Sin embargo, en México sólo 6% de los líderes de empresas planean hacer una inversión, frente al 9% de América Latina y el 14% a nivel global, publica la firma de consultoría PwC, en el estudio de Desinversiones 2019.

En tanto, 84% de las empresas europeas encuestadas tienen la intención de desinvertir en los próximos dos años, dado que los ejecutivos ubican este movimiento como una herramienta que permite acelerar sus estrategias para adaptarse a los modelos de negocio impulsados ​​por la tecnología, y así reposicionarse para futuras oportunidades de crecimiento, dice EY en el Estudio de desinversión corporativa global 2019.

Lee: Cemex venderá parte de sus operaciones en Alemania

Para Guillermo Garau, socio de Financial Due Diligence, de PwC México, las desinversiones son una oportunidad para atraer capital a una compañía, y se presenta con mayor frecuencia en negocios familiares cuya directiva cambia de generación y también de intereses. En estos casos, las organizaciones quedan en manos de un integrante de la familia que tiene una estrategia que no siempre coincide con la del fundador o directivo anterior.

“Vender un núcleo permite enfocar a la compañía en áreas en donde tiene más oportunidades de sobresalir. Los recursos se pueden reinvertir en su actividad principal u orientarlos en los negocios que son rentables y que va a dar un rendimiento mayor”, comenta Garau.


Cómo saber si es momento de vender

Cuando un empresario se pregunta si es o no momento de realizar una desinversión, debe evaluar, en primer lugar, si su estrategia coincide y sustenta la visión de la compañía, coinciden los especialistas.

Una vez que la visión y la estrategia están alineados, es momento de definir qué negocios tienen mayor valor para la compañía. Durante este proceso, los líderes de las organizaciones deben analizar el mercado para identificar en qué áreas tienen mayor fortaleza y son más competitivos, para lo cual hay que considerar la capacidad intelectual, tecnológica, experiencia y portafolio de productos o servicios.

“Es un proceso continuo, así como adquieren, también desinvierten y estas decisiones deben estar contempladas en el plan de negocios que está fundamentado en la estrategia y en la visión de la empresa.  A dónde se quiere llegar en 50 años, no en los siguientes dos”, explica Federico Hernández, de KPMG.

Enamorar al comprador

La planeación es la parte más importante del proceso de desinversión. Es clave para enamorar a los posibles compradores. Sin embargo, de acuerdo con los especialistas, es aquí en donde los empresarios cometen mayores errores.

Estos errores están relacionados con que vender un núcleo de negocio ocurre con menor frecuencia que vender un auto o un inmueble, por tanto, es común que los empresarios no estén listos para realizar esta transacción. 

“Hay que hacer un análisis introspectivo del negocio. Significa ponerme en ojos de un potencial comprador y mirar cómo opera mi negocio para presentar información valiosa a los compradores para que estén en sintonía con las capacidades futura del negocio”, detalla Guillermo Garau, de PwC México.

En este proceso hay que elaborar un análisis de la información histórica de la operación de la parte de la empresa u organización que se pondrá a la venta. Información interna sobre el número de empleados, capacidad operativa, estados financieros, entre otros, que se presentará a los posibles compradores

Proceso de venta

También es posible dar mayor valor a la desinversión y para ello, el 99% de las compañías que están por realizar la venta de un núcleo de negocio tienen una metodología formal, 92% realiza su propio due diligence, 89% mejora la estructura legal y fiscal, 84% presenta oportunidades más atractivas a los compradores y 39% optimiza las finanzas del negocio a vender, de acuerdo con el estudio de Desinversiones 2019, de PwC.

Los especialistas consideran que la planeación es un proceso que los líderes de las organizaciones deben realizar con el apoyo de personas expertas que elaboren una valuación del negocio, de tal manera que se identifiquen las fortalezas y los riesgos que enfrenta. También deben considerar que el proceso de desinversión puede tardar entre seis y ocho meses.

“Las empresas que no son grandes corporativos tienen como ventaja que conocen muy bien su negocio, pero cuando llegan a vender una división requieren asesoría porque la desinversión no es común, y es importante porque se están desprendiendo de  su patrimonio”, comenta Federico Hernández, de KPMG.

Ver comentarios

Comentarios