Negocios

Baterías usadas: problema de todos

¿Sabe que los compuestos de una pila pueden causar cáncer en las personas? Lea qué hacer con estos dispositivos una vez que se agotan.

31-03-2010, 8:59:32 AM

Dormimos al lado de ellas, las transportamos en los viajes y las colocamos en los juguetes de los niños, sin pensar en las fatales consecuencias que puede significar su mala utilización.

Se trata de las pilas o baterías que forman parte habitual de nuestra vida y que silenciosamente nos amenazan debido a lo peligroso de sus componentes que, además, dañan potencialmente el medio ambiente.

Por eso, el gobierno de México lleva a cabo el Programa de Manejo Responsable de Pilas y Celulares, tomando en cuenta que cada mexicano usa en promedio 10 pilas al año, según datos que maneja Greenpeace en el país.

Sin duda que la cifra es alarmante, más aún si se multiplica por más de 90 millones de personas; algo así como 900 millones de piezas tóxicas y más deambulando por el país.

Programa de Manejo Responsable de Pilas y Celulares Usados
La Secretaría del Medio Ambiente (SMA) formuló en el año 2007 el Programa de Manejo Responsable de Pilas en el Distrito Federal.

El programa se creó con el propósito de reciclar las pilas usadas en la ciudad de México. De esta manera, se instalaron 280 columnas informativas con un contenedor interno, donde se pueden botar las pilas usadas.

Gracias a esta iniciativa se ha logrado recolectar una gran cantidad de pilas, aunque la población aún no está completamente informada acerca de la importancia de depositarlas en los lugares especialmente habilitados.

En ese punto, debemos considerar que, si lanzamos una pila en la calle o ésta llega a un vertedero, comienza a descascararse con el paso del tiempo y las personas quedan expuestas a sus peligrosos metales.

Ahora bien, si son muchas las pilas que emanan este tipo de tóxicos, los efectos pueden ser severos, llegando, incluso, a provocar la muerte de una persona.

Cabe subrayar además que las baterías que llevan los celulares también tienen efectos nocivos en el medio ambiente.

Greenpeace estima que cada año se consumen 75 toneladas de baterías de telefonía inalámbrica, de las cuales 18% es cadmio y 20% es níquel, componentes peligrosos y altamente tóxicos.

Por eso, en abril del 2008 comenzó la segunda fase del programa de manejo de pilas, que incluyó también a los celulares.

Los peligros
Las sustancias que componen las pilas son mercurio, cadmio, manganeso y níquel. Cada uno de estos materiales representa una grave amenaza para el ecosistema.

En cuanto a los celulares, entre sus amenazantes materiales se encuentra el níquel, el plomo y el cadmio. 

Entre las consecuencias que trae su mal uso encontramos:

· Arrojar una pila a la basura doméstica puede derivar en un devastador incendio en el hogar.

· Una alta exposición al mercurio puede provocar daño cerebral, a los riñones o al feto de una mujer embarazada. Además, este mismo componente puede causar cáncer, retraso mental, ceguera y convulsiones.

· Consumir alimentos que contengan cadmio, puede estimular los vómitos y diarrea y, si se respira, se producen fuertes lesiones en los pulmones.

· Respirar partículas de polvo o tierra que contengan níquel, puede generar cáncer del pulmón y bronquitis.

· Exponerse al plomo puede tener como consecuencia un daño al sistema nervioso central, al sistema reproductivo y a los riñones.

Uso correcto de una pila
Para prevenir posibles accidentes, daño de la naturaleza o simplemente no influir en su rendimiento, es fundamental saber cómo usar una pila o batería de manera indicada:

· Es aconsejable guardarlas a temperatura ambiente en un lugar seco.

· Es importante sacar las pilas o baterías de aquellos aparatos (celulares) o artefactos que no están siendo usados, de esta manera se previene un derrame eventualmente peligroso.

· Las pilas usadas jamás deben juntarse con nuevas, porque reducen considerablemente su vida útil.

· No es recomendable refrigerar las pilas o baterías. Una temperatura extrema reducirá su capacidad.

· Es preferible utilizar las pilas de tipo recargables, ya que las desechables no duran mucho, lo que obliga a tirarlas rápidamente.

 Apoyo de Greenpeace
Greenpeace ha manifestado su apoyo en variadas ocasiones a la iniciativa verde del gobierno mexicano sobre el uso responsable de pilas y baterías.

Respecto a esto, la organización ecologista ha señalado en su sitio Web oficial que el siguiente paso es que “los productores e importadores se hagan responsables de sus productos cuando éstos dejan de funcionar”.

Con esta propuesta, Greenpeace hace un llamado a que los fabricantes de productos  que utilizan pilas y baterías también proporcionen recolectores, a modo de alivianarle la tarea al gobierno.

No obstante, las leyes en México ya indican que prevalece una responsabilidad compartida con los productores, los que debiesen asumir sus labores de acopio de los residuos.

Sin embargo, la tarea va más allá de ser objeto de discusión entre sector público y privado: es tarea de todos implementar medidas concordantes que reflejen una solución clara para este problema que afecta a todos los mexicanos por igual.

 

www.altonivel.com.mx

 

 

También podría interesarte:

Comentarios